Cuando los niños empiezan a leer solos: lectura de 7 a 9 años

La aventura de la lectura en solitario.

El gran viaje de la lectura autónoma ha comenzado. A los 7 años, los niños ya leen, pero les hace falta tiempo para saber realmente 'utilizar' los textos escritos. Porque saber leer supone elegir la lectura, entenderla rápidamente, ser capaz de servirse del contenido, enriquecerlo con otras informaciones, relacionar…

Un niño de 7 años no digiere cualquier libro. Necesita textos a la medida de sus capacidades, adecuados a su sensibilidad, que tengan en cuenta su aún dificultosa progresión. Se trata de que comprenda lo que lee, disfrute y se quede con ganas de repetir.

Hay que tener en cuenta...

1. El tema no le interesa

Resulta aburrido. No le «impongas» un libro. Hazle una propuesta variada y déjale elegir su lectura. Es fundamental que él descubra lo que le gusta.

2. El lenguaje es complicado, y la lectura le exige un esfuerzo extra

Se cansa de descifrar. Escribir para niños no es fácil.Implica mantener la expectación a lo largo de la historia con limitaciones de vocabulario y de sintaxis. Vigila que el lenguaje no corte la comunicación entre el lector y el cuento.

3. Hay demasiados personajes y no hay protagonistas con fuerza

La atención se dispersa, no sabe quién habla, ni cuál es el personaje principal. Abandona porque pierde el hilo de la narración.

4. No hay ilustraciones en el cuento

A los 7 años, acaba de dar un salto importante: de la lectura mecánica a la lectura comprensiva. Aún añora los dibujos. La ilustración en esta etapa tiene la misión de ayudar a entender, de completar la historia (no de repetirla), de enriquecerla, de proporcionar un descanso al lector.

5. Las ilustraciones son previas o posteriores a los textos correspondientes

No facilitan la información… Y el interés se enfría: el lector quiere que texto e ilustración le lleguen a la vez.

6. En las primeras páginas «no pasa nada», el cuento no le atrapa

Si una historia no despierta su curiosidad desde el principio, la dejará.A lo largo del cuento, los capítulos deben captar la atención desde el comienzo, y la emoción debe ir creciendo hasta el desenlace.

7. Hay demasiadas descripciones

A esta edad, le aburren, quiere «contenido», acción. Descubrirá la belleza del lenguaje más tarde.

8. Las páginas son muy grandes y tienen demasiado texto

Necesita espacios blancos, un texto aireado para no sentir la sensación de encontrarse ante un muro, en medio de un laberinto de letras.

9. La letra es muy pequeña

El interletrado (espacio entre letras) es muy cerrado y el interlineado (espacio entre líneas), estrecho. Le invade la sensación de tarea ardua y difícil. Esas páginas no invitan a entrar.

10. La soledad de las primeras lecturas

Comenza a leer en silencio puede ser dura para algunos niños o apetecible para otros que han encontrado «su cuento» pero, si te pide que le leas, hazlo, es parte del proceso.

Marie Lallouet
Texto extraído del libro 'A mi hijo no le gusta leer, ¿qué puedo hacer?'
© Bayard Éditions, 2007.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!