El estudiante ingenioso. Cuentos españoles populares para niños

Fábulas tradicionales de España con moraleja para leer a tus hijos

El estudiante ingenioso es un cuento popular español que puedes leer con tus hijos. Una excelente fábula que habla sobre como el ingenio de unos y la ingenuidad de otros puede hacer que unos ganen y otros pierdan.

Esta fábulacon moraleja habla sobre un estudiante muy listo pero muy pobre que, para ganar unas monedas, será capaz de convencer a un arriero tras robarle su mula que ésta no ha desaparecido sino que sufría un hechizo. Una buena historia para explicar a los niños que no han de creer todo lo que escuchan ni han de dejar embaucarse por otros, sobre todo cuando las historias que nos cuentan son inverosímiles.

El estudiante ingenioso. Cuentos populares españoles con moraleja

El estudiante ingenioso

Había una vez un estudiante en Tuy llamado Juan Rivas que, era tan pobre que, no poseía ni un solo bien.

Pero Juan Rivas estaba dotado de un maravilloso ingenio, y aunque estaba algo retrasado en el pago con sus acreedores, era un hombre que tenía buenas intenciones y hacia lo correcto si solo tenia la oportunidad.

Juan sabía que para el hombre del mundo no hay mayor placer que pagar sus deudas, porque al hacerlo aumenta su crédito y él hubiera pagado voluntariamente a todos los acreedores si su bolsillo hubiera estado tan lleno de recursos como su corazón estuviera agradecido por las pequeñas misericordias.

En la universidad había demostrado ser un buen erudito y un verdadero compañero; pero como ya no podía contribuir al apoyo de su universidad, no se podía esperar que su universidad lo apoyara.

Su larga gorra negra, sus túnicas sueltas, sus pantalones y sus zapatos estaban gastados y viejos y en el bolsillo solo le quedaba un maravedí. Como sus amigos ya no podían ayudarlo, pensó que ya era hora de que se ayudara a sí mismo.

- La Providencia, dijo, nunca me ha destinado a ser un hombre pobre, pero el Destino casi me ha convertido en uno. Creeré en la Providencia y me haré rico a partir de este día. 

Dicho esto, se dirigió a algunos de sus compañeros, que eran casi tan pobres como él, y les preguntó si deseaban ser ricos.

- ¿Nos preguntas si queremos ser ricos con una cara tan seria?, respondieron ellos. 

- Ningún hombre puede ser rico, continuó Juan, al quedarse en casa. Somos estudiantes, y nuestros estudios deben cumplir con alguna recompensa. ¿Heries lo que os sugiero?

- ¡Si! gritaron todos sus pobres compañeros. Siempre y cuando no nos lleves a la horca, porque no nos gustan esos juguetes.

Los estudiantes siguieron a Juan hasta la carretera principal que conduce de la ciudad a Ourense; y cuando habían caminado durante aproximadamente dos horas, Juan les dijo a sus compañeros que se pusieran detrás del seto y esperaran los resultados.

Poco después, se escuchó el tintineo de unas campanas y se vio acercarse a un arriero sentado con las piernas cruzadas sobre una mula, que precedía a otras cinco.

Como el arriero había vendido todas sus mercancías, se estaba durmiendo, y si no hubiera sido por las moscas que se burlaban de las mulas, también habrían dormido.

Juan dejó pasar al arriero; pero cuando apareció la última mula, la agarró y, quitándose los adornos y quitándola de su pesada albarda o montura, liberó al animal al costado del camino y reemplazó los adornos y la montura sobre sí mismo.

Sus compañeros no tardaron en apoderarse de la mula mientras que Juan Rivas continuó por cierta distancia a lo largo del camino, siguiendo el tren de mulas.

Tan pronto como consideró que sus compañeros no estarían a la vista, comenzó a retroceder con todas sus fuerzas, lo que detuvo a las mulas y hizo que sus campanas tintinearan.

