Leyenda de la dama de la luna para niños (dos versiones distintas)

Cuentos mitológicos chinos para leer con tus hijos

La dama de la luna es una leyenda única que todo el mundo conoce en China. Habla de una mujer, Chang'e famosa porque vive con su conejo Jade en las llanuras de la blanca luna, sin embargo, existen otras versiones de este cuento que la sitúan sola e inmortal. 

Cada año, a mediados de otoño, la noche de luna llena se levanta un altar para adorar a la dama de la luna y se le presentan pasteles para que los bendiga.

En conmishijos.com podrás leer con tus hijos las dos versiones de esta leyenda tradicional de China, la de la misteriosa dama de la luna.

Ver también: cuentos chinos con moraleja para niños 

Leyenda de la dama de la luna para niños (Versión 1) 

leyenda de la dama de la luna para niños

En los días del EmperadorYau vivía un príncipe llamado Hou Yin, que era un poderoso héroe y un buen arquero. Tan valiente era que, una vez, diez soles se levantaron juntos en el cielo, y brillaron tan intensamente y ardieron tan ferozmente que la gente en la Tierra no pudo soportarlos. Fue entonces cuando el Emperador ordenó a Hou que les disparara. Hou, el poderoso arquero, disparó a nueve de los diez soles en el cielo y dejó solo uno para iluminar el cielo y la Tierra. 

Hou también tenía un caballo que corría tan rápido que ni el viento no podía alcanzarlo. Un buen día, lo montó para cazar pero el caballo se escapó y nadie logró alcanzarlo. Es por ello que Hou viajó hasta la montaña Kunlun para encontrarse con la Reina Madre del Mar de Jaspe y que pudiera ayudarle. 

Hou Yin tenía una bella esposa llamada Chang'e. Era una hermosa joven que trabajaba en el palacio del Emperador de Jade en el cielo, donde vivían inmortales, buenas personas y hadas. Un día, rompió accidentalmente un precioso tarro de porcelana. Enfurecido, el Emperador de Jade la desterró a vivir en la tierra, con la condición de volver al cielo si hacía un valioso servicio en la Tierra. 

Años después Chang'e conoció al joven You Yin y ambos se enamoraron al instante. El cazador amaba a su esposa con todo su corazón y prometió nunca abandonarla, sin embargo, con el tiempo Hou se volvió codicioso y egoísta y deseó ser inmortal. Para lograrlo, volvió a escalar la montaña KunLun y le pidió a Xi Wangmu, la Reina Madre del Mar de Jaspe que le concediera la deseada inmortalidad. Así podría vivir eternamente con su esposa.

Xi Wangmu le dio el elixir de la vida eterna y le dijo: 

- Querido Hou Yin, has de saber que este brebaje tiene distintos poderes. Si lo compartes con tu pareja, obtendrás la felicidad para siempre en la Tierra, dijo la Reina Madre, pero cuando solo de la pareja que lo bebe, la persona vivirá para siempre en el cielo. 

Hou Yin le explicó a su esposa cómo funcionaba el elixir pero, un buen día Chang'e se sintió atraída por el elixir y cambió los planes que Hou Yin tenía en mente.

Encontró el brebaje y lo bebió de un solo trago. Esto enfureció a Hou Yin, quien fue tras su esposa. Pero, Chang'e, intentando huir de la ira de su esposo, saltó por la ventana de una cámara en la parte superior del palacio.

Sin embargo, en lugar de caer, Chang'e flotó se elevó hacia el cielo y llegó hasta la luna, donde todavía vive hoy en día.

Mito de la dama de la luna para niños (versión 2)

Según la leyenda, Chang'e y su esposo Houyi eran inmortales y vivían en el cielo. Un día, los diez hijos del Emperador de Jade se transformaron en diez soles, provocando que la tierra se quemara. El Emperador de Jade convocó a Hou Yin en busca de ayuda y éste,  usando sus legendarias habilidades de tiro con arco, derribó a nueve de los hijos, y salvó a uno que dio luz y calor a la Tierra. 

El Emperador de Jade no estaba satisfecho con la solución de Hou para salvar la Tierra porque nueve de sus hijos estaban muertos. Como castigo, Change E y su esposo tuvieron que volver a la Tierra y dejar de ser inmortales.

Al ver que Chang'e se sentía extremadamente miserable por su pérdida de la inmortalidad, Hou decidió emprender una búsqueda larga y peligrosa para encontrar el elixir de la inmortalidad. Así como llegó hasta la Reina Madre de Occidente, quien aceptó darle el elixir, pero le advirtió que cada persona solo necesitaría la mitad del brebaje para ser inmortal.

Houyi lo llevó a casa y lo guardó en una caja. Advirtió a Chang'e que no la abriera y después se fue de casa por un tiempo. Chang'e se volvió demasiado curiosa: abrió la caja y encontró el elixir justo cuando Hou regresaba a casa. Nerviosa de que la descubriera, se tragó accidentalmente todo el contenido. En aquel momento, comenzó a flotar en el cielo hacia la luna. Houyi intentó dispararle para evitar que flotara más, pero no pudo alcanzarla.

Así fue como Chang'e llegó hasta la luna donde también vivía un conejo llamado Jade, que fabricaba elixires y pasteles de arroz. Y allí juntos, permanecen para siempre jamás. 

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!