5 reglas para tratar con niños tiranos

Síndrome del Emperador: por qué se convierten en niños tiranos

Cuando hablamos del Síndrome del Emperador o del Niño Tirano nos referimos a un fenómeno muy frecuente que consiste en comportamientos y actitudes del niño/a encaminados a dominar psicológicamente a los padres u otros cuidadores.

Estas conductas, a corto plazo, pueden producir problemas en la familia manifestados en enfados, gritos frecuentes entre padres e hijos… derivando un aislamiento y reduciendo al máximo las interacciones con familiares y amigos.A largo plazo podríamos encontrarnos con adolescentes que podrían utiliza la fuerza física para controlar y dominar a sus padres e incluso profesores.

“El niño, en muchos hogares, se ha convertido en el dominador de la casa; se ve lo que él quiere en la televisión; se entra y se sale a la calle si así a él le interesa; se come a gusto de sus apetencias. Cualquier cambio que implique su pérdida de poder, su dominio, conlleva tensiones en la vida familiar; el niño se vive como difícil, se deprime o se vuelve agresivo. Las pataletas, los llantos, sabe que le sirven para conseguir su objetivo. Son niños caprichosos, consentidos, sin normas, sin límites, que imponen sus deseos ante unos padres que no saben decir no”. Revista electrónica de información para padres de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). JAVIER URRA

Características del Niño Tirano

  • Se muestran tristes o enfadados durante mucho tiempo y de manera frecuente: En gran cantidad de ocasiones no sabemos muy bien cómo marcar los límites a los niños. Algunos padres, además, tienen miedo de frustrar a los hijos y no quieren imponerles casi ninguna norma evitando, en los posible, decirles “No“.
  • Utilizan la rabieta, la pataleta o los gritos para conseguir lo que quieren.
  • Exigen continuamente atención de sus padres: la frustración es un sentimiento indispensable en el desarrollo infantil: el niño necesita, desde que tiene más o menos un año, rutinas, reglas y límites claros sobre lo que puede y no puede hacer. De hecho, uno de sus deportes favoritos consiste en poner constantemente a prueba a sus padres para ver hasta dónde puede llegar.
  • Discuten las normas y no saben aceptar el “NO”.
  • No reconocen las figuras de autoridad en la escuela, en casa ni en los diversos ambientes en los que se desenvuelven.
  • Tienen un sentimiento exagerado de la propiedad. Todo “¡es mío!”: El problema va creciendo y la familia tiene la sensación de que “se les ha ido de las manos…” Mientras vamos justificando hechos con frases como. “Este niño tiene mucho carácter”, “es normal que actúe así, es muy pequeño…”

 Tipos de niños y adolescentes tiranos

Siguiendo a la psicóloga Silvia Yankelevich encontramos los siguientes: 

  • El manipulador simpático: el más común y que oculta una doble cara.
  • El manipulador seductor: Con su atractivo aprovecha para acercarse y abusar de sus presas.
  • El manipulador altruista: que con su falsa bondad espera la recompensa encubierta a todo lo que ofrece, da y presta.
  • El manipulador culto: que haciéndose pasar por inteligente deja en mal lugar a la gente de su alrededor ante su aparente sabiduría.
  • El manipulador tímido: que haciéndose eco de una persona cercana, juzga, critica y expande sus sospechas sobre los demás.
  • El manipulador dictador: que junto al seductor, son los más notables en el síndrome del emperador por ser la violencia su principal arma de expresión.

5 Reglas para tratar al niño tirano

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de tratar con un niño tirano es limitar su comportamiento y ponerle frenos desde muy pequeño, en el momento en que comience a dar muestras de su actitud de tiranía.

  1. La pareja debe de estar de acuerdo en cómo quieren educar a sus hijos, el modelo educativo integral que defienden