Consejos para mejorar la escritura de tus hijos

¿Cómo evoluciona la escritura de tus hijos?

Muchos padres nos preguntamos cuál es la edad idónea para iniciar a nuestros hijos en el aprendizaje de la escritura. Lo más recomendable es que en la Educación Infantil (3, 4 y 5 años) se tenga un primer contacto con el lenguaje escrito sin exigir a los niños que al finalizar este periodo sepan leer y escribir con normalidad. En esta etapa los niños realizan trazos y se familiarizan con los diversos instrumentos: ceras, lápices…, desarrollan su capacidad para dibujar, empiezan a conocer algunas letras y palabras, como su nombre; todo de una forma lúdica que despierta su interés por el lenguaje escrito. En esta etapa 4-6 años podemos hablar de iniciación al proceso lecto-escritor. Independientemente del método pedagógico que se utilice prevalecerá el interés del niño y requerirá mucha paciencia y comunicación.

Actualmente con la metodología constructivista, igual que sucede en la lectura, los niños usan la escritura para comunicarse, expresarse o entretenerse, inventándola según sus propias reglas y aproximándose poco a poco al sistema convencional mediante un proceso que va avanzando unido a sus etapas evolutivas.

¿Qué es la Grafomotricidad?

La grafomotricidad está ubicada dentro de la motricidad fina (relacionada ésta con una mayor precisión en los movimientos y que se refiere, fundamentalmente, a la coordinación ojo-mano).

El desarrollo del gesto fino se lleva a cabo a través de una serie de ejercicios que requieren precisión, rapidez y control de movimientos en las manos y en los dedos. Las técnicas necesarias para el aprendizaje de la escritura desarrollan una serie de conductas necesarias para, posteriormente, realizar el gesto gráfico con significado y constituyen la base para los primeros grafismos. En la línea del tiempo, el antecedente más representativo de la grafomotricidad es el garabateo; se desarrolla de manera simultánea al dibujo espontáneo o al dibujo con modelos y precede a la escritura.

Los trazos surgen partiendo de movimientos voluntarios realizados por la mano y el brazo y se llaman “Gestos Gráficos”. Partiremos de los palotes simples y combinados hasta llegar a los complejos bucles, pasando por círculos y espirales con el objetivo de llegar a las primeras letras y números.

¿Estará preparado para escribir?

Una serie de indicadores nos darán pistas:

  • Existencia de buena coordinación visomotora.
  • Desarrollo adecuado de la memoria visual auditiva.
  • Desarrollo adecuado de la lateralidad.
  • Control motor apropiado en el trazo.
  • Buena señalización del punto de arranque (inicio) en cada grafía.
  • Sentido y direccionalidad adecuados.
  • Buena percepción del intervalo en cada grafismo.
  • Constancia de forma, bien percibida.

Etapas de lectoescritura

Antes de la etapa de escritura pre-silábica no hay comprensión de simbolismo en las letras, por lo que no diferencian letras de dibujos. Aparecen los grafismos primitivos o primeros intentos de la escritura y, gradualmente, irán avanzando hacia el nivel siguiente.

A continuación os presentamos una secuenciación muy interesante de las etapas evolutivas de la escritura infantil que os aproximará al momento evolutivo en el que se encuentran vuestros hijos:

  1. Escritura pre-silábica, donde el niño diferencia letras y números de otro tipo de dibujos y reproduce los rasgos imitando trazos sin linealidad, orientación ni control de cantidad, con diferentes niveles.

  2. Escritura silábica, donde cada letra tiene el valor de una sílaba y el niño utiliza letras o pseudo-letras.

  3. Escritura silábica- alfabética, como periodo de transición en el que algunas letras mantienen el valor silábico- sonoro, mientras que otras no.

  4. Escritura alfabética, donde a cada letra le corresponde un valor sonoro.

Recomendaciones que favorecen el aprendizaje de la escritura:

  • Diseñar un abecedario ubicado al alcance de los niños y que lo tengan a la vista.
  • Crear un ambiente de alfabetización.
  • Utilizar juegos de letras magnéticas, tarjetas de vocabulario, rompecabezas de letras.
  • Mostrar la presencia de letras y palabras en el entorno cotidiano del niño.
  • Hablar sobre las características y la convencionalidad de la escritura.
  • Leer libros o revistas con los niños, escribir líneas con los niños delante y explicarles los distintos signos que acompañan a la escritura.
  • Incentivarlos para que escriban su nombre en carteles, tarjetas de invitación de cumpleaños…
  • Generar situaciones reales de comunicación escrita. Ejemplos: Escribir una carta, un mensaje por e-mail…
  • Plantear propuestas para que los niños elaboren un texto empleando estrategias de escritura adecuadas a la circunstancia comunicativa. Ejemplos: Escribir una receta de cocina, las instrucciones de un juego…

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!