Juegos para el bebé

¿A qué jugamos con el bebé?

El niño que está dispuesto a jugar está dispuesto a aprender. El juego es un elemento motivador a través del cual el niño realiza grandes adquisiciones, y lo mejor de todo, lo hace de forma relajada y disfrutando.

Padres, educadores, pediatras y psicólogos somos conscientes de que el juego es muy importante para el desarrollo del niño. A través del juego irá descubriendo las posibilidades de su cuerpo, ejercitará sus músculos y su coordinación, se descubrirá a sí mismo, se familiarizará con el mundo que le rodea e irá procesando la información que llega a su cerebro. El niño aprende jugando. De hecho, la actual legislación educativa recoge dicho espíritu lúdico para las escuelas en estos primeros años de vida.

El juego de los niños es educativo o espontáneo

Juegos para los bebés

El juego educativo, individual o colectivo, es el que responde a un objetivo previo y se rige por unas reglas. Se utiliza como instrumento para reforzar hábitos positivos e incorporar nuevos aprendizajes o habilidades. El momento y la metodología elegida para proponérselo a los niños son planificados cuidadosamente por el equipo educativo y ocupa gran parte de la jornada escolar, incluso a veces más de lo aconsejable.

En cambio, el juego espontáneo no tiene un fin en sí mismo. Su característica principal es la libertad, la recreación para el individuo o grupo que lo realiza. Con él se promueve la expresión de la personalidad, la elaboración de sus sentimientos y temores (a menudo contradictorios) y la asimilación de acontecimientos e informaciones que el niño va recibiendo. De él también podemos deducir la salud física y mental de los pequeños. El juego espontáneo no es una actividad banal, es también algo necesario.

La necesidad de jugar de los bebés

· Adquirir autonomía suficiente para desenvolverse en su entorno (movimiento, cuidado de uno mismo, etc.)
· Descubrir las características del medio que le rodea (cosas, plantas, animales y personas).
· Adquirir competencias, destrezas, hábitos y actitudes que le faciliten su adaptación al medio y a las siguientes etapas educativas (lenguaje oral, aproximación al lenguaje escrito, expresión plástica, expresión musical, expresión corporal, relaciones, medida y representación en el espacio y en el tiempo).
· Interiorizar valores coherentes y normas para convertirse en una persona cívica y respetuosa hacia los demás y hacia su entorno.

¿Qué hay que estimular en el juego de los niños?

Un juego no desarrolla un único aspecto. En la etapa de Educación Infantil hay cuatro funciones básicas que son de vital importancia desarrollar si queremos que el niño adquiera un adecuado aprendizaje escolar:
· Psicomotricidad: partiendo de la exploración y el movimiento, aprenderá a conocer y controlar su propio cuerpo para adquirir y desarrollar la capacidad de percepción del espacio, tiempo y simbolismo.
· Lenguaje (oral, mímico, postural y comportamental): aprendiendo a preguntar, callarse, escuchar, argumentar, intercambiar informaciones... irá estructurando su lenguaje, lo cual le ayudará a construir su pensamiento.
· Percepción y pensamiento: para poder organizar los datos que le proporcionan sus sentidos, interpretarlos y completarlos a través de sus recuerdos, es decir, sobre la base de sus experiencias.
· Afectividad y sociabilidad: jugando a sus juegos favoritos y entrando en contacto con los demás en distintas situaciones, podrá ir encontrando su lugar en la sociedad y superar bloqueos y dificultades.

La importancia del entorno para el niño

Para que se dé una situación de juego, en primer lugar, el niño ha de sentirse seguro y confiado, y para ello es importante que el educador sea una persona activa, cercana y cariñosa, capaz de acompañar al escolar a lo largo de sus experiencias de aprendizaje y proporcionarle escenarios estimulantes; que le permita descubrir el cómo y el por qué de las situaciones, que respete su ritmo y su individualidad, que le ofrezca oportunidades para resolver sus dificultades, que favorezca la armonía entre los compañeros y que respete tanto sus éxitos como sus fracasos.

Distintas edades, distintos intereses en los niños

El juego ocupa la mayor parte del tiempo del niño, pero a medida que crece sus logros son mayores y los intereses evolucionan y se hacen más complejos. Progresivamente incorpora nuevos juegos, pero no suele abandonar los anteriores; los perfecciona y los enriquece. A los juegos de acción, se irán sumando los juegos de construcción, los de ficción y los de reglas.

· Hasta los dos años predominan los juegos sensoriales, de movimiento y afectivos. Todavía no es capaz de compartir su juego con otros compañeros y necesita un adulto que presencie y coordine sus actividades, que le dé seguridad. Él puede estar con su juguete, pero está pendiente de la mirada y comentarios del educador, necesita compartir con él su sonrisa, su gozo. Si no fuera así, se quedaría en una simple exploración; es más, cuando no encuentra la complicidad del educador suele cambiar de actividad inmediatamente. Disfrutan también con los juegos de causa-efecto (si hago esto, pasa aquello).

· A partir de los 24 meses suelen dar comienzo las primeras imitaciones y simbolizaciones, un tipo de juego muy especial, que se va tornando cada vez más complejo. Al principio utiliza objetos reales y repite las acciones que hacen otros, como, por ejemplo, dar de comer a una muñeca con una cuchara. Más tarde el niño desplegará toda su creatividad y traspasará los límites de la realidad, reajustando su mundo interior con el mundo exterior.

· A los tres años, el niño va independizándose del adulto y, aunque todavía le cuesta compartir, jugando y jugando con los demás, aprende a relacionarse con ellos y a respetarlos. Los movimientos rudimentarios de su cuerpo y de sus manos son cada vez más precisos, por lo que le encanta ejercitar estas actividades: corren, pedalean, trepan, bailan... de manera incansable y suelen disfrutar con la pintura y con los juegos de encajes. Sus periodos de atención son mayores y les gusta aprender gran cantidad de cosas, pero siempre experimentando, jugando con cajas, cucharas, tapones, agua, arena, etc. Su juego simbólico se enriquece y es capaz de realizar acciones aunque no esté presente el objeto, como por ejemplo dar de comer a la muñeca aunque no tenga la cuchara. Imagina bellas historias, cambia los argumentos a su gusto y da vida a mascotas y objetos. Les gusta jugar a ser mayor, que es lo que más ansían en este momento. Cocinitas, muñecas y disfraces harán sus delicias.

Virginia González. Psicóloga y profesora de Educación Infantil

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • Natación para bebés

    Natación para bebés

  • Masajes para bebés

    Masajes para bebés

  • Juguetes para bebés

    Juguetes para bebés

  • Juegos para bebés

  • Ayúdalo a calmar sus tensiones

Comentarios (1)

07 dic 2016 14:58 Ronnie

Excelente contenido