5 trucos para disfrutar de la Navidad en familia sin excesos

Compra de regalos, reuniones familiares, vida social... Disfruta sin pasarte.

Llegan las fiestas navideñas y podemos caer en el error de cometer excesos, tanto a la hora de comprar regalos, en las reuniones familiares, en la forma de disfrutarlas con nuestros hijos, en la actividad social... Te contamos los trucos para disfrutar las navidades sin que los excesos en los diferentes ámbitos nos pasen factura.

1. La compra de regalos navideños

¿Qué tipo de planificación previa o incluso de actitud podemos hacer o tener para que la compra de regalos o de detalles navideños no se convierta en una tarea estresante y nada gratificante?

  1. En primer lugar, planificación y antelación, no dejar todo para el último momento. Antes de comprar en tiendas o por Internet, escribiremos un listado de personas a las que queremos regalar, qué queremos comprar para ellas y cuánto queremos gastarnos.

  2.  El presupuesto será razonable, también puede participar en él algún amigo o familiar, así el regalo será conjunto. Utilizar Internet para realizar las compras es cada vez más práctico porque puedes ir comparando precios antes de comprar en las diversas tiendas online y buscar descuentos exclusivos. 

  3. Cuidado con las compras impulsivas, este periodo es especialmente propicio y ya que vamos a comprar para los demás… ¿por qué no comprarlo para nosotros?... Es importante pensar si lo necesitamos ahora mismo o podemos esperar a las rebajas. Cuidado también con sobrepasarnos con la tarjeta de crédito y con los gastos extra de envío que nos puede suponer tener un detalle con una persona que está lejos.

2. Las reuniones familiares en Navidad 

¿Qué os parece definir algunas cuestiones importantes que hay que tener en cuenta para evitar los conflictos  durante las reuniones familiares? 

Pautas para evitar conflictos en las reuniones familiares navideñas: 

  1. Evitar hablar de temas polémicos y comentar anécdotas, dialogar de manera trivial, neutra…
  2. Utilizar una buena dosis de humor en los momentos más conflictivos, pero sin ofender.
  3. Escuchar y saborear la comida disfrutando de ella, centrar nuestra atención en el menú y comer despacio.
  4. Relajarnos y no esforzarnos en agradar a todos. Después de la comida podemos marcharnos para atender otros compromisos.
  5. Ajustar nuestras expectativas a la realidad de la reunión, ya sabemos cómo son nuestros familiares, objetivizar la situación al máximo y no pensar que todo puede ser “de otra manera”

3. Disfrutar con los niños y con la pareja en Navidad

¿Cómo debemos afrontar estas fechas para evitar que nos afecte en nuestra relación de pareja? ¿Es posible poder aprovechar determinadas circunstancias de estas fechas para enamorarnos más o valorar más nuestra unión?

Las fechas navideñas en ocasiones constituyen el marco perfecto para las discusiones de pareja. Los motivos son los de siempre: cenas en casa de los suegros, decisiones sobre las fechas que pasamos con una familia o con la otra…

Una elección bastante coherente consiste en reservar unos días para pasarlos los dos solos, por ejemplo la Nochevieja con una escapada romántica…lejos de los preparativos de las fiestas

Lo importante es planificar los días más señalados para que no haya enfrentamientos y también el presupuesto, despilfarrar  y no controlar los gastos genera muchas discusiones.

Por último considerar lo importante que es el regalo que hacemos a nuestra pareja, aquí debemos ser originales y cuidarlo, es el regalo que nos puede ocupar más tiempo a la hora de pensar pero merecerá la pena. 

4. Navidades y actividad social intensa

¿De qué modo podemos motivar a los niños de la familia para que colaboren en la ambientación navideña y al tiempo se integren en las distintas actividades y actos sociales que conllevan estas fechas? ¿Y a nuestra pareja?  

En Navidad los pequeños cambian su actitud y desarrollan gran ilusión y expectación ante los acontecimientos. En la calle las luces nos asombran a todos y los escaparates muestran los más variados adornos; en casa y en el colegio aparecen cajas con bolas relucientes, guirnaldas brillantes y figuritas curiosas, los niños se sienten desbordados contemplando todo este ambiente. A veces, la Navidad modifica las rutinas diarias que proporcionan seguridad y equilibrio a nuestros pequeños, demasiadas cosas nuevas muy de repentinas les provocan cierta excitación que tiende a asustarlos. Aparecen seres un poco extraños y desconocidos para ellos (los Reyes Magos, Papá Noel) en plena calle o en centros comerciales, ataviados con ropas majestuosas y brillantes que les producen una mezcla de fantasías y miedos y les hablan de regalos sorprendentes…los niños empiezan a ponerse muy nerviosos, se desbordan.

Sería convenientes que integráramos todos estos personajes en este tiempo navideño, como parte de su historia y de sus días, como complemento de nuestra casa (en donde se prepara realmente la Navidad). Todos juntos montaremos el Belén y el árbol  ayudándonos y sin prisas, cada cual tendrá sus responsabilidades en estos quehaceres; así surgirá el auténtico significado de la Navidad, en familia, con sorpresas y experiencia nuevas.

¿Qué hacemos para que el pequeño comprenda el espíritu de la Navidad?

  • Estar dispuestos tanto en casa como en el colegio a introducir al niño en un mundo navideño según sus propios deseos.
  • Adornar la casa y la clase todos juntos, implicarnos en los preparativos, salir a ver las calles iluminadas y los escaparates de las tiendas adornados, llevar al niño a entregar la carta a los Reyes Magos… con todos estos hechos, conservaremos en nuestros hijos y alumnos el pensamiento mágico y las ilusiones por estas fiestas tan entrañables.

5. Escapadas navideñas

Si no te gusta la Navidad, ¿cuál es la mejor manera para no amargársela a aquellas personas a las que si gusta? ¿y para intentar extraer lo positivo de esas fechas por muy difícil que resulte? 

Algunas ideas para pasar las fiestas “sin sufrirlas”: 

  1. No presionarnos para disfrutar del ambiente festivo, pensar en nosotros y asertivamente comentar a nuestros familiares que no nos apetece acudir a todas las comidas o reuniones.
  2. En las cenas, siéntate al lado de la persona con quien mejor te encuentras y evita participar en temas polémicos o discusiones con el resto, no es necesario hablar mucho.
  3. Aprovecha algunos días de Navidad para hacer una escapada, un viaje que te apetece…
  4. Compra regalos si te apetece, no es una obligación. Existen otras alternativas como acudir a presencial un musical o una obra de teatro interesante.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!