El arriero miró hacia atrás para ver si algo andaba mal, y, después de desmontar, procedió a investigar la causa de que la mula se portara tan mal; pero su asombro fue grande cuando, en lugar de una mula, vio a un ser humano con los adornos y la silla de montar.

- ¿Qué fenómeno tan sorprendente es este, dijo el arriero dirigiéndose al estudiante, que te veo reemplazando a mi mula?

- No es un cosa rara, respondió Juan Rivas, sino una triste realidad. Ves ante ti, buen amo, una criatura pobre y miserable, que por sus muchos delitos contra la Iglesia Madre se transformó en una mula y fue condenado a permanecer así durante varios años. Mi plazo de castigo acaba de expirar y he recuperado mi forma natural.

- ¿Pero dónde está mi mula que me costó cien coronas no hace muchos años?, preguntó el arriero.

- No me entiendes, buen amo, respondió el estudiante. Yo era la mula, y la mula era yo; ahora soy yo. Cuando solías patear a tu mula, realmente me pateaste; cuando lo alimentaste, me alimentaste; y ahora, cuando me hablas, hablas con todo lo que queda de tu mula. ¿Ahora lo entiendes?

- Estoy empezando a entender, dijo el arriero, rascándose la cabeza y mirando muy triste, que por tus pecados te convertiste en una mula, y que por los míos, tuve la desgracia de comprarte. ¡Siempre pensé que había algo extraño en esa mula!

- No hay duda de que todos debemos soportar las consecuencias de nuestros malos caminos, y, como bien dices, has sido castigado por la pérdida de tu mula; pero, entonces, puedes regocijarte conmigo, al ver que el hijo del primer Grande en España te sirvió en la humilde capacidad de una bestia de carga, y ahora se restablece el rango y la riqueza.

- ¿Y eres un Grande de España? preguntó ansiosamente al pobre hombre. Entonces, su excelencia nunca me perdonará por las muchas patadas que he otorgado a los lados de su excelencia; y soy un hombre arruinado, porque me harás castigar.

- No es así, amable amigo; no es así, respondió el estudiante, en un tono tranquilizador. Porque, ¿cómo podrías decir que tu mula no era una mula?

- ¿Entonces tu excelencia no se vengará de mí? continuó el arriero. Y si fuera de algún consuelo para su excelencia, ¡prometo nunca divulgar este misterio!

- De hecho, será un gran consuelo para mí pensar que nadie sabrá lo que pasó conmigo durante tantos años, respondió el estudiante. Y ahora debo decirte adiós, porque tengo prisa por volver a abrazar a mis queridos padres si todavía viven.

- Adiós, dijo el arriero con emoción, que su excelencia nunca más incurra en el desagrado de la Iglesia Madre.

Así se separaron; el arriero reflexionaba sobre lo que él llamaba los misterios de la vida, y Juan Rivas se deleitaba ante la idea de reunirse con sus compañeros y cenar bien con las ganancias de la mula.

En quince días hubo una feria de ganado en Tuy, y como el arriero requirió reemplazar la mula que había perdido tan misteriosamente, asistió a la feria y buscó a su alrededor una mula útil, cuando un conocido le preguntó por qué se había separado de la otra mula.

- Tengo mis razones privadas, respondió el arriero, y no estoy aquí para hacerle saber.

- Muy cierto, continuó su curioso amigo. Pero el proverbio dice que 'la mula que conoces es mejor que la mula que no conoces', y si sigues mi consejo, volverás a comprar tu mula vieja, porque ahí está, dijo señalando señalando.

El arriero miró en la dirección mencionada y se horrorizó al ver a su mula de nuevo; pero, tratando de ocultar su emoción, se acercó al animal y le susurró al oído:

- Los que no saben qué tipo de mula es su excelencia pueden comprarlo, pero yo sé la mula que eres; y, volviéndose, exclamó con tristeza:

- Volvió a ofender. ¡Terribles son los juicios de la Providencia!

Moraleja: no has de dejarte embaucar por las palabras de otros, sobre todo cuando tratan de convencerte de lo imposible. Además, el ingenio puede con la ingenuidad.

FIN

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!