El eccema del lactante

¿Qué es? ¿Cuáles son su causas? ¿Cómo se trata?

Últimamente, tu bebé, que es de natural tranquilo, se muestra muy irritado. Se retuerce, se queja, se siente incómodo y le han aparecido unas manchas rojas en la piel. Puede que tenga eccema. La pediatra Béatrice Di Mascio nos explica en qué consiste esta dolencia.

¿Qué es el eccema del lactante?

Es una afección cutánea que cada vez afecta a más niños en la primera infancia. Actualmente, el 20% de los niños de entre 3 meses y 3 años padece eccema, frente al 5% de niños que lo sufría en este tramo de edad hace 20 años. Por lo general, el eccema desaparece cuando el niño cumple los 5 años.

El eccema es una inflamación cutánea caracterizada por una sequedad excesiva de la piel y la aparición de manchas rojas que sobresalen, son escamosas y a veces exudan.

El eccema puede ser muy molesto para los bebés y los niños pequeños porque produce picor que causa incomodidad, irritabilidad, dolor, agitación, trastornos del sueño... e incluso, a veces, una sobreinfección de la piel, sobre todo por estafilococos, debido a que el niño se rasca con las uñas sucias.

Estas lesiones suelen estar localizadas en las mejillas, pero no afectan al contorno de los ojos y de la boca. También aparecen en los pliegues de las rodillas y de los codos y en las manos. Pero pueden surgir en cualquier parte del cuerpo.

Causas del eccema

  • El eccema puede tener un origen genético y ser hereditario. Por eso es más frecuente en los niños con padres alérgicos. En este caso, el eccema suele desaparecer a los 5 años, pero puede derivar en alergia o asma.

  • Las alergias alimentarias al huevo, la leche o los cacahuetes pueden provocar eccema.

  • Algunos alérgenos medioambientales como los ácaros del polvo pueden ser responsables de esta inflamación, porque atraviesan y debilitan la barrera cutánea. También pueden provocarla ciertos productos químicos como los detergentes.

  • El frío y la calefacción excesiva debilitan y desecan la piel, lo que contribuye a la aparición de manchas de eccema.

Tratamiento del eccema

  • Al nacer, la piel de los bebés no tiene la protección natural. Por eso es esencial limitar la sequedad cutánea y reforzar la protección hidratando la piel del niño. Para evitar la aparición de problemas cutáneos, hay que utilizar una crema específica dos veces al día, sobre todo después del baño.

  • En caso de eccema, hay que cortar bien las uñas del niño para reducir el riesgo de sobreinfección si se rasca.

  • Si el eccema está causado por una alergia, el tratamiento se basará en medidas para eliminar el alérgeno: retirada del alimento responsable si se trata de una alergia alimentaria o precauciones de higiene particulares si se trata de una alegría medioambiental.

  • Si el niño tiene grandes erupciones de eccema muy desagradables o incluso incapacitantes, el médico puede recetarle una pomada con cortisona de aplicación local para aliviarle.

  • Si está realmente molesto, también puede recibir un tratamiento antihistamínico.

  • En caso de sobreinfección de las lesiones, el médico le recetará un antibiótico.

Frédérique Odasso
© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios (1)

08 nov 2019 00:41 Katherine Noriega

Me encantó él artículo. Muy ilustrativo e interesante.