Las más bellas fábulas en verso para niños de Samaniego

Fábulas en verso con valores para leer con tus hijos

Las fábulas en verso que nos dejó Felix María de Samaniego en su obra tienen ya más de 200 años y aun así, siguen aun vigentes y pueden ayudar mucho a los niños en sus distintos aprendizajes.

De hecho, las fábulas de Samaniego pueden ayudar en el aula y en casa a mejorar la lectura, a ampliar vocabulario, a educar en valores y a aprender los principios de la rima. Por todo lo que pueden aportar a niños y mayores, hemos elaborado una pequeñísima selección de su gran obra para presentaros 9 bellos cuentos con moraleja deSamaniego (1745 - 1801)

fabulas de samaniego para niños 

1. La cigarra y la hormiga. Fábula en verso de Samaniego

Fábula de la cigarra y la hormiga

Cantando la cigarra
pasó el verano entero
sin hacer provisiones
allá para el invierno;
los fríos la obligaron
a guardar el silencio
y a acogerse al abrigo
de su estrecho aposento.
Viose desproveída
del precioso sustento:
sin mosca, sin gusano,
sin trigo y sin centeno.
Habitaba la hormiga
allí tabique en medio,
y con mil expresiones
de atención y respeto
la dijo: «Doña hormiga,
pues que en vuestro granero
sobran las provisiones
para vuestro alimento,
prestad alguna cosa
con que viva este invierno
esta triste cigarra,
que, alegre en otro tiempo,
nunca conoció el daño,
nunca supo temerlo.
No dudéis en prestarme,
que fielmente prometo
pagaros con ganancias,
por el nombre que tengo».
La codiciosa hormiga
respondió con denuedo,
ocultando a la espalda
las llaves del granero:
«¡Yo prestar lo que gano
con un trabajo inmenso!
Dime, pues, holgazana,
¿qué has hecho en el buen tiempo?».
«Yo», dijo la cigarra,
«a todo pasajero
cantaba alegremente,
sin cesar ni un momento».
«¡Hola! ¿con que cantabas
cuando yo andaba al remo?

  Pues ahora, que yo como,
baila, pese a tu cuerpo».

Versión en cuento de La cigarra y la hormiga

2. La lechera, fábula de Samaniego

Cuentos infantiles para niños

Llevaba en la cabeza
una Lechera el cántaro al mercado
con aquella presteza,
aquel aire sencillo, aquel agrado,
que va diciendo a todo el que lo advierte
«¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!»
Porque no apetecía
más compañía que su pensamiento,
que alegre la ofrecía
inocentes ideas de contento,
marchaba sola la feliz Lechera ,
y decía entre sí de esta manera:
«Esta leche vendida,
en limpio me dará tanto dinero,
y con esta partida
un canasto de huevos comprar quiero,
para sacar cien pollos, que al estío
me rodeen cantando el pío, Pío.
Del importe logrado
de tanto pollo mercaré un cochino;
con bellota, salvado,
berza, castaña engordará sin tino,
tanto, que puede ser que yo consiga
ver cómo se le arrastra la barriga.

Llevarélo al mercado,
sacaré de él sin duda buen dinero;
compraré de contado
una robusta vaca y un ternero,
que salte y corra toda la campaña,
hasta el monte cercano a la cabaña.»
Con este pensamiento
enajenada, brinca de manera
que a su salto violento
el cántaro cayó. ¡Pobre Lechera!
¡Qué compasión! Adiós leche, dinero,
huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.
¡Oh loca fantasía!
¡Qué palacios fabricas en el viento!
Modera tu alegría,
no sea que saltando de contento,
al contemplar dichosa tu mudanza,
quiebre su cantarillo la esperanza.
No seas ambiciosa
de mejor o más próspera fortuna,
que vivirás ansiosa
sin que pueda saciarte cosa alguna.
No anheles impaciente el bien fiaturo;
mira que ni el presente está seguro.

Lee la versión en cuento de este poema: La lechera

3. El herrero y el perro, poesía de Samaniego

Un Herrero tenía
Un Perro que no hacía
Sino comer, dormir y estarse echado;
De la casa jamás tuvo cuidado;
Levantábase sólo a mesa puesta;
Entonces con gran fiesta
Al dueño se acercaba,
Con perrunas caricias lo halagaba,
Mostrando de cariño mil excesos
Por pillar las piltrafas y los huesos.
«He llegado a notar, le dijo el amo,
Que aunque nunca te llamo
A la mesa, te llegas prontamente;
En la fragua jamás te vi presente,
Y yo me maravillo
De que, no despertándote el martillo,
Te desveles al ruido de mis dientes.
Anda, anda, poltrón; no es bien que cuentes
Que el amo, hecho un gañán y sin reposo,
Te mantiene a lo conde muy ocioso.»
El Perro le responde:
¿Qué más tiene que yo cualquiera conde?
Para no trabajar debo al destino
Haber nacido perro, no pollino.»
«Pues, señor conde, fuera de mi casa;
Verás en las demás lo que te pasa.»
En efecto salió a probar fortuna,
Y las casas anduvo de una en una.
Allí le hacen servir de centinela
Y que pase la noche toda en vela,
Acá de lazarillo y de danzante,
Allá dentro de un torno, a cada instante,
Asa la carne que comer no espera.
Al cabo conoció de esta manera
Que el destino, y no es cuento,
A todos nos cargó como al jumento. 

