La historia del rey griego y el médico Douban. Cuento para niños de Las mil y una noches

Cuentos árabes para leer con tus hijos

La historia del rey griego y el médico Douban es un cuento recogido en Las mil y una noches, una recopilación de relatos árabes medievales que contiene distintas historias. Se trata de un hilo de cuentos ya que una vez que termina uno, de él surge otro nuevo.  

Distintos autores han versionado estos relatos, entre ellos el escritor Andrew Lang, quien los simplificó y acortó haciéndolos más adecuados para niños. De Lang recuperamos este cuento para niños que cuenta la historia de un médico muy inteligente que logra curar a un rey griego mediante un engaño.

Si quieres saber qué cuento precedía a La historia del médico griego y el médico Douban, lee: La historia del pescador

Las mil y una noches: La historia del rey griego y el médico Douban

Cuento de las mil y una noches: el rey griego y el medico Douban

En el país de Zouman, en Persia, vivía un rey griego. Este rey era leproso, y ninguno de sus médicos habían podido curarlo. Un buen día, un médico muy inteligente llegó a su corte.

Sabía hablar en muy distintos idiomas y conocía mucho sobre hierbas y medicinas.

Tan pronto como se enteró de la enfermedad del rey, se vistió con su mejor manto y se presentó ante el soberano.

- Señor, dijo, sé que ningún médico ha podido curar a su majestad, pero si sigue mis instrucciones, prometo curarlo sin ningún medicamento ni aplicación externa.

- Si eres lo suficientemente inteligente para hacer esto, dijo el rey, prometo hacerte rico a ti y a tus descendientes para siempre.

El médico fue a su casa y fabricó un palo de polo cuyo mango ahuecó y le puso la droga que deseaba usar. Luego hizo una pelota, y con estas cosas fue al día siguiente al rey.

Ver +: Cuento de Aladín y la lámpara mágica

Le dijo que deseaba que jugara al polo. En consecuencia, el rey montó en su caballo y se dirigió al lugar donde jugaba. Allí, el médico se le acercó con el palo que había hecho y le dijo.

- Toma esto, señor, y golpea la pelota hasta que sientas tu mano y todo tu cuerpo en un resplandor. Cuando el remedio, que está en el mango del palo se caliente con tu mano, penetrará por todo tu cuerpo. Debes volver a tu palacio, bañarte y dormirte, y cuando despiertes mañana por la mañana estarás curado.

El rey tomó el palo y empujó a su caballo tras la pelota que había lanzado. Lo golpeó y luego los cortesanos que jugaban con él lo devolvieron. Cuando sintió mucho calor dejó de jugar y volvió al palacio, se metió en el baño e hizo todo lo que le había dicho el médico. Al día siguiente, cuando se levantó, encontró, para su gran alegría y asombro, que estaba completamente curado. Cuando entró en su sala de audiencias, todos sus cortesanos, que estaban ansiosos por ver si se había efectuado la maravillosa cura, se sintieron abrumados por la alegría.

El médico Douban entró en la sala y se inclinó hasta el suelo. El rey, al verlo, lo llamó, lo hizo sentar a su lado y le mostró todo su reconocimiento.

Aquella noche le dio una túnica de gala larga y rica y le obsequió dos mil lentejuelas. Al día siguiente siguió llenándolo de favores.

Sin embargo, el rey tenía un gran visir que era avaro, envidioso y un hombre muy malo. Se puso extremadamente celoso del médico y decidió provocar su ruina.

Para hacer esto, pidió hablar en privado con el rey, diciendo que tenía una comunicación muy importante que hacer.

- ¿Qué es?, preguntó el rey.

- Señor, respondió el gran visir, es sumamente peligroso para un monarca confiar en un hombre cuya fidelidad no está probada. ¿Cómo sabes que este médico no es un traidor y que no está aquí para asesinarte?

- Estoy seguro, dijo el rey, que este hombre es el más fiel y virtuoso de los hombres. Si deseaba quitarme la vida, ¿por qué me curó? Deja de hablar en su contra. Ya veo que estás celoso de él, pero no creas que puedo volverme contra él. Recuerdo bien lo que un visir le dijo al rey Sindbad, su amo, para evitar que matara al príncipe, su hijo.

Lo que dijo el rey griego despertó la curiosidad del visir y le dijo:

- Señor, le ruego a su majestad que tenga la condescendencia de decirme lo que el visir le dijo al rey Simbad.

- Este visir, respondió, le dijo al rey Simbad que no se debe creer todo lo que dice una suegra, y le contó esta historia: Simbad el marino.

 

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!