La revisión médica de los 18 meses del bebé

Una visita médica fundamental para la salud de tu hijo

La revisión de los 18 meses

Aunque se llama “revisión de los 18 meses”, se realiza entre los 16 y los 24 meses. Esta visita médica es la ocasión ideal para comprobar el crecimiento de tu hijo y solucionar posibles problemas de sueño y educación.

Marcha, lenguaje… Tu bebé progresa a toda velocidad. Esta revisión, que se realiza alrededor de los 2 años, es una cita importante para ti y para tu bebé, que atraviesa una etapa de grandes aprendizajes. Durante la visita, el médico examinará su estado de salud y también evaluará su desarrollo psicomotor y psicoafectivo.

Un balance alrededor de los 2 años para ver de lo que es capaz tu bebé

Para evaluar el desarrollo de tu pequeño, el pediatra o el médico de familia utiliza una serie de test, que parecen juegos, pero cuyos resultados son serios.

¿Es capaz de apilar cubos? Casi siempre es la primera prueba que se realiza. Luego viene la de prensión (¿mete una cuenta en un frasco?), habilidad (¿puede chutar una pelota?) y de ingenio (¿recoge la cuenta del fondo el frasco?).

¿Cómo se desplaza? El médico observa si tu hijo camina y cómo lo hace.

¿Habla? A esta edad, los niños pronuncian unas diez palabras, a veces más. ¡Cada uno a su ritmo! La cantidad de vocabulario no está directamente relacionada con las capacidades intelectuales. Si el lenguaje es limitado, el médico descartará la existencia de déficit auditivo y observará su prelenguaje: comprobará si señala con el dedo, si comprende una orden simple…

¿Ve bien? ¿Es capaz de distinguir un avión en el cielo o el gato que está en el fondo del jardín? Tú serás la encargada de aportar esta información tan valiosa para el médico en esta revisión de los 18 meses.

¿Crece bien? El médico se interesará también por el peso y la altura de tu hijo, por su crecimiento. Además, calculará el índice de masa corporal (IMC). Al dividir el peso por la altura al cuadrado, se obtiene una cifra que da idea de su “corpulencia”. Esa cifra se traslada a una curva de su cartilla sanitaria.

A los 18 meses, los niños pesan 11 kilos y miden 81 centímetros. Los valores para las niñas son 10,5 kilos y 79 centímetros. ¡De media, claro!

La revisión de los 18 meses: una buena ocasión para evaluar su alimentación

El médico te hará preguntas como: “¿Qué come tu hijo? ¿En qué cantidad?”. para el facultativo es importante conocer su régimen alimenticio. Si el niño come a regañadientes determinados platos debes comunicárselo. La evolución del IMC ayudará a detectar un posible desequilibro en su alimentación.

No te preocupes demasiado, a esta edad el apetito y el crecimiento disminuyen mucho. ¡Tu hijo tiene muchos otros descubrimientos en la cabeza al margen de la comida!

Esta revisión te dará la oportunidad de pedir consejo en lo relativo al flúor y la vitamina D. En cuanto al primer elemento, el médico determinará la cantidad necesaria en función de los aportes que ya recibe (agua y sal fluoradas). Y, con lo que respecta a la vitamina D, se suele aconsejar una ampolla cada dos meses durante el invierno.

Preguntas sobre la educación

Durante esta revisión, también se habla del sueño y la educación. El médico te ayudará a solucionar estos problemas.

¿Te cuesta lidiar con las crisis de oposición de tu bebé? ¿Dice que no a todo? Explícale lo que haces para poner límites a tu hijo y descríbele las técnicas que funcionan y las que no.

¿Duerme mal o se despierta a menudo? Son problemas frecuentes a su edad. Observa el sueño de tu bebé durante la noche y su ritmo durante el día (comidas, sueño, actividades) e informa de todo ello al médico. Es normal que el pequeño pida un beso o quiera que dejes la puerta abierta, pero hay que mantener una cierta firmeza para que el ritual a la hora de acostarlo no se eternice y se complique. El pediatra está ahí para ayudarte.

Repaso a las vacunaciones

Durante esta revisión, tu médico comprueba si tu bebé lleva al día su calendario de vacunación. Si le falta alguna, te recomendará que se las pongas. Recuerda que las vacunas son el arma más eficaz contra algunas enfermedades muy graves.



Maryse Damiens con la colaboración de Nathalie Polo, pediatra.

© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!