12 increíbles beneficios de cocinar con los niños

Las geniales ventajas de aprender a cocinar en la infancia

Cocinar y preparar distintas recetas es una experiencia increíble para muchas personas, pero además tiene un efecto educativo sobre los niños. Por lo tanto, encerrarte en la cocina para preparar las comidas de tu familia es una opción buena si quieres un momento de tranquilidad creativa, pero tiene mucho sentido que las niñas y niños participen en todo el proceso de preparación de las comidas. Conoce cuáles son los beneficios de cocinar con los niños.

¿Por qué es bueno enseñar a los niños a cocinar? 

12 increíbles beneficios de cocinar con los niños

Casi todos los padres hemos vivido algún momento en familia en la cocina, bien sea preparando una tarta, un bizcocho, galletas o unas tortitas. Sin embargo, lo que os proponemos no es que los niños se pongan el delantal en alguna fecha especial o porque hace mal día y necesitamos una actividad para hacer en casa. Te invitamos a que la cocina sea una actividad educativa más que realicemos con frecuencia en casa. 

Los niños pueden adquirir habilidades y aprendizajes muy útiles tanto para su vida actual como para la adulta, por lo tanto, no podemos desaprovechar la ilusión que les hace que les hagamos partícipes de las tareas en la cocina. 

Para los niños, la cocina es un lugar lleno de emocionantes y desconocidos tesoros y nuevas experiencias. Después de todo, los niños quieren ser como los adultos y están ansiosos por ir de compras, cocinar, hornear o poner la mesa. Cuando sean más mayores, te costará más incluirles en estas tareas si no han adquirido el hábito desde pequeños. El tiempo invertido vale la pena a largo plazo tanto para los niños, como para los padres.

Ventajas de enseñar a acocinar a los niños

Involucrar a los niños en la cocina, desde una edad temprana, cultiva un hábito que tendrá beneficios para toda la vida.

1. Una habilidad para toda la vida

Aprender a cocinar es una habilidad básica en la vida que vamos a aprovecharla en las distintas etapas. Emanciparse o vivir fuera de casa y no saber ni freír un huevo, puede hacer que tus hijos pasen un mal rato o no se adapten bien a estar lejos de sus padres. 

Además, al comenzar a cocinar a una edad temprana, adquitirán el hábito de forma natural y no tendrás que sufrir por cómo se estarán alimentando cuando ya no vivan en casa. 

2. Aprender sobre los alimentos

Aprender a cocinar es aprender sobre los distintos alimentos. Conocer las variedades de hortalizas, legumbres, verduras, carnes o pescados será más sencillo y natural si participan en la elaboración de las recetas, en todo su proceso. Es decir, desde que vamos al mercado y elegimos el pescado que vamos a cocinar y las verduras que lo acompañarán, pasando por el tiempo de elaborado y hasta que llega a la mesa.

3. Desarrollar el gusto por probar nuevos sabores

Uno de los mayores beneficios de cocinar con niños es que puede ayudarlos a conocer una paleta de sabores variada. Quienes han participado en el proceso de cocción suelen estar más interesados ??en probar nuevos alimentos. Es más probable que los niños prueben diferentes ingredientes y alimentos si los experimentan a una edad temprana.

4. Aprender a comer sano

Los estudios han demostrado que las personas que toman comidas caseras de forma regular, consumen menos azúcares y alimentos procesados. Por lo tanto, enseñar a los niños a elaborar la comida y no adquirir productos precocinados, les enseñará a comer de forma más saludable y, por lo tanto, a ser más felices. 

5. Mejora su capacidad de atención 

La cocina requiere de grandes dosis de atención para poder realizar todas las etapas de preparado de un plato. Por lo tanto, ese proceso en el que se pasa por varias fases y les hará más conscientes de la importancia de mantener la concentración sostenida en lo que hacemos. 

6. Mejora la psicomotricidad

Remover, medir, enrollar, exprimir, cortar y esparcir son solo algunas de las tareas de la cocina que permiten a los niños pequeños desarrollar sus habilidades motoras finas y de coordinación ojo-mano.

7. Conocer la importancia de las matemáticas

La cocina es un entorno perfecto para que tus hijos entiendan por qué es tan importante aprender a sumar, restar o dividir. En la cocina nos enfrentamos a medidas de peso (300 gramos de harina), a fracciones (3/4 taza de agua), a mayor y a pequeño (cucharada y cucharadita), a los números (3 huevos)...

8. Aprender sobre ciencias

La cocina además es como un mini laboratorio de ciencias. Los niños pueden ver cómo los materiales cambian de color, textura y forma (líquidos, sólidos, gases) y pueden hacer predicciones y observaciones, por ejemplo, qué sucede si usa demasiado o poco polvo de hornear, si calentamos demasiado un alimento o si no ha cocido el tiempo necesario...

9. Mejorar y ampliar el vocabulario de los niños

Cocinar ofrece una gran oportunidad para ayudar con el desarrollo del lenguaje. Es un momento genial para dejar que los niños hablen y describan, pregunten, expongan dudas...

Pueden además participar leyendo una receta en voz alta o escribir la suya propia, por lo tanto, favorece la adquisición de la lectoescritura. 

10. Estimular la creatividad infantil

La cocina es un arte muy creativo, permite explorar y probar nuevas fórmulas y mezclar. Por lo tanto, ellos mismos podrían dar rienda suela para elaborar un plato, una merienda o un desayuno basado en lo que ya saben sobre los alimentos. Pueden incluso colaborar añadiendo nuevos ingredientes a una clásica ensalada, por ejemplo... ¡nueces!

11. Fomenta el vínculo familiar

Cocinar con los niños es una gran oportunidad para pasar tiempo de calidad con los hijos.  Es un momento único para hablar sobre las tradiciones familiares o para ponerse al día con la vida cotidiana de cada uno, qué tal va el colegio o cómo les va con los amigos. 

12. La cocina es divertida

Lo mejor de esta tarea es la cocina es muy divertida. Puede ser un lugar donde desestresarnos, dar rienda suelta a nuestra creatividad, donde aprender, probar y, lo mejor de todo, degustar nuestra pequeña obra culinaria al terminar. 

Resumen

Cocinar con los niños es una actividad que les ayuda a mejorar la confianza en sí mismos, fortalece el sentimiento de unión dentro de la familia, los niños aprenden a manipular los alimentos con facilidad, aprenden sobre nutrición, fomenta el trabajo y el esfuerzo, estimula la colaboración en una tarea de casa y aprenden a tener paciencia. 

Cocinar juntos es un juego para ellos. Incluso los niños pequeños pueden realizar pequeñas tareas en la cocina. Hay muchas formas de involucrarlos según su edad, desde la compra, a la preparación, pasando por el orden en la cocina. Por supuesto, los niños de tres años no pueden pelar patatas, pero pueden ayuda a añadir cucharadas a una mezcla o pueden lavar las verduras. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!