Estos síntomas son muy normales en los recién nacidos

Pechos hinchados, pérdidas, granitos... Fenómenos que pueden sorprenderte pero que son más comunes de lo que piensas.

Desde que nació, tu bebé te sorprende: le salen granitos, tiene pérdidas de color blanco (si es una niña) o los pechos hinchados. ¿Es normal? Sí. La mayoría de estos fenómenos se explica por la influencia de las hormonas del embarazo en los recién nacidos.

El pediatra Philippe Gransenne, te explica estos fenómenos y te da consejos.

Tiene los pechos hinchados

El recién nacido puede tener los pechos hinchados de forma más o menos regular en ambos lados debido al efecto de la prolactina, una hormona secretada durante el embarazo y durante la lactancia. A veces están ligeramente redondeados, pueden haberse endurecido alrededor del pezón, estar un poco inflamados y producir un líquido.

Qué hacer

  • Como ante cualquier inflamación, habla con el pediatra. Luego, sobre todo no lo toques, porque cuanto más estimulas los pechos más probable es que se hinchen y generen un flujo.
  • Evita al máximo el roce con los tejidos y vístelo con ropa amplia (de una talla más).
  • Si ves que los pechos del bebé están muy congestionados, aplícale una compresa de agua tibia y sujétala con una malla suave que no le apriete (de venta en farmacias), pero en ningún caso lo vendes.
  • Por último, ten en cuenta que solo el pediatra puede diagnosticar una posible infección y recetar, en ese caso, un tratamiento adecuado.

¡Mi niña tiene la regla!

Puede ocurrir que una recién nacida pierda un poco de sangre en los días posteriores al parto. ¡Como tú! Eso es debido a la tormenta hormonal que has atravesado. Por el mismo motivo, es bastante común que tenga pérdidas de color blanco.

Qué hacer

  • Comunica esas manifestaciones a las puericultoras o al pediatra.
  • Lava al bebé con el mismo jabón y sécale bien los pliegues del sexo presionando suavemente para eliminar la humedad.

Tiene granos

A menudo, los bebés nacen con granitos blancos (granos de milia) en la cara debido a la inmadurez de las glándulas sudoríparas. Si durante las semanas siguientes aparecen granos rojos, suele tratarse del acné del bebé. Las hormonas del embarazo han sembrado cizaña y alterado la secreción de sebo.

Qué hacer

  • Con respecto a los granos de milia, nada, desaparecerán solos.
  • En cuanto a los granos de acné, no intentes quitárselos apretando. Lávale la cara como siempre. Sécale bien la piel para evitar que la evaporación excesiva del agua provoque una desecación cutánea y, por reacción, la aparición de más granos.

Testimonio de una madre

"Cuando Hadrien cumplió un mes, le aparecieron unos granitos rojos en la frente, las mejillas, el cuello y detrás de las orejas. Una amiga me dijo que solo era acné del bebé. Nunca había oído hablar de ello. Lo más sencillo es no lavar la cara del bebé con agua del grifo, sino con agua mineral. Yo lo hice así y los granos le desaparecieron a las dos semanas". Marine, madre de Hadrien, de 5 meses y medio.

Sophie Viguier-Vinson en colaboración con el doctor Philippe Grandsenne, pediatra.
© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!