Grietas y lactancia materna

Molestias y dolores durante la lactancia del bebé

Con la llegada del bebé las madres comienzan a pensar en la salud de su hijo desde el primer momento, y muchas eligen la lactancia materna. A pesar de estar muy recomendada tiene algunos inconvenientes como las grietas que suelen aparecer los primeros días del postparto, pudiendo afectar a uno o ambos pechos. Con frecuencia mejoran espontáneamente, cuando madre y lactante adquieren una correcta técnica de amamantamiento.

Cómo surgen las grietas en las mamas

Grietas en la lactancia

Normalmente, el dolor es máximo al comienzo de la toma, y desaparece casi por completo cuando el bebé suelta el pecho. Es posible que el lactante realice un vómito hemático debido a la deglución de sangre materna.

Cómo tratar las grietas en la lactancia

-  Corregir la posición y el agarre del recién nacido.

-  Después de amamantar, aplicar unas gotas de leche sobre la grieta y dejarla secar al aire durante unos minutos.

-  Otra opción es aplicar crema de lanolina sobre la grieta después de la toma, no siendo necesario lavar el pecho antes de la siguiente toma.

-  Cuando el dolor es intenso y dificulta el amamantamiento, puede ser necesario utilizar una pezonera.

Recuerda que la mayoría de las complicaciones relacionadas con la lactancia materna tienen solución.

Durante la estancia en el hospital, los profesionales sanitarios te ayudarán  para que la lactancia materna se instaure satisfactoriamente. Posteriormente, tanto la matrona del centro de salud como los grupos de apoyo a la lactancia materna podrán resolver tus dudas y problemas.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!