Cuento corto de Perseo y Medusa. Mitología griega para niños

Relatos para explicar la mitología griega a los niños

Perseo es uno de los personajes destacados de la mitología griega, era un héroe, mitad dios y mitad hombre que protagoniza algunos de los relatos más conocidos como el rescate de Andrómeda o la muerte de Medusa, que recogemos en este cuento.

Para que tus hijos puedan conocer un poco mejor quienes eran los dioses, humanos, ninfas y otras criaturas que siembran los relatos de la Grecia Antigua, hemos rescatado la aventura de Perseo y Medusa para convertirla en un cuento corto. Se trata de acercar la mitología griega a los niños.  

Relato para niños de Perseo y Medusa

Cuento de perseo y medusa para niños

Érase una vez un joven griegollamado Perseo que era mitad dios y mitad hombre. Su padre era el todopoderoso dios Zeus y su madre, Dánae, era una mortal de la ciudad de Argos, era una mujer muy hermosa, tanto que un malvado rey, Polidectes, quedó impresionado con su belleza y quiso casarse con ella.

Sin embargo, la mujer encontró a aquel rey desagradable, malvado y cruel y rechazó su oferta. El rey enfureció ante este rechazo y quiso secuestrarla para obligarla a estar con él.

El joven Perseo, al enterarse, acudió ante él y le pidió: 

- Por favor, abandona tu idea, si dejas ir a mi madre, haré lo que me mandes.

Aquel rey, despiadado y con mala intención, se burló de él y le pidió algo que parecía imposible: 

- ¿Quieres que libere a tu madre? Si así lo quieres, tendrás que traerme la cabeza de la gorgona Medusa.

Perseo se quedó impactado, aquello que le pedía el rey era casi una tarea imposible, era valiente y decidido, un buen orador e ingenioso pero, Medusa era un ser realmente peligroso. Las gorgonas eran tres hermanas muy desagradables, eran brujas horribles unas criaturas realmente peligrosas y despiadadas. La gorgona Medusa era una de las peores, en lugar de cabello en su cabeza, tenía serpientes y, con tan solo mirarla, los hombres quedaban convertidos en piedra. 

- He prometido hacer lo que mandaras, así haré y partiré para matar a Medusa, dijo Perseo encaminándose hacia su destino. 

El joven Perseo pensó que tenía pocas posibilidades pero, los dioses que observaban desde el Olimpo, quisieron darle una oportunidad a tan valiente guerrero. Le dieron una espada muy afilada, mucho mejor que cualquier espada que se hubiese hecho, y un escudo brillante como la plata y en el que se podía uno reflejar como en un espejo. 

Perseo partió con su espada y escudo en su viaje hacia la guarida donde las hermanas gorgonas tenían su guarida. Los dioses le habían indicado que "tres mujeres grises" conocían la ubicación. Y así, tiempo después encontró a tres mujeres mayores, vestidas con harapos, casi ciegas y sin dientes, eran ellas y pese a su reticencia, Perseo les obligó a darles la dirección de las malvadas gorgonas.

Cuando llegó a su guarida se sorprendió al verla llena de estatuas pero en seguida se dio cuenta de que debían ser aquellos que osaron enfrentarse a Medusa, quien les habría convertido en estatuas de piedra. 

Sigiloso, entró en la habitación donde Medusa dormía, levantó su brillante escudo y usó el reflejo de éste para poder ver donde estaba la gorgona sin mirarla directamente a los ojos. Y así, usando su espada, pudo cortarle la cabeza a Medusa y la metió en su bolso para llevarla a Polidectes. Las dos hermanas de Medusa, intentaron encontrar a Perseo para vengarse, pero no lo consiguieron.

El joven Perseo, regresó para salvar a su madre, Dánae, se presentó ante Polidectes y sacó la cabeza de Medusa ante el reyy toda su corte que quedó en aquel mismo momento, convertidos en piedra. Y así fue cómo salvó a su madre para después entregar la cabeza de medusa a la diosa Atenea, quien la pondría en su escudo. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!