Artabán, el cuarto Rey Mago. Cuento de Navidad para niños

El otro sabio, cuento navideño de Henry van Dyke

"El otro sabio" es un relato del escritor estadounidense Henry van Dyke que se publicó por primera vez en 1895. Os invitamos a leer este cuento de navidad abreviado para niños que cuenta la historia de Artabán, el cuarto Rey Mago.

Ver +: Cuentos de navidad en inglés para niños

La historia de Artabán, el cuarto Rey Mago para niños (El otro sabio)

Artabán, el cuarto rey mago, cuento de navidad para niños

En los días en que Augusto César era el soberano de muchos reyes y Herodes reinaba en Jerusalén, vivía entre las montañas de Persia un hombre llamado Artabán.

Artaban, al igual que sus amigos Gaspar, Melchoir y Balthasar, había observado la estrella que anunciaba, según las antiguas profecías, el nacimiento del hijo de Dios. No lo pensó dos veces, vendió todas sus pertenencias y compró regalos para el niño Rey: un zafiro, un rubí y una perla. Luego emprendió un viaje de diez días para encontrarse con sus amigos y así juntos pudieran ir al encuentro del niño Jesús. 

Quedaba poco tiempo. Si Artaban llegaba demasiado tarde, sus amigos se irían sin él. Sin embargo, hizo buen tiempo y en el décimo día su objetivo estaba a su alcance. Pero de repente, vio algo frente a él y detuvo su caballo y vio la forma de un hombre tendido al otro lado del camino.

El hombre casi había fallecido, por lo que se volvió hacia su caballo con un pensamiento de lástima. Pero cuando se volvió, los dedos huesudos del hombre agarraron el dobladillo de la túnica del mago y lo sujetaron con fuerza.

Ver +: Cuento del nacimiento del niño Jesús

Artaban se sintió angustiado. Si se demoraba más de una hora, sus compañeros pensarían que había abandonado el viaje. Pero si continuaba ahora, el hombre seguramente moriría...

Artaban se volvió hacia el enfermo. Se quedó allí y asistió al hombre, porque los magos también son médicos.

- ¿Quién eres tú?,  dijo el hombre al sentirse mejor, ¿y por qué me has buscado aquí para traer mi vida de vuelta?

- Yo soy Artaban el mago, y voy a Jerusalén en busca de uno que va a nacer rey de los judíos.

- No tengo nada que darte a cambio, sólo esto: que puedo decirte dónde se debe buscar al Mesías. Porque nuestros profetas dijeron que no nacería en Jerusalén, sino en Belén de Judá. Que el Señor te lleve a salvo a ese lugar, porque has tenido compasión.

Artaban siguió adelante, pero llegó demasiado tarde y los tres reyes magos se habían ido sin él, dejándole solo una nota debajo de un ladrillo, diciendo que debería comprar provisiones y seguirlos a través del desierto. Y así lo hizo.

Vendió su zafiro para comprar la caravana de camellos que lo llevarían a través del mar de arena que se extendía ante él. Después de muchos días, llegó al pequeño pueblo de Belén.

Las calles del pueblo parecían desiertas. Desde la puerta abierta de una cabaña escuchó el sonido de la voz de una mujer cantando suavemente. Entró y encontró a una madre joven que hacía callar a su bebé para que descansara.

Ella le contó de los extraños del Lejano Oriente que habían aparecido en la aldea hace tres días, y cómo dijeron que una estrella los había guiado al lugar donde se alojaba José de Nazaret con su esposa y su hijo recién nacido.

- Pero los viajeros volvieron a desaparecer, continuó, tan repentinamente como habían llegado. El hombre de Nazaret se llevó al niño ya su madre, y esa misma noche huyó en secreto a Egipto.

La joven madre puso al bebé en su cuna y se levantó para atender las necesidades del extraño invitado que el destino había traído a su casa. Pero de repente se escuchó un ruido de confusión salvaje en las calles del pueblo y un grito desesperado:

- ¡Los soldados! ¡Los soldados de Herodes! ¡Están matando a nuestros hijos!

