14 poesías de dos estrofas para niños (poemas muy cortos)

Lee con tus hijos estos poemas de dos estrofas de autores muy conocidos

Los poemas son textos que están escritos en verso, es decir, cada una de las líneas de un poema se llama verso. La diferencia entre un texto en prosa y uno en verso es la rima y el ritmo.

Los poemas utilizan generalmente el recurso de la rima, la repetición de sonidos desde la última sílaba acentuada de cada verso. Además los versos pueden estar agrupados en estrofas y, las estrogas pueden ser de dos versos, tres, cuatro, cinco, ocho...

Para que tus hijos aprendan qué es un verso, cómo se agrupan en estrofas y cómo las estrofas componen un poema, te proponemos que leas con ellos estas 14 poesías de dos estrofas para niños. Son poemas muy cortos formados por estrofas de cuatro versos cada una o también, estrofas de tres y cuatro versos, cuatro y seis versos, etc. Es una estupenda y divertida manera para que los niños aprendan qué es una estrofa.

Poemas de dos estrofas para niños

Poemas de dos estrofas

1. El pajarito verde: poema de dos estrofas y cuatro versos

Morado y verde limón
estaba el poniente, madre.
Morado y verde limón
estaba mi corazón.

¡Verdugones de los golpes
de su rudo corazón!
... Morado y verde limón
estaba el poniente, madre.

Juan Ramón Jiménez

2. Canción espiritual

¡Ésta es mi vida: la de arriba,
la de la pura brisa,
la del pájaro último,
la de las cimas de oro de lo oscuro!

¡Ésta es mi libertad: oler la rosa,
cortar el agua fría con mi mano loca,
desnudar la arboleda,
cojerle al sol su luz eterna!

Juan Ramón Jiménez

3. Si yo nací campesino

Si yo nací campesino,
si yo nací marinero,
¿por qué me tenéis aquí,
si este aquí yo no lo quiero?

El mejor día, ciudad
a quien jamás he querido,
el mejor día -¡silencio!-
habré desaparecido.

Rafael Alberti

Ver también: bellos poemas de Rafael Alberti para niños

4. La plaza tiene una torre

La plaza tiene una torre,
La torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.

Ha pasado un caballero
- ¡quién saber por qué pasó! -
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama,
su dama y su blanca flor.

Antonio Machado

5. Todo es ronda: poesía de dos estrofas  y cuatro versos

Los astros son ronda de niños,
jugando la tierra a espiar...
Los trigos son talles de niñas
jugando a ondular..., a ondular...

Los ríos son rondas de niños
jugando a encontrarse en el mar...
Las olas son rondas de niñas,
jugando la Tierra a abrazar...

Gabriela Mistral

6. Mariposa

Mariposa del aire,
qué hermosa eres,
mariposa del aire
dorada y verde.

Luz de candil,
mariposa del aire
¡quédate ahí, ahí, ahí!...
¡Quétade ahí!
Mariposa, ¿estás ahí?

Federico García Lorca

7. En mi cara redondita

En mi cara redondita
tengo ojos y nariz,
y también una boquita
para hablar y para reír.

Con mis ojos veo todo,
con la nariz hago achís,
con mi boca como como
palomitas de maíz.

Gloria Fuertes

Ver también: 10 poemas de Gloria Fuertes

8. Poema a Papá Noel con dos estrofas

Para Papá Noel le dejo un calcetín
y para el rey Gaspar
un zapato gris.

El otro zapatito
se lo dejo a Melchor
y para Baltasar
una carta con amor.

9. Madrigal

Por tus ojos verdes yo me perdería,
sirena de aquellas que Ulises, sagaz,
amaba y temía.
Por tus ojos verdes yo me perdería.

Por tus ojos verdes en lo que, fugaz,
brillar suele, a veces, la melancolía;
por tus ojos verdes tan llenos de paz,
misteriosos como la esperanza mía;
por tus ojos verdes, conjuro eficaz,
yo me salvaría.

Amado Nervo

10. Yo soy quien libre me vi

Yo soy quien libre me vi,
yo, quien pudiera olvidaros;
yo só el que, por amaros,
estoy, desque os conoscí,
«sin Dios, y sin vos, y mí».

Sin Dios, porque en vos adoro,
sin vos, pues no me queréis;
pues sin mí ya está de coro
que vos sois quien me tenéis.
Assí que triste nascí,
pues que pudiera olvidaros.
Yo so el que, por amaros,
estó, desque os conoscí,
sin Dios, y sin vos, y mí».

Jorge Manrique

11. Viaje sin llegada

La Tierra como león enjaulado
da vueltas alrededor del Sol
con su cadena de hombres.

Desde que hemos nacido viajamos
a ciento doce mil kilómetros por hora.
La Tierra no se para
y sigue dando vueltas,
por eso hay tanto viento,
por eso siempre hay olas,
por eso envejecemos tan deprisa,
por eso estamos locos,
porque toda la vida haciendo un viaje sin llegada
cansa mucho los nervios.

Gloria Fuertes

12. Cultivo una rosa blanca

Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.

José Martí

13. Tu nombre

Nace de mí, de mi sombra,
amanece por mi piel,
alba de luz somnolienta.

Paloma brava tu nombre,
tímida sobre mi hombro.

Octavio Paz

14. Copla

Mi vecina la tortuga
Come y come todo el tiempo y todos los días
Aunque a veces come orugas
Que están encima de las ramillas.
En el parque cantamos

Con mis amigas las hormigas
Cantamos porque queremos
Que nos lleven de viaje a las Indias.

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!