La historia del pescador. Cuento para niños de Las mil y una noches

Cuentos árabes para niños

El cuento de Las mil y una noches, es una recopilación de cuentos árabes medievales que contiene distintos relatos que, una vez que terminan, de él surge otro cuento. 

Distintos autores han versionado estos relatos, entre ellos el escritor Andrew Lang, quien los simplificó y acortó haciéndolos más adecuados para niños. De Lang recuperamos este cuento para niños: La historia del pescador. 

Ver +: Cuento de Aladín y la lámpara mágica

Cuento árabe para niños: La historia del pescador

La historia del pescador, cuento de las mil y una noches

Hubo una vez un pescador tan viejo y tan pobre que apenas podía mantener a su esposa y sus tres hijos. Iba todos los días a pescar y todos los días establecía la norma de no tirar sus redes más de cuatro veces. 

Una mañana partió a la luz de la luna y llegó a la orilla del mar. Se desvistió y arrojó sus redes, y mientras las iba tirando hacia la orilla sintió un gran peso. Pensó que había atrapado un pez grande y se sintió muy complacido. Pero un momento después, al ver que en lugar de un pez solo tenía en sus redes el cuerpo de un asno y se decepcionó mucho.

Molesto de haber tenido tan mal botín, cuando hubo remendado sus redes, que el cuerpo del asno había roto en varios lugares, las arrojó por segunda vez. Al atraerlas volvió a sentir un gran peso, de modo que pensó que estaban llenos de peces. Pero solo encontró una gran cesta llena de basura. Estaba muy molesto.

- ¡Oh, fortuna!, gritó, no juegues así conmigo, un pobre pescador, que apenas puede mantener a su familia.

Diciendo esto, tiró la basura y, después de haber limpiado sus redes de tierra, las arrojó por tercera vez. Pero solo encontró piedras, conchas y barro. Estaba casi desesperado.

Ver +: Cuento de Simbad el marino

Luego lanzó sus redes por cuarta vez. Al recogerlas vio que había pescado una especie de lámpara amarilla, que por su peso parecía estar llena de algo, y notó que estaba sujeta y sellada con plomo, con la impresión de un sello. Estaba encantado. 

- La venderé en el mercado, se dijo a sí mismo, con el dinero que obtenga, compraré una saca de trigo.

Examinó la olla por todos lados y la agitó para ver si sonaba. Pero no escuchó nada, pero viendo su aspecto pensó que debía haber algo precioso dentro. 

Intentó abrirla de varias maneras sin conseguirlo así que, la puso frente a él, y mientras la miraba con atención, salió un humo tan denso que tuvo que retroceder uno o dos pasos. Este humo se elevó hasta las nubes y, extendiéndose sobre el mar y la orilla, formó una espesa niebla que causó gran asombro al pescador. Cuando salió todo el humo de la jarra, se juntó y se convirtió en una masa espesa en la que apareció un genio, dos veces más grande que el gigante más grande.

- Gran rey de los genios, gritó el genio, ¡nunca más te desobedeceré!

- ¿Qué es esto que estás diciendo, gran genio? Cuéntame tu historia y cómo llegaste a estar encerrado en esa lámpara.

- Háblame más cortésmente, dijo, si no quieres que acabe contigo, dijo el genio.

- ¿Por ibas a matarme? gritó el pescador. Acabo de liberarte.

- Pero eso no me impedirá matarte; y sólo te voy a conceder un favor, que es elegir la forma de tu muerte.

- ¿Pero qué te he hecho? preguntó el pescador.

- No puedo tratarte de otra manera, dijo el genio, y si no sabes por qué, escucha mi historia.

"Me rebelé contra el rey de los genios. Para castigarme, me encerró en esta lámpara de cobre, y puso en la tapa de plomo su sello, que es un hechizo suficiente para evitar que salga. Luego hizo arrojar la lámpara.

Durante el primer período de mi cautiverio juré que si alguien me liberaba antes de que pasaran cien años, lo haría rico incluso después de su muerte. Pero ese siglo pasó y nadie me liberó. En el segundo período juré que daría todos los tesoros del mundo a mi libertador, pero nunca vino.

En el tercer período, prometí hacerle rey, estar siempre cerca de él y concederle tres deseos todos los días; pero ese siglo pasó como los otros dos y yo permanecí en la misma situación. Me enojé por haber estado cautivo durante tanto tiempo, y juré que si alguien me soltaba, lo mataría de inmediato y solo le permitiría elegir de qué manera moriría. Ese eres tú, elige de qué manera vas a morir.

- ¡Qué hombre tan desafortunado soy por haberte liberado! Te imploro que me perdones la vida, lloraba el pescador, lloraba el pescador. Pero, ya que debo morir, antes de elegir la manera de mi muerte, te conjuro por tu honor que me digas si realmente estabas en esa lámpara o es un truco.

- Sí, lo estaba, respondió el genio.

- Realmente no puedo creerlo, dijo el pescador. Esa lámpara no podía contener ni uno de tus pies, ¿y cómo podría entrar todo tu cuerpo? No puedo creerlo a menos que te vea hacer eso.

Entonces el genio comenzó a transformarse en humo, que, como antes, se extendió por el mar y la orilla, y que luego, recobrándose, comenzó a regresar a la lámpara lenta y uniformemente hasta que no quedó nada afuera. Entonces vino una voz de la lámpara que le dijo al pescador:

- Bueno, pescador incrédulo, aquí estoy en la lámpara; ¿me crees ahora?

El pescador, en lugar de responder, tomó la tapa de plomo y la cerró rápidamente sobre la lámpara.

- ¡Ahora, genio! - exclamó-, pídeme perdón y elige con qué muerte morirás. Pero no, será mejor que te arroje al mar de donde te saqué, y yo construiré un casa en la orilla para advertir a los pescadores que vienen a echar sus redes aquí, contra la pesca de un genio tan malvado como tú, que jura matar al hombre que te libera .

Ante estas palabras, el genio hizo todo lo posible por salir, pero no pudo, debido al encanto de la tapa.

Luego trató de salir con engañándole con astucias.

- Si quitas la tapa, dijo, te lo pagaré.

- No, respondió el pescador, si confío en ti, me temo que me tratarás como un cierto rey griego trató al médico Douban. Pero esa es otra historia, ¿Quieres que te la cuente?

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!