La mejor prevención ante el ahogamiento: no perder de vista a tu hijo

El peligro de dejar sin supervisión a un niño en la piscina o el mar

El 90% de los accidentes por ahogamiento en niños ocurren cuando estos se han quedado sin supervisión. Basta un momento de distracción para que un niño pequeño se ahogue incluso en una piscina que no cubre más de 50 centímetros.

Y es que, puede pasar que que el niño se escurra y todavía no mantenga bien el equilibrio, por lo que no puede levantarse para sacar la cabeza del agua o que el flotador se le dé la vuelta, ambas escenas lamentablemente son sucesos que han ocurrido y, en ocasiones, ha costado la vida del menor.

Por lo tanto, la mejor medida que los padres podemos poner en práctica para prevenir un ahogamiento es sencilla pero fundamental: no perder de vista al niño.

El riesgo de no vigilar al niño en la piscina

La mejor prevención ante el ahogamiento: no perder de vista a tu hijo 

La curiosidad infinita de los niños, las ganas de explorar y el placer por chapotear en el agua, lleva a muchos niños a escabullirse de sus cuidadores y a entrar en la piscina de casa. Sin embargo, has de saber que un bebé o un niño pequeño puede ahogarse incluso en la piscina infantil, donde muchas veces no hay más de 50 centímetros de agua, ya que todavía no dominan bien su cuerpo como para poder incorporarse y sacar la cabeza del agua. Por lo tanto, incluso esas pequeñas piscinas hinchables son potencialmente peligrosas para los bebés si están en ellas sin supervisión. 

Una de las razones del alto riesgo de ahogamiento en los niños pequeños es un reflejo que se presenta en niños de hasta 3 años. Por razones desconocidas, los niños no pueden sacar la cabeza del agua, incluso si la profundidad del agua es de 10 cm o menos. Por lo tanto, las fuentes de peligro no son solo piscinas, lagos o el mar, sino también piscinas infantiles.

La mayoría de los accidentes por ahogamiento en niños pequeños ocurren cuando los padres se despistan por un momento de sus hijos, bien sea porque están charlando con alguien o porque piensan que están con el otro progenitor. 

Ver también: Reglas de seguridad de niños en piscinas y el mar

De hecho, tampoco podemos confiar que otros van a darse cuenta que nuestro hijo corre peligro. Esto lo demostró unas impactantes imágenes publicadas en 2017. En una piscina abarrotada en la capital finlandesa, Helsinki, un niño de cinco años luchó durante varios minutos para sobrevivir. Esto se muestra en un video que publicado en imgur.com donde se muestra como un niño deja de hacer pie y comienza a moverse sin lograr mantener la cabeza fuera del agua. Ninguno de los otros bañistas parece darse cuenta de que necesita ayuda con urgencia. Aunque estuvo bajo el agua 4 min 36s, se salvó cuando su cuerpo pasó junto a una mujer. Le realizaron los primeros auxilios y afortunadamente no sufrió daños.  

Sgún el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, 338 personas han perdido la vida por ahogamiento no intencional en los espacios acuáticos españoles a lo largo de 2020. Si bien la mayor parte de ellos son hombres mayores de 35 años, un total de 36 menores fallecieron ahogados en piscinas, playas, ríos y pantanos en España. Según la empresa Abrisud de L'Hospitalet de Llobregat, casi la mitad de los fallecimientos (26 niños y 10 niñas) ha tenido lugar en piscinas (47,22%), un 88,24% de ellas domésticas; un 19% en playas; un 11% en ríos; otro 11% en embalses o pantanos y el 12% restante en distintas localizaciones, como parques acuáticos o alta mar.

En general, la proporción de jóvenes que pierden la vida en el agua en Euroopa es relativamente alta, con una media de 250 jóvenes de entre 15 y 19 años. Una explicación de esto puede ser que los jóvenes, en particular, tienden a sobreestimarse a sí mismos. Y es que, cualquiera que pueda nadar de forma segura en una piscina no necesariamente tiene la experiencia y las habilidades suficientes para evitar sufrir problemas en un lago, río o mar. 

Consejos básicos para evitar ahogamientos infantiles

Los padres debemos tener en cuenta siempre los siguientes consejos de seguridad para evitar un ahogamiento en la piscina, lago, mar, etc: 

  • Los niños siempre deben ser supervisados ??cuando estén en el agua. Nunca debemos fiarnos de que los sistemas de flotabilidad, como flotadores, manguitos o tablas, les protegen contra el ahogamiento.
  • Los niños pequeños y bebés deben estar al alcance de la mano de un adulto en todo momento. 
  • Es recomendable que los niños mayores siempre estén en el agua con un compañero si ya saben nadar.
  • Los padres deben vigilar a su hijo con toda su atención y no distraerse con las conversaciones o el teléfono celular.
  • Es recomendable que los niños aprendan a nadar, algo que pueden realizar fuera de la temporada de verano en los cursos de natación. 
  • Se debe educar a los adolescentes sobre los peligros de las aguas abiertas.

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!