El rostro de la joven madre se puso pálido de terror. Artaban fue rápido y se paró en la entrada de la casa, y cuando uno de los soldados se acercó al umbral de la puerta, Artabán no se movió de la entrada y dijo

- Estoy solo en este lugar, y estoy esperando para entregar esta joya al capitán prudente que me dejará en paz.

Mostró el rubí, brillando en el hueco de su mano como una gota de sangre. El capitán estaba asombrado por el esplendor de la gema. Las pupilas de sus ojos se expandieron con deseo. Extendió la mano y tomó el rubí.

- ¡Nos vamos! gritó a sus hombres.

Artaban volvió a entrar en la cabaña. 

- Porque has salvado la vida de mi pequeño, que el Señor siempre te bendiga, dijo la mujer agradecida.

Y entonces Artaban siguió adelante. Viajó hacia Egipto viajó en busca del niño Jesús, pero no pudo encontrarle en ninguna parte. Allí, consultó con un rabino hebreo, que le dijo:

- El Rey que buscas no se encuentra entre los ricos y poderosos. Los que lo buscan harán bien en mirar entre los pobres y los humildes, los afligidos y los oprimidos.

Durante treinta y tres años Artaban buscó a Jesús. Agotado, cansado y listo para morir, había llegado por última vez a Jerusalén. Era la temporada de la Pascua y la ciudad estaba atestada de extraños y había una gran agitación entre las gentes. 

Artaban preguntó a un grupo de personas cercanas la causa del tumulto.

- Vamos al lugar llamado Gólgota, fuera de las murallas de la ciudad, donde habrá una ejecución. Serán crucificados dos ladrones famosos, y con ellos otro, llamado Jesús de Nazaret, que ha hecho muchas obras maravillosas entre el pueblo.

- Puede ser que al fin encuentre al Rey, y llegue a tiempo para ofrecer mi perla por su rescate antes de que muera, se dijo a sí mismo. 

Cuando se dirigía hacia el lugar, una tropa de soldados bajó por la calle, arrastrando a una niña. De repente se liberó de las manos de sus verdugos y se arrojó a los pies de Artaban.

- Ten piedad de mí, gritó, y sálvame. Mi padre ha muerto y me han embargado por sus deudas para venderlo como esclavo.

Artaban tembló. Era el viejo conflicto de su alma, que le había sobrevenido en el palmeral de Persia y en la cabaña de Belén. Sacó la perla de su pecho y la puso en la mano de la esclava.

- ¡Este es tu rescate, hija! Es el último de mis tesoros que guardé para el hijo de Dios.

Mientras hablaba, la oscuridad del cielo se hizo más profunda y los temblores recorrieron la tierra. Las paredes de las casas se balanceaban de un lado a otro. Las piedras se soltaron y se estrellaron contra la calle. Los soldados huyeron aterrorizados, pero Artaban y la chica a la que había rescatado se agazaparon indefensos bajo el muro del Pretorio.

Una teja pesada, sacudida del techo, cayó y golpeó al anciano en la sien. Yacía pálido y sin aliento, con la cabeza gris apoyada en el hombro de la niña.

Entonces los labios del anciano comenzaron a moverse y la niña lo escuchó decir:

- ¡No es así, mi Señor! Porque ¿cuándo te vi hambriento y te di de comer? ¿O sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vi forastero y te acogió? ¿O desnudo y vestido? Treinta y tres años te he buscado, pero nunca he visto tu rostro, ni te he servido, mi Rey.

Cesó y se escuchó un sonido parecido a una voz muy dulce. La niña lo oyó, muy débil y lejano

- De cierto te digo que en cuanto lo hiciste a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hiciste, dijo la voz dulce.

Un sereno resplandor de asombro y alegría iluminó el pálido rostro de Artabán. Un largo suspiro de alivio exhaló suavemente de sus labios. Su viaje terminó. Sus tesoros fueron aceptados. El otro sabio había encontrado al rey.

Fin

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!