5 consejos para sobrellevar la separación del bebé

Prepárate para el momento de dejar a tu bebé en la guardería o con un cuidador.

Tanto si van a llevar al niño a la guardería como si se lo van a confiar a una niñera, la mayoría de las madres temen la “primera separación”. No te preocupes: con un poco de preparación, el bebé y tú superaréis esta etapa tranquilamente.

1. Lo mejor que puedes hacer es estar convencida

Para que el bebé esté relajado y confiado en el momento de la separación, es mejor que no perciba tu angustia. Por eso tienes que estar totalmente convencida de que es la mejor solución, tanto para él como para ti.

Es más fácil decirlo que hacerlo, porque es natural que te hagas mil preguntas (¿sabrán ocuparse bien de él?), pero no olvides que la niñera o el personal de la guardería están acostumbrados a los niños y que estarán pendientes de tu bebé.

Esta separación ayudará a tu pequeño a ir adquiriendo, poco a poco, autonomía y a socializar. Y a ti te permitirá volver a tu trabajo y retomar actividades que son importantes para ti.

Antes del día señalado, visita la guardería y haz todas las preguntas que se te ocurran a la directora o a la niñera, hasta que estés plenamente satisfecha.

2. Miniseparaciones para prepararos mejor

Si nunca has confiado a tu bebé a otra persona antes de esta separación, te expones a vivirla emocionalmente peor. Por eso es aconsejable que durante las semanas anteriores al día D dejes a tu hijo a cargo de una persona de tu total confianza (a tu madre, a tu mejor amiga que ya tiene un niño…), aunque solo sea una hora o dos.

Aprovecha ese tiempo libre para divertirte y pensar en otra cosa (sal a cenar con tu pareja o de compras con las amigas). Después de varias miniseparaciones te resultará más fácil contemplar la posibilidad de confiar a tu bebé a alguien durante más tiempo.

3. Procede por etapas

Las niñeras y las guarderías suelen ofrecer un periodo de adaptación: infórmate bien de las modalidades antes del día D. Generalmente, esa fase transitoria dura una semana, durante la cual puedes dejar al bebé cada vez más tiempo (desde unos minutos a varias horas).

Puede que también te ofrezcan la posibilidad de quedarte con él los primeros días (primero unas horas y, después, cada vez menos tiempo): es una buena opción que te permite comprobar “en directo” el trato que reciben los bebés y te ayuda a coger confianza.

4. Explica la situación al bebé

Aunque sea muy pequeño, es aconsejable que expliques al bebé la situación con unas pocas palabras simples y que te despidas de él cuando vayas a dejarlo. Dile que volverás a buscarlo más tarde y dale un besito para tranquilizarlo.

No te preocupes: aunque el bebé se ponga a llorar en el primer momento, eso no significa que vaya a estar triste todo el día. Al revés: lo normal es que se divierta mucho después de liberar el exceso de emociones.

5. No olvides su peluche y dale algo que le recuerde a ti

Cualquier objeto impregnado de tu olor dará mucha seguridad al bebé durante tu ausencia. Por ejemplo, podría servir uno de tus pañuelos o una camiseta vieja. Llévale también su peluche o alguno de sus juguetes favoritos para que no extrañe tanto el lugar.

© Enfant.com

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!