2 estrategias divertidas de lectura para niños de Primaria

Trucos de aula para estimular el gusto por la lectura

"¿Por qué tengo que aprender a leer?" Es lo que se preguntan algunos niños cuando la lectura les resulta pesada, difícil o aburrida. Nuestra respuesta ha de ser inmediata: Leer es tan importante, porque si sabes leer, puedes aprender cualquier cosa sobre todo lo que te imagines, y puedes aprender todo lo que te imagines sobre cualquier cosa.

Sin embargo, para algunos estudiantes el aprendizaje de la lectura o la lectura en sí misma puede convertirse en algo tedioso, un deber más del colegio. De esta manera, si es tan importante, debemos darle la atención necesaria y, sobre todo, algo de diversión para que encuentren placer en la lectura. Estas estrategias divertidas de lectura para niños de Primaria pueden ayudarte. 

Estrategia de lectura divertida para niños de Primaria

Estrategias de lectura divertidas para niños

Os proponemos una actividad para favorecer el gusto por la lectura en los niños y, que encuentren en los libros un amigo más, una diversión y una forma de aprender sobre lo que más les gusta. Para ello, tendremos que convertirnos en Cuentacuentos, algo que seguro no nos resulta difícil porque ya hemos hecho nuestros pinitos leyendo cuentos con ellos. 

Paso 1: Presentación del libro

Te proponemos que sientes a tu hijo en el suelo frente a ti y guardes un libro que hayas escogido en una bolsa. Dale mucha emoción a lo que vas a hacer a continuación: 

¿Has visto lo que tengo aquí? He metido un libro que te va a encantar. ¿Cómo crees que será el libro? ¿Será grande o pequeño? ¿Crees que es grueso o delgado?, ¿Será de aventuras o de risa?

Deja que tu hijo o tus alumnos intenten predecir de qué será la historia y cómo es el libro. Deja que hablen y se expresen y generen así más expectación. 

Poco a poco, saca solo un poco del libro y habla sobre el colorido de la portada; saca un poco más y deja que lea el titular. Intenta que se genere entusiasmo en torno al cuento. 

Adivinan lo que ven y predicen los hechos. Saco el libro lentamente para echar un vistazo y trato de generar entusiasmo. Finalmente enseña la portada y sin abrir las páginas pregunta: 

- Sobre qué piensa que tratará la historia con solo mirar la ilustración de la portada y el título del libro.
- Pide que prediga quién sería el personaje principal de esta historia.
- Pide que prediga sobre el contenido de la historia: de magia, de aventuras, de misterio, de animales...  

Al niño se le ocurrirán distintas predicciones, a veces divertidas y, a veces, realmente sorprendentes. Depende de su percepción sobre las ilustraciones y el título. 

No alargues demasiado este primer acercamiento al libro porque vamos a pasar a la lectura en voz alta, que es realmente la prioridad de esta estrategia de lectura para niños. 

Paso 2: Lectura en voz alta

Si el niño todavía no lee solo, puedes leer el libro en voz alta, intentando actuar un poco. En caso de que el niño ya lea, habrá de ser él quien haga una lectura en voz alta de la historia. Presta toda tu atención y sorpréndete o ríete de lo que lee si es algo gracioso. En caso de que realices esta dinámica en clase, el libro habrá de ir pasando de niño en niño y cada uno leerá una parte. 

Una vez que llegamos a la mitad de la historia, se les pide a los niños que compartan tres o cuatro cosas importantes o algunos eventos importantes que les parecieron destacables mientras leían.

A continuación, seguirá leyendo y, cuando avanzamos hacia el final, los niños hablan y escriben sobre lo que sucedió. Es una actividad útil para centrar la atención en eventos importantes de una lectura y en la secuencia en que ocurrieron.

Otra actividad de fomento de la lectura para niños

Esta estrategia de lectura se llama "Me pregunto..." Para ello, congregamos a los niños en el aula o a nuestro hijo en la habitación y comenzamos a leer en voz alta un cuento que pueda atraerle. Si es capaz de leer por sí mismo, serán los niños quienes realicen la lectura en voz alta. 

A continuación realizaremos una actividad para que los niños comprueben si han comprendido el contenido de la historia que han leído. Y, nosotros, como maestros de ceremonias realizaremos las siguientes preguntas: 

Me pregunto quién... Aquí podemos preguntar, quién era el protagonista de la historia, quién era el que se portaba bien, quién era el que jugaba a la peonza, es decir, algo sobre un personaje del cuento.
Me pregunto que... En este punto, preguntaremos algo relacionado con la acción, por ejemplo, me pregunto qué ocurrió cuando el niño volvió a casa.
Me pregunto dónde... Esta pregunta ayudará a situar la acción y ver si han atendido a la historia.
Me pregunto porque... Ahondaremos en más detalles, por ejemplo, me pregunto por qué el niño comenzó a llorar.
Me pregunto si... En esta pregunta pondremos a prueba su capacidad de análisis de la historia, por ejemplo, me pregunto si habría sido diferente si caperucita no se hubiera entretenido.

Estos métodos seguramente mejoran las habilidades de lectura de los niños y además su capacidad de comprensión. Lo mejor de todo es que introducir elementos divertidos fomenta el placer por leer y les mantiene como lectores activos. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!