Granos en la piel de los recién nacidos

Problemas leves de piel

De la piel del recién nacido se suele decir que es aterciopelada como el melocotón o suave como la seda. Pero la de tu bebé tiene algunas imperfecciones. Puntos blancos, acné, granos, manchas rojas… Sigue los consejos de la dermatóloga Angès Gadroy.

Granos en la piel de los recien nacidos

En la maternidad, tu bebé tenía la piel suave, magnífica, de un tono rosa pálido. Pero, de un tiempo a esta parte, su cara se ha cubierto de granitos o de manchas rojas que no le pican ni le provocan fiebre. ¿Hay que esperar a que desaparezcan o acudir al médico?

Puntos blancos: la milia

Estos granitos aparecen en la frente, la nariz y las mejillas del bebé. La milia, frecuente en los lactantes, es debida a la obstrucción de las glándulas sudoríparas (las que secretan el sudor). Eso provoca la aparición de granos diminutos, como perlitas, en la superficie de la piel. Muchas veces existe una propensión familiar a la milia.

Lo que hay que hacer. Limpia la cara del bebé del modo acostumbrado con un poco de agua termal. No aprietes los granitos. Desaparecerán con la descamación natural de la piel, porque se encuentran en la parte más superficial de la epidermis.

Granos rojos: el acné del lactante

De quince días a un mes después del nacimiento, al bebé le pueden aparecer unos granitos en relieve, de un tono rojizo o rosa, en la nariz, en la frente y un poco también en las mejillas. También pueden brotar en el pecho y en la espalda. Hacia los 4 o 5 meses, a veces van acompañados de puntos negros, como en el adolescente.

Es el acné del lactante, provocado por las hormonas del embarazo que has transmitido a tu bebé. Bajo la influencia de estas hormonas, las glándulas sebáceas (que secretan sebo) trabajan mucho y hacen que su piel se vuelva grasa.

Qué hacer. Límpiale la carita con pulverizaciones de agua termal. No le apliques cremas grasas. Este acné casi siempre se cura solo, en unas semanas. En cambio, si tiene puntos negros, se trata de un acné más severo y debes acudir al médico, que le pondrá un tratamiento idéntico al de un adolescente, pero adaptado a su edad, claro.

Manchas rojas: dermatitis seborreica

En la raíz de las pestañas, en los párpados, en las aletas de la nariz y a veces en el cuello del bebé aparecen unas manchas rojas cubiertas de escamas claras y un poco grasosas. Se deben a una levadura (una especie de hongo) que se encuentra normalmente presente en la piel, pero que empieza a proliferar en zonas grasas. Es la dermatitis seborreica.

 Qué hacer. Sobre todo, no intentes arrancar las escamas, podrías dejarle marcas. Aplícale un producto a base de óxido de zinc y sulfato de cobre de acción antifúngica (contras los hongos). Las escamas desaparecerán en unas semanas. Pero si se extienden por todo el cuerpo, hay que acudir al médico.

 Testimonio de una madre

«Una mañana, al sacar a mi hijo de la cuna, me di cuenta de que tenía unos granos rojos. No me preocupé, porque el bebé de una amiga mía acababa de tener lo mismo. Seguí lavándole la cara con un vaporizador de agua termal. Desaparecieron a los 15 días y mi hijo recuperó su bonita piel de antes».

Delphine, madre de Edgar, de 4 semanas.

Monique Fort con Agnès Gadroy, dermatóloga.

© Enfant Magazine

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!