4. Fábula de Samaniego: La tortuga y el águila

Poesías de María Elena Walsh para niños

Una Tortuga a una Águila rogaba 
La enseñase a volar; así la hablaba: 
«Con sólo que me des cuatro lecciones, 
Ligera volaré por las regiones;
Ya remontando el vuelo
Por medio de los aires hasta el cielo, 
Veré cercano al sol y las estrellas,
Y otras cien cosas bellas; 
Ya rápida bajando,
De ciudad en ciudad iré pasando; 
Y de este fácil, delicioso modo, 
Lograré en pocos días verlo todo.» 
La Águila se rió del desatino;
La aconseja que siga su destino, 
Cazando torpemente con paciencia, 
Pues lo dispuso así la Providencia.
Ella insiste en su antojo ciegamente. 
La reina de las aves prontamente 
La arrebata, la lleva por las nubes. 
«Mira, la dice, mira cómo subes.»
Y al preguntarla, digo, «¿vas contenta?» 
Se la deja caer y se revienta.

Para que así escarmiente
Quien desprecia el consejo del prudente.

5. Congreso de ratones

Poesías de Lope de Vega para niños

Desde el gran Zapirón, el blanco y rubio,
Que después de las aguas del diluvio
Fue padre universal de todo gato,
Ha sido Miauragato
Quien más sangrientamente
Persiguió a la infeliz ratona gente.
Lo cierto es que, obligada
De su persecución la desdichada,
En Ratópolis tuvo su congreso.
Propuso el elocuente Roequeso
Echarle un cascabel, y de esa suerte
Al ruido escaparían de la muerte.
El proyecto aprobaron uno a uno,
¿Quién lo ha de ejecutar? eso ninguno.
«Yo soy corto de vista. Yo muy viejo.
Yo gotoso», decían. El concejo
Se acabó como muchos en el mundo.
Proponen un proyecto sin segundo:
Lo aprueban: hacen otro. ¡Qué portento!
Pero ¿la ejecución? Ahí está el cuento.

Congreso de ratones de Lope de Vega

6. El león vencido por el hombre

Cierto artífice pintó
Una lucha, en que valiente 
Un Hombre tan solamente 
A un horrible León venció. 
Otro león, que el cuadro vio, 
Sin preguntar por su autor, 
En tono despreciador 
Dijo: «Bien se deja ver 
Que es pintar como querer,
Y no fue león el pintor.»

7. Las moscas

Poemas de Antonio machado para niños

A un panal de rica miel
Dos mil Moscas acudieron,
Que por golosas murieron,
Presas de patas en él.
Otra dentro de un pastel
Enterró su golosina.
Así si bien se examina
Los humanos corazones
Perecen en las prisiones
Del vicio que los domina.

8. El pescador y el pez

Recoge un Pescador su red tendida,
Y saca un pececillo. «Por tu vida,
Exclamó el inocente prisionero,
Dame la libertad: sólo la quiero,
Mira que no te engaño,
Porque ahora soy ruín; dentro de un año
Sin duda lograrás el gran consuelo
De pescarme más grande que mi abuelo.
¡Qué! ¿te burlas? ¿te ríes de mi llanto?
Sólo por otro tanto
A un hermanito mío
Un Señor pescador lo tiró al río.»
«¿Por otro tanto al río? ¡qué manía!
Replicó el pescador: ¿pues no sabía
Que el refrán castellano
Dice: ¡Más vale pájaro en la mano...!
A sartén te condeno; que mi panza
No se llena jamás con la esperanza.»

9. El lobo y la cigüeña

Cuentos con moraleja

Sin duda alguna que se hubiera ahogado 
Un Lobo con un hueso atragantado,
Si a la sazón no pasa una Cigüeña. 
El paciente la ve, hácela seña; 
Llega, y ejecutiva,
Con su pico, jeringa primitiva, 
Cual diestro cirujano,
Hizo la operación y quedó sano. 
Su salario pedía,
Pero el ingrato Lobo respondía:
«¿Tu salario? Pues ¿qué más recompensa 
Que el no haberte causado leve ofensa, 
Y dejarte vivir para que cuentes
Que pusiste tu vida entre mis dientes?»
Marchó por evitar una desdicha, 
Sin decir tus ni mus, la susodicha.

Haz bien, dice el proverbio castellano, 
Y no sepas a quién; pero es muy llano 
Que no tiene razón ni por asomo: 
Es menester saber a quién y cómo. 
El ejemplo siguiente
Nos hará esta verdad más evidente.

 

 

 

 

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!