Entrevista con Cristina García de Bibliotecas Públicas de Cártama, ganadores de los Premios Bayard

Cómo fomentan la lectura desde las Bibliotecas Públicas Municipales

La Red de Bibliotecas Públicas Municipales de Cártama ha sido una de las ganadoras de los Premios Bayard Fomento de la lectura gracias a su labor por impulsar el gusto y el hábito por leer en los niños de distintas edades.

Cristina García, coordinadora de las tres bibliotecas malagueñas que forman parte de esta Red, nos explica en esta entrevista, cómo contribuyen a estimular en los niños el placer por la lectura y además, nos da unos cuantos trucos y consejos para que los padres podamos lograrlo también desde casa.

Bibliotecas Cártama: ganadores premios bayard

¿Nos puedes contar un poco más acerca de ti?

Me presento: mi nombre es Cristina García Fernández. Aunque responda a esta entrevista de forma individual, la labor de animación a la lectura que realizo es fruto de la colaboración de un equipo humano maravilloso, que actúa desde la Red de Bibliotecas Públicas Municipales de Cártama.
Comencé a trabajar en la Biblioteca de Cártama Estación en 1993, hace nada más y nada menos que veintiséis años… y me encuentro entre esas personas que tienen la suerte de disfrutar con su trabajo diariamente. En la actualidad soy la Coordinadora de las tres sucursales que conforman nuestra Red de Bibliotecas en este municipio malagueño, que está situado a unos 20 km de la capital.

Qué hacéis desde las Bibliotecas Públicas de Cártama para fomentar la lectura en la infancia

El objetivo principal de todas las actividades que programamos y desarrollamos desde las bibliotecas es el fomento de la lectura, de cualquier forma de lectura. A ese objetivo se le suman muchos otros, pero el principal es siempre ese.

Para los lectores infantiles dirigimos diferentes propuestas para animarles a la lectura: desde selecciones temáticas de libros, a la actividad que hemos denominado “Librotagonista”, pasando por cuentacuentos, presentaciones de libros infantiles, lecturas orales dirigidas a niños y realizadas por niños y adultos que preparamos previamente, también “sacamos” la biblioteca al parque, trabajamos las emociones a partir de los cuentos en “Cuentos con emoción”, hemos tenido un club de lectura infantil, creamos contenidos que difundimos desde nuestras redes sociales...

Qué consejos puedes dar a los padres para que puedan aficionar a sus hijos a la lectura

Como consejos a los padres, después de mi experiencia como bibliotecaria y como madre de una hija que, aunque ahora tiene veinte años, fue niña en su día, diría lo siguiente, desde, eso sí, una visión muy personal:

• "Leer" es un verbo que es difícil emplearlo en modo imperativo (igual que ocurre con otros verbos, como el verbo “amar”). En los colegios la lectura es una herramienta, es un medio, y tiene que revestirse de cierta obligatoriedad, por lo que en casa hay que apoyar la lectura como ejercicio escolar. Pero también hay que invitar a otro tipo de lectura, la lectura como un juego, como un pasatiempo que proporciona un rato distendido en el que sería conveniente que todos participáramos de algún modo.

• Dependiendo de la edad del niño o niña, y de su nivel lector, una fórmula es la lectura en voz alta, en la que pueden participar el adulto y el niño leyendo por párrafos previamente acordados (normalmente los niños pedirán los párrafos más cortos, pero no importa: ellos son más pequeños y están aprendiendo).

• En cuanto a las recomendaciones de libros, no siempre lo que nos encantó a los padres tiene que encantar a los hijos. Podemos sugerir, pero también es interesante “abrirnos” a sus propuestas.

• Es importante no valorar el libro en función del número de páginas, por ejemplo. Y en las bibliotecas nos resulta desacertado escuchar a un padre o a una madre decirle al hijo: “Este libro no es para ti. Eres muy pequeño. O eres muy grande. O este libro tiene muchos dibujos. O tiene pocos...” El niño o la niña comenzará a leer el libro y sabrá si “es” o no para él o para ella.

• Incluso resulta gratificante para el niño leer libros que podemos considerar “fáciles” porque ve una meta cumplida. Sumando muchos libros de esos “fáciles” obtendrá entrenamiento para futuros libros menos “fáciles”.

• Los hijos aprenden menos de lo que “decimos” los padres, y más de cómo actuamos. Por tanto, el ejemplo es fundamental. No lo olvidemos. Tampoco queramos que nuestros hijos consigan los retos que nosotros no pudimos conseguir. Cada persona tiene su camino que es personal e intransferible.

• En mi opinión personal, leer es la actividad humana más difícil que existe. Dotamos a unos garabatos de sonidos y los unimos creando sílabas, palabras, oraciones... libros completos. Son signos que se relacionan con conceptos provistos de significado denotativo y significado connotativo, y la unión de ambos hace que las palabras sean realmente mágicas. Un trabajo intelectual complicado. Lo importante es llegar a leer comprendiendo lo que se lee y eso es un proceso. De modo que hay que tener mucha paciencia con los que empiezan a leer y con los que avanzan lentamente en la lectura. Cada persona tiene su ritmo y hay que respetarlo. Es mejor dar ánimos que reprender.

• En la adolescencia, por eso de la rebeldía obligada, suele haber un retroceso, pero lo que se siembra en la infancia, más tarde o más temprano brota.

• Vale cualquier soporte que proponga lectura. Todos los existentes son complementarios.

• Recomiendo visitar las bibliotecas haciendo uso de ellas, y considerar al libro como un magnífico regalo para ocasiones especiales o en cualquier momento que nos apetezca.

Aprovecho esta entrevista para felicitar a Bayard Revistas por su iniciativa convocando estos Premios Bayard de Fomento de la Lectura, y agradecer al Jurado concedernos el Tercer Premio. Estamos todos de enhorabuena.

Cristina García 

Cristina García Fernández
Coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas de Cártama

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!