Cómo prevenir las infecciones de los niños en la piscina

Enfermedades comunes en piscinas o playas que afectan a los niños

Piscinas, playas, ríos... entrañan peligro, y no solo por el riesgo de ahogamiento. El agua puede albergar organismos causantes de enfermedades que pueden afectar a niños y mayores.

En personas sanas, estos pequeños pero potentes organismos no suelen poner en peligro la vida. Sin embargo, pueden ser peligrosos en personas con defensas bajas, niños e individuos con enfermedades crónicas. Para garantizar que los niños no cogen enfermedades como conjuntivitis, hongos u otras enfermedades, toma nota de estos consejos para prevenir infecciones de los niños en la piscina.

Consejos para evitar las infecciones en piscinas

Infecciones de los niños en piscinas

Las enfermedades que se contraen en el agua se transmiten a través de materia fecal (de animales o de humanos) presente en ella. Aunque posiblemente no hay forma de protegernos y proteger a los niños totalmente de estos patógenos, es posible minimizar la exposición a ellos. Éstas son algunas sugerencias:

- Haz siempre caso de las señales de "No se permite el baño": no solo se ponen por peligro de ahogamiento, sino por presencia de materias contaminantes, desagües de aguas negras, etc.

- Pregunta si la piscina está depurada, debidamente clorada y tratada, y la frecuencia con que se revisa su estado.

- Cierra la boca en el agua. Intenta no tragar agua de las piscinas y explica a los niños por qué ellos deben también hacer lo mismo.

- Evita los baños en ríos y lagos; pocos ofrecen total garantía.

- Si tienes piscina en casa, cambia el agua frecuentemente.

- Evita transmitir enfermedades.

- Predica con el ejemplo, y enseña a los niños a darse una ducha antes de entrar en la piscina.

Otro de los peligros de la piscina es el riesgo de ahogamiento. para prevenirlo, proponemos estos consejos:

Infecciones en la piscina

- No dejes solo a un niño que no sabe nadar cerca de una piscina.

- Cualquier espacio con agua entraña riesgo de ahogamiento para un niño pequeño.

- Valla la zona que rodea la piscina, y mantén siempre las puertas cerradas.

- Piensa en instalar un sistema de alarma en la piscina para saber si alguien ha entrado en ella cuando no haya adultos supervisando.

- Aprende las técnicas de reanimación cardiopulmonar; los segundos son vitales en un caso de ahogamiento.

Marisol Guisasola
Periodista especializada en Salud

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!