La fertilización y la concepción de un bebé: así se produce

El crecimiento del embrión en el útero materno

La fertilización y la concepción de un bebé se produce cuando sólo un espermatozoide penetra en el óvulo y da lugar a un embrión. Una vez fuera del folículo, el óvulo (célula reproductora femenina) va a tardar menos de 24 horas en llegar a la trompa de Falopio, el lugar donde tiene lugar la fecundación. Los espermatozoides (células reproductoras masculinas) lo tienen más difícil: unos 18 cm separan la vagina de la trompa de Falopio. Por eso, únicamente los espermatozoides más capacitados conseguirán hacer el recorrido. De todos ellos, solo uno, el mejor dotado, será el que finalmente fecunde el óvulo, atravesando la pared de la célula femenina con su cabeza.

La fertilización: la concepción de un bebé

Fertilización, la concepción del bebé

Cuando espermatozoides y óvulo se encuentran en la trompa de Falopio, se produce la fertilización. Cuando ese único espermatozoide penetra en el óvulo, la zona pelúcida se endurece para evitar el ingreso de espermatozoides adicionales. La nueva célula así creada contiene ya todos lo caracteres del futuro bebé, desde el color del pelo y los ojos, hasta la predisposición para padecer ciertas enfermedades

El embrión y la multiplicación celular

Ya unidos espermatozoide y óvulo, la nueva célula se denomina embrión.

Tras la fertilización, el embrión comienza a dividirse. Una célula se divide en dos células: dos células forman cuatro… y así sucesivamente, en una progresión geométrica que se conoce como división celular.

Al mismo tiempo, el embrión empieza a migrar por la trompa de Falopio hacia el útero. Los cambios hormonales que tuvieron lugar antes de la liberación del óvulo afectan a la membrana del útero (endometrio), que se prepara para acoger al embrión.

El crecimiento del embrión en el útero

El embrión se desprende de su corteza y se implanta en la membrana uterina. Ese embrión recién implantado comienza a producir una hormona llamada gonadotropina coriónica humana (hCG, sigla en inglés).

La hCG producida por el embrión se detecta primero en el torrente sanguíneo de la mujer. A medida que aumentan los niveles de hCG, parte de ella pasa por los riñones de la mujer y termina en la orina.

Los tests de embarazo de sangre y orina se basan en la detección de hCG .

¿Quieres saber cuáles son los 10 pasos clave para un embarazo? Pincha aquí

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios (1)

24 feb 2017 22:24 valentina

me ayudo mucho para la tarea