Preadolescencia: la temprana transición de la infancia a la adolescencia

Los niños cada vez entran antes en la adolescencia

Una larga encuesta, realizada por el sociólogo Michel Fize, confirma una entrada cada vez más precoz en la adolescencia. En esta entrevista, Michel Fize, sociólogo, investigador del CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique) y autor de una encuesta sobre el ingreso a la adolescencia, nos da una serie de claves sobre la, cada vez más precoz, transición de la infancia a la adolescencia: la preadolescencia.

Entrevista a un experto sobre la preadolescencia: "Los niños ya no quieren ser niños"

preadolescencia

¿Cómo pudiste estudiar la transición de la niñez a la adolescencia?

De 1995 a 2001, seguimos el desarrollo de una clase de treinta estudiantes, de primaria a secundaria, en una escuela católica privada en la región de París. Es decir quince chicos y quince chicas, a quienes conocimos cuando tenían nueve o diez años, cuando pasaban de la niñez a la adolescencia. Esta entrada en la adolescencia es un viaje físico y mental, un ensamblaje complejo tanto fisiológico como psicológico, social, cultural e incluso político, y esto es lo que queríamos estudiar.

¿Dónde comienza la adolescencia?

Ahora podemos decir que la entrada en la adolescencia precede a la pubertad. Los primeros signos de la adolescencia son culturales y aparecen cuando todos los niños, y la mayoría de las niñas, son impubescentes. Primero está el cambio en el lenguaje, con el uso de un nuevo vocabulario, luego el look, la ropa "trendy", pero también el peinado, los objetos distintivos ... y finalmente las elecciones deportivas y musicales, cuando juegan al fútbol. Skateboarding o patinar por ejemplo, cuando adoptan el rap y el techno.

Esto sucede en unos meses, salvo unos pocos "resistentes" que no quieren encerrarse en la norma, y ??no necesariamente corresponden a ingresar a la universidad. Para nosotros, este fenómeno debería llevarnos a cambiar la definición tradicional de edades. De cero a siete, los niños seguramente son niños; de los ocho a los diez años, ya es más vago, y más allá, nos parece que hay que hablar de jóvenes adolescentes. Las niñas no maduran más rápido, en mi opinión, pero avanzan más rápido en la maduración corporal que los niños y, sobre todo, son más capaces de expresarse, de verbalizar.

¿Cómo se pueden explicar estas evoluciones de la preadolescencia?

Es una cuestión de información e imágenes. No hay duda de que los niños reciben multitud de ellas, mucho más que antes, de las que retienen una buena parte, aunque haya mucho desperdicio, porque no siempre se entiende la información sin explicación. Hay televisión, videos musicales, programas, series americanas y australianas, radios juveniles, revistas especializadas pensadas para ellos, llenas de imágenes y estímulos ... Todo esto obviamente influye. Es una apisonadora que afecta a todo el mundo, desde los más jóvenes a los más cercanos a la adolescencia. 

Nuestra sociedad democrática apunta a la homogeneización y tiene un gran éxito. La universidad en particular es un formidable lugar de presión. Y luego todo este movimiento trae dinero, con moda, ropa, música ... ¡Si la ropa no la hace el adolescente, él aporta! Es muy perverso. Los medios crean el fenómeno, en particular la televisión, lo desarrollan, lo mantienen, ¡y luego se sorprenden con él!

Entonces, ¿este fenómeno sería creado desde cero por nuestra sociedad?

Los sociólogos estamos aquí para observar los desarrollos, no para estigmatizarlos. Solo podemos señalar las dificultades que esto puede plantear. Los psicólogos hablan de una adolescencia demasiado temprana, esa es una forma de reconocerlo. Es cierto que los niños ya no quieren ser niños, el estatus más inferior, el más dependiente (¡incluso vestimos de negro a los bebés, como adolescentes!).

Estas pequeñas "lolitas" tampoco quieren parecerse más a su madre, se identifican con cantantes famosas, que están en algún lugar entre la hermana mayor y la joven. ¡Y a las madres también les gustaría verse como estas imágenes en la televisión, o incluso a sus hijas!

Christine Legrand, La Croix © Bayard Presse, 25 junio 2003 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!