Cómo saber si el bebé ha mamado suficiente

La lactancia materna es difícil de medir. Sigue estos consejos.

¡Qué alegría dar de mamar a tu bebé! Pero el pecho no es transparente ni está graduado. Es imposible medir la cantidad de leche que bebe tu hijo. Para saber si mama bastante, sigue los consejos de nuestra especialista, asesora de lactancia.

El problema 

Das el pecho a tu hijo y no sabes si ha ingerido suficiente leche. 

¿A quién afecta?

  •  A tu bebé. Siente tu inquietud. A veces, la toma no es lo bastante eficaz o frecuente.
  • A ti. ¿Lo tienes que pesar todos los días? ¿Tienes que darle el pecho cada vez que lo pide? Con tantas dudas, es difícil relajarse…

La solución caso a caso 

> Si ha perdido peso

Justo después de nacer, es algo normal. Algunos pequeño glotones recuperan el peso que tenían al nacer al cabo de cuatro días. Pero otros pueden tardar unos diez días en hacerlo. 

¿Que hacer? No te obsesiones con el peso. Es un criterio objetivo, es verdad: el recién nacido engorda entre 150 y 200 gramos a la semana durante el primer mes. Pero existen otros indicadores para asegurarse de que engorda adecuadamente, especialmente las heces. Si a lo largo del primer mes el bebé hace al menos cuatro cacas de color amarillo dorado y granulosas y 5 o 6 pises cada 24 horas, es que todo va bien.

> No mama muy bien 

Por diferentes motivos, el amamantamiento no siempre es eficaz. No le eches la culpa a tu leche, que siempre es nutritiva. Es mejor que aprendáis juntos el arte de amamantar y de mamar. Para solucionarlo, adopta una buena postura. Para dar de mamar a tu bebé, es importante encontrar la técnica adecuada. Siéntate, levanta las piernas para inclinar la pelvis y protegerte la espalda. Relaja los hombros. Coloca al lactante justo en frente de ti, con su naricita a la altura de tu pezón. ¡Él mismo lo buscará! Cuando mama, su lengua está por debajo de la areola. El pequeño extrae la leche con un movimiento ondulatorio, manteniendo los labios vueltos hacia fuera. Lo oirás tragar.

Los primeros días, puedes notar picor u hormigueo en los senos y contracciones uterinas. ¡Es un buen síntoma! Eso significa que el amamantamiento es eficaz y que el útero recupera su posición por efecto de la oxitocina.

Si sientes dolor al dar de mamar es que no has adoptado una buena postura.

Mama sin parar… o no mama suficiente 

Si reclama el pecho a menudo, ¡mejor! Los especialistas aconsejan la lactancia a demanda. En cambio, si es “demasiado bueno”, ten cuidado, puede haber pasado al modo “ahorro de energía”.  Si se muerde el puño, parpadea y se agita, dale el pecho. Cuanto más mama tu hijo, más leche fabricas. Al principio, mama de ocho a doce veces cada 24 horas.

Para favorecer el inicio de la lactancia, ofrécele los dos pechos cada vez. Algunos días mamará más: mientras haga caca cuatro veces, da igual. Lo importante es alimentarlo bien y respetar sus ritmos.

Si estás preocupada, acude a una asesora de lactancia.

Agnès Barboux con Christine Challandard, asesora de lactancia del hospital de Lons-le-Saunier.
© Enfant magazine

Testimonio de una madre

“Antes de quedarme embarazada quería amamantar a mi hijo, pero ya entonces tenía miedo de que no funcionara… Cuando volví a casa, sin el apoyo del personal sanitario, aún estaba menos segura de mí misma. Por eso, cuando Louis se pasaba más de una hora a mi pecho o quería mamar muy a menudo, pensaba que mi leche no era muy nutritiva o que no tenía bastante… Por suerte, el pediatra me tranquilizó: mi leche era suficientemente nutritiva y la curva de peso de Louis era perfecta”. Pauline, madre de Louis, de 7 meses.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!