Cuento corto de Teseo y el Minotauro. Mitología griega para niños

La mitología griega explicada a los niños en forma de cuentos

El relato de Teseo y el laberinto o Teseo y el minotauro forma parte de la mitología griega. Se trata de un mito que formaba parte de la cultura de los antiguos griegos, que creaban estos relatosy leyendas en los que dioses, humanos, ninfas y seres monstruosos poblaban la tierra.

Si quieres que tus hijos conozcan un poco más acerca de la mitología griega, puedes leer con ellos esta versión en forma de cuento corto de la historia de Teseo y el Minotauro. Un cuento en el que hay un sorprendente final.

Relato de Teseo y el Minotauro contado para niños

Teseo y el minotauro contado para niños

Érase una vez un rey llamado Minos que vivía en una bella isla llamada Creta. El rey tenía todo aquello que podía desear y, de vez en cuando, enviaba a su armada a Atenas, un pequeño pueblo al otro lado del Mar.  

El rey de Atenas estaba desesperado ante estos ataques y decidió construir su propia armada naval para combatir el ataque del rey Minos y mientras embarcó hasta Creta para ofrecerle un trato: 

- Si no atacas a Atenas durante 9 años, te enviaré a 7 niñas y 7 niños para que sean el almuerzo del temido minotauro".

El minotauro era el monstruoque tenía como mascota el rey Minos, era un ser que vivía en el corazón de un laberinto, en la isla de Creta. 

El rey minos aceptó el trato ya que adoraba a ese viejo monstruo y realmente atacaba Atenas como pasatiempo, por aburrimiento. 

El rey Minos no atacó y respetó el trato, sin embargo, eso tenía un precio muy alto para los atenienses que tenían que enviar a niños a ser devorados por el monstruo. El príncipe Teseo, hijo del rey de Atenas, sabía que habían de cumplir el trato, pero como no estaba dispuesto a sacrificar a los niños de su pueblo, le dijo a su padre que iría a Creta a matar al minotauro y así acabaría con el terror. 

Su padre le rogó que no fuera a enfrentarse a tan temible monstruo.

- Lograré materla, dijo Teseo, los dioses me ayudarán.

Teseo marchó rumbo a Creta, junto con 7 niños y 7 niñas y, el rey Minos junto a su hija, la princesa Ariadna, salieron a recibirles. La princesa miró fijamente a Teseo, tenía un plan oculto.

Aquella noche, escribió una nota a Teseo y la deslizó por debajo de la puerta de su habitación. 

"Querido Teseo,

Soy una princesa hermosa, pero también estoy muy aburrida. Sin mi ayuda, el Minotauro seguramente te tragará. Conozco uno o dos trucos que te salvarán la vida. Si te ayudo a matar al monstruo, debes prometer que me llevarás lejos de esta pequeña isla para que otros puedan admirar mi belleza. Si está interesado en este trato, reúnete conmigo en la puerta del laberinto en una hora. 

Princesa Ariadna"

Cuando llegó la hora, se reunieron ante la puerta del laberinto. La princesa Ariadna llevaba una espada y una cuerda. 

- Teseo, escóndelos dentro de la entrada del laberinto. Mañana cuando entres con los niños, espera a que la puerta se cierre, ata la cuerda a la puerta y desenróllala mientras te mueves por el laberinto. Así podréis encontrar el camino de vuelta. Y, con la espada, ya sabes lo que tienes que hacer con ella, dijo Ariadne. Pero, no olvides llevarme contigo cuando te vayas para que todo el mundo admire mi belleza. 

A la mañana siguiente, los niños atenienses y el Príncipe Teseo, se introdujeron en el laberinto y la puerta quedó cerrada con llave tras de ellos. Teseo ató un extremo de la cuerda a la puerta y les dijo a los niños que se quedaran junto a la puerta y se aseguraran de que la cuerda permaneciera atada para que pudiera encontrar el camino de regreso. Los niños se aferraron a la cuerda con fuerza y Teseo entró solo en el laberinto.

Usando la espada que Ariadna le había dado y mostrando un gran valor, Teseo se encontró con el temido minotauro, y vio que efectivamente era un terrible monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Se enfrentó a él en una cruenta lucha y logró matarle. A continuación, siguió el camino de la cuerda y llamó a la puerta para que le abrieran. 

La princesaAriadna estaba esperando, le abrió la puerta y, sin que nadie se diera cuenta, el Príncipe Teseo y los niños de Atenas corrieron hacia su barco y zarparon en silencio. La princesa Ariadne navegó con ellos.

De camino a casa, se detuvieron en busca de suministros en la pequeña isla de Naxos. La princesa Ariadna insistió en bajar a tierra pero, como no había mucho que hacer, pronto se quedó dormida mientras la gentes de aquella isla se reunían para admirar a la bella princesa dormida.

Teseo volvió a su barco y navegó de vuelta a Atenas con los niños mientras Arianda quedaba allí, durmiendo.

Después de todo, un trato es un trato.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!