El fantasma de Canterville. Cuento de terror para adolescentes

Cuento de miedo de Oscar Wilde

El fantasma de Canterville es una historia corta de Oscar Wilde que cuenta la historia de una familia estadounidense que llega a Inglaterra y se aloja en el Castillo de Canterville. A pesar de que todo el mundo les alerta ya que está encantado, a los Otis no parece importarles convivir con un fantasma. 

Te invitamos a leer la versión corta de este cuento de terror para adolescentes a los que les gustan las historias góticas, un relato fantástico que fue publicado por primera vez en en 1887. 

Cuento de terror para adolescentes: El fantasma de Canterville

El fantasma de Canterville, cuentos de terror para adolescentes

Cuando el estadounidense señor Otis, compró el castillo de Canterville, todos le dijeron que era una locura, ya que estaba embrujado. Pero el Sr. Otis no hizo caso a las habladurías. 

Unas semanas más tarde, el señor Otis, su esposa y sus hijos, Washington, Virginia y los gemelos llegaron a su nuevo hogar. Sin embargo, cuando entraron en el camino que dirigía hasta el Castillo de Canterville, el cielo de repente se oscureció y una quietud espeluznante se asentó en el aire.

La señora Umney, el ama de llaves, los condujo a la biblioteca del castillo, donde se sentaron y empezó a mirar a su alrededor. De repente, la Sra. Otis vio una mancha roja en el suelo junto al chimenea y le dijo a la Sra. Umney:

- "Me temo que algo se ha derramado allí".

- "Sí, señora", dijo el viejo ama de llaves en voz baja, "se ha derramado sangre en ese lugar".

- "Qué terrible", dijo la Sra. Otis. "Elimínela inmediatamente"

- "Es la sangre de Lady Eleanore de Canterville, quien fue asesinada en ese lugar por su marido, Sir Simon de Canterville, en 1575. Sir Simon desapareció siete años después. Su cuerpo nunca ha sido encontrado, pero su fantasma todavía acecha al Castillo. La mancha de sangre es una atracción turística ahora y no se puede eliminar ".

La señora Otis, quitando importancia a aquella historia, limpió ella misma la mancha del suelo. Pero tan pronto como la mancha de sangre desapareció, un terrible relámpago iluminó la habitación y un terrible trueno hizo temblar todo el edificio. 

Capítulo II: El fantasma de Canterville

Al día siguiente, cuando la familia bajó a desayunar, encontraron la terrible mancha de sangre de nuevo en el suelo. Washington la limpió por segunda vez, pero la segunda mañana apareció de nuevo. La tercera mañana también estaba allí, aunque la biblioteca estaba cerrada con llave.Y así, comenzaron a despejar las dudas sobre la existencia del fantasma.

Una noche, el señor Otis fue despertado por un ruido extraño en el pasillo. Era un sonido metálico y cada vez sonaba más cerca. El señor Otis se levantó y miró la hora. Era exactamente la una. De modo que el señor Otis se puso las zapatillas, se acercó a la puerta y la abrió. Allí, justo en frente de él, se paró el fantasma

Sus ojos eran tan rojos como carbones encendidos, el largo cabello gris caía sobre sus hombros y de sus muñecas y tobillos colgaban pesadas cadenas.

- Mi querido señor, dijo el señor Otis, debe engrasar esas cadenas. Es imposible dormir con semejante ruido fuera de las habitaciones. Por eso les he traído esta botella de lubricante, y estaré encantado de proporcionarle más si lo necesita .

Con estas palabras, el señor Otis cerró la puerta y volvió a la cama. Conmocionado, el fantasma de Canterville se quedó bastante inmóvil por un momento, pero luego gruñó furiosamente.

Justo en ese momento, los gemelos aparecieron en el pasillo y le arrojaron una gran almohada. El fantasma escapó apresuradamente a través de la pared y la casa volvió a quedar en silencio. Cuando el fantasma llegó a su pequeña cámara secreta, era la primera vez que le pasaba algo así.

Capítulo III: El fantasma de Canterville

El fantasma no apareció durante el resto de la semana. Lo único extraño que sucedió fue la mancha de sangre, que encontraban en el suelo de la biblioteca todas las mañanas. También fue bastante extraño que el color de la mancha cambiara de vez en cuando. Algunas mañanas estaba rojo luego marrón o violeta, o incluso verde. Estos cambios divirtieron mucho a la familia, e incluso hacían apuestas sobre el color que iba a aparecer.

La única persona que no entraba en las bromas fue Virginia. Por alguna razón inexplicable, estaba bastante molesta al ver la mancha de sangre y casi lloró la mañana que estaba verde.

La segunda aparición del fantasma fue el domingo por la noche. Poco después de que la familia se fuera a la cama, oyeron un terrible estruendo en el pasillo. Cuando los gemelos vieron al fantasma, comenzaron a dispararle guisantes con sus tirachinas, el fantasma muy enojado pasó a través de ellos como una niebla. También apagó la vela, dejándolos a todos en total. oscuridad.

En lo alto de las escaleras, el fantasma rió con su risa más horrible. En ese momento, se abrió una puerta y la señora Otis le dijo: 

- "Me temo que no se encuentra bien", dijo, "por eso le he traído esta botella de medicamento".

El fantasma la miró con furia y luego desapareció. Cuando llegó a su habitación, estaba completamente exhausto. Esta familia americana era extremendamente molesta.

Durante algunos días después de esto, el fantasma solo salió de su habitación para renovar la mancha de sangre. Sin embargo, el viernes 17 de agosto, a la medianoche salió de su cámara secreta y se deslizó a través del pasillos, cuando de repente, detrás de una esquina, un fantasma horrible se paró frente a él.

Como el fantasma de Canterville nunca había visto a otro fantasma antes, estaba terriblemente asustado. Él Rápidamente se apresuró a regresar a su habitación. Pero luego pensó que debería ir y hablar con el otro fantasma. Después de todo, dos fantasmas eran mejores que uno, y su nuevo amigo podría ayudarlo a asustar a los gemelos.

Sin embargo, cuando regresó al lugar, descubrió que no era real, sino sólo una sábana blanca que los gemelos habían colgado allí para jugarle una mala pasada. Muy molesto, el fantasma de Canterville regresó a su habitación.

Capítulo IV: El fantasma de Canterville

Durante cinco días, el fantasma no salió de su habitación. También abandonó  la mancha de sangre en el suelo de la biblioteca. Si la familia Otis no lo quería, claramente no lo merecían. Siempre que deambulaba por la casa, tenía cuidado de haberse engrasado las cadenas y de no hacer ruido. Sin embargo, al poco tiempo intentó asustarles de nuevo, pero lo único que consiguió fue caer presa de las bromas de los gemelos, que no le tenían ni miedo, ni respeto. 

Capítulo V: Relato corto de terror de Oscar Wilde

Un día, Virginia caminaba por el pasillo, cuando vio a una persona en una de las habitaciones y entró. Para su sorpresa, era el fantasma de Canterville en persona y se veía realmente triste.

- "Lo siento mucho por ti", dijo, "pero mis hermanos van a volver a Eton mañana, y entonces, si te portas bien, nadie te molestará ".

- "Es absurdo pedirme que me porte bien", respondió el fantasma, "debo hacer sonar mis cadenas y gemir por los ojos de las cerraduras y caminar de noche. Es mi única razón para existir ".

- "No es ninguna razón para existir, y sabes que has sido muy desagradable. La Sra. Umney nos dijo que habías matado a tu esposa ".

- "Bueno, lo admito", dijo el fantasma, "pero mi esposa no fue muy amable". "Te agradezco la preocupación,  eres mucho mejor que el resto de tu familia grosera y deshonesta ".

"¡No!" -exclamó Virginia dando un golpe con el pie-, "eres tú el que es grosero y deshonesto". 

Dicho esto, Virginia se dio la vuelta para salir de la habitación.

- "Por favor, no se vaya, señorita Virginia", gritó el fantasma; "Soy tan infeliz y realmente no sé qué hacer. Quiero irme a dormir y no puedo. Hace trescientos años que no duermo y estoy tan cansado".

- "Pobre, pobre Fantasma," murmuró; "¿No tienes un lugar donde puedas dormir? Bueno, conozco un lugar donde podrías dormir, es el Jardín de la Muerte, el cementerio.

- "Pero sólo si pides por mí y por mis pecados y rezas conmigo por mi alma, el Ángel de la Muerte tendrá piedad."

Cuando Virginia prometió ayudar al fantasma y orar por él, él se levantó de su asiento y la tomó mano y la besó agradecidamente. Luego la condujo a través de la habitación. Virginia vio la pared lentamente desvaneciéndose como una niebla, y un viento frío y amargo los rodeaba.

- "Rápido, rápido", gritó el fantasma, "o será demasiado tarde".

Luego, la pared se cerró detrás de ellos y la cámara quedó vacía.

Capítulo VI: cuentos góticos para adolescentes

El resto de la familia comenzó a buscar a Virginia ya que no había bajado a cenar. Pasaron las horas, pero no pudieron encontrar ni rastro de Virginia. Entonces, después de la cena, el señor Otis ordenó todos a la cama, diciendo que no se podía hacer nada más esa noche, y que él se pondría en contacto con Scotland Yard por la mañana.

Pero, cuando el reloj marcó la medianoche, se abrió una puerta secreta en la pared y en esa puerta estaba Virginia con una cajita en la mano.

- "¡Cielos! niña, ¿dónde has estado? dijo el señor Otis, bastante enojado, mientras pensaba que ella les había estado jugando una mala pasada.

- Papá, dijo Virginia tranquilamente. he estado con el fantasma. Está muerto, y debes venir y verlo. Había sido muy desagradable, pero estaba realmente arrepentido por todo lo que había hecho, y dio me esta caja de hermosas joyas antes de morir".

Luego condujo a los demás por un estrecho pasillo secreto hasta una pequeña habitación baja. Ahí la familia encontró el esqueleto de Sir Simon, que había muerto de hambre tras el encierro al que le sometieron los hermanos de su esposa.

Virginia se arrodilló junto al esqueleto y, cruzando sus manitas, comenzó a rezar. silenciosamente. Mientras tanto, uno de los gemelos estaba mirando por la ventana en la pequeña habitación y de repente dijo:

- "¡Mira! El viejo almendro tiene flores ".

- "Entonces Dios lo ha perdonado", dijo Virginia y se puso de pie.

Capítulo VII: relatos de miedo

Cuatro días después, comenzó un funeral en el castillo de Canterville. En un rincón tranquilo del cementerio, enterraron el esqueleto de Sir Simon. A la mañana siguiente, el Sr. Otis habló con el descendiente de Sir Simon, Sir Canterville, sobre las joyas el fantasma le había dado a Virginia. Su valor era tan grande que el señor Otis prefirió ser legal.

- "Mi querido Señor, su encantadora hijita salvó el alma de mi antepasado. Las joyas son suyas".

Las joyas fueron objeto de admiración en la primavera de 1890, cuando Virginia se casó con el duque de Cheshire. Después de su luna de miel, Virginia y su esposo se fueron a Canterville y al día siguiente de su llegada se dirigieron al cementerio. Virginia tenía unas hermosas rosas, que depositó sobre la tumba.

- "Nunca me has dicho lo que te pasó cuando te encerraron con el fantasma", dijo su marido.

- "Por favor, no me preguntes, no puedo decírtelo", dijo, "pero le debo mucho a Sir Simon. El me hizo ver qué es la vida, qué significa la muerte y por qué el amor es más fuerte que ambos".

FIN

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!