Preadolescencia: los niños cada vez crecen más rápido

El crecimiento psicológico de niños entre 8 y 10 años

"¿Un juguete? ¡pero si tengo diez años!" Esta pequeña frase, recogida en un artículo del Washington Post, ilustra un fenómeno cada vez más común en Estados Unidos, que los especialistas denominan KGOY, niños que crecen más jóvenes, es decir, niños que crecen cada vez más rápido.

Si la "compresión de la edad", otro término utilizado por los especialistas, afecta a todos los niños, incluidos los bebés, que podrían, a partir de los 18 meses, reconocer una marca de juguete o de cereales del desayuno, son los niños de 8 a 12 años los que parecen ser los más afectados.

Los niños adoptan el comportamiento de los adultos demasiado pronto

Preadolescentes

Tweens (en inglés), es decir niños "entre" (between) la niñez y la adolescencia,  están regidos por tres canales principales, según los psicólogos: cine, música e Internet.

"Los medios de comunicación están utilizando conceptos cada vez más sofisticados para los niños, la ironía, el sarcasmo o la inversión de roles, especialmente en relación con los padres", señala el Dr. J. Lane-Tanner, pediatra del Oakland Children's Hospital, California. También da lugar a una exposición cada vez más temprana de los jóvenes a las actividades de los adultos, como la violencia, la sexualidad y las drogas.

Además, los padres ya no quieren tener autoridad sobre sus hijos, sino que quieren que sus hijos comprendan por qué están tomando tal o cual decisión; esto acelera el crecimiento psicológico de los niños de 8 a 10 años. "Y nuestros estudios muestran que esto los pone en riesgo en su desarrollo", dice Jeanne Brooks-Gunn, profesora de psicología en la Universidad de Columbia. Por lo tanto, si los niños adoptan un comportamiento adulto demasiado pronto, podría ser perjudicial en su vida adulta real...

Esto no impide que los anunciantes se orienten cada vez más a estos consumidores. Los preadolescentes estadounidenses gastarían, según Preteens Planet, 41.000 millones de dólares en 2005, un 33% más que en 2000.

La última táctica: la publicidad en las escuelas. Así, encontramos que los preadolescentes son bombardeados por anuncios insertados en programas escolares de televisión, carteles en sus gimnasios o su autobús escolar. Los anunciantes aprecian especialmente a esta audiencia. Hasta el punto de que ahora existen consultores que promueven alianzas entre escuelas y empresas.

Este fenómeno empieza a preocupar a un buen número de asociaciones, sin contar las Iglesias. La Primera Iglesia Presbiteriana de Wellsboro, Pensilvania, se quejó el año pasado en uno de sus boletines de que estos niños que crecen demasiado rápido ya no quieren ir a misa los domingos: no solo consideran que "es para los más pequeños" , pero además, prefieren ganar un poco de dinero con un trabajo que no les lleve mucho tiempo. ¿Su meta? Consumir aún más, por supuesto.

Irene Frat, La Croix © Bayard Presse, 25 junio 2003 

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!