Cómo cambia mi cuerpo: primer trimestre de embarazo

Durante estas semanas podrías sufrir aumento de pecho, somnolencia o nauseas

Desde el momento de la concepción, el organismo de la embarazada experimenta continuos cambios. Algunos persisten durante semanas o meses: otros duran poco tiempo. También, algunas embarazadas indican muchos síntomas: otras apenas los perciben

Aumento del volumen del pecho

Como consecuencia del incremento en los niveles de estrógeno y progesterona, las glándulas mamarias aumentan de tamaño, lo que te provoca sensación de tensión, sensibilidad y dolor.
Las aréolas (zona pigmentada que rodea el pezón) se hacen más grandes y se oscurecen. Pueden cubrirse de pequeños bultitos de color blanco, llamados tubérculos de Montgomery (glándulas sudoríparas que han aumentado de tamaño). Las venas superficiales de las mamas se hacen más visibles.

El útero crece

El útero crece y empieza a presionar la vejiga. Consecuencia: orinas con mayor frecuencia.

Cambios de humor

En parte por los nuevos niveles hormonales, puedes experimentar cambios de humor similares a los del síndrome premenstrual (caracterizado por irritabilidad, nerviosismo, retención de líquidos y otros síntomas que se presentan poco antes de cada período menstrual).

Nauseas y vómitos

Las hormonas necesarias para que el embarazo prosiga normalmente están también detrás de las náuseas y vómitos típicos del primer trimestre. Aunque son más frecuentes por la mañana, pueden presentarse en cualquier momento del día (sobre todo después de varias horas en ayunas). La buena noticia: raras veces interfieren con una nutrición materna y fetal adecuada.

Estreñimiento

El útero en crecimiento presiona el recto y los intestinos, lo que aumenta el riesgo de estreñimiento. A su vez, los niveles altos de progesterona hacen que las contracciones intestinales (que permiten que los alimentos avancen a lo largo del tracto digestivo) se hagan más lentas, lo que añade más razones para el estreñimiento y favorece la acidez, la indigestión y los gases.

Crece el vientre

Ya empiezas a notar la ropa más ajustada en el pecho y la cintura. Tu vientre empieza a aumentar de tamaño.

Cansancio y sueño

Cambios físicos y hormonales, sumados a la tensión emocional asociada a los primeros meses de embarazo, se cobran su precio en forma de cansancio y somnolencia.

Sexo

Puedes notar una disminución del deseo sexual. No te preocupes: regresará en pocas semanas.

Aumenta el volumen cardiaco

El volumen cardiaco aumenta a entre un 40% y un 50% entre el inicio y el final del embarazo (para poder atender las demandas del útero). A su vez, el aumento del gasto cardiaco (volumen de sangre que sale de los ventrículos en cada contracción) puede producir un aumento de la frecuencia cardiaca (pulso).

Cómo cambia mi cuerpo: segundo trimestre Cómo cambia mi cuerpo: tercer trimestre

Conoce las revistas para niños de Bayard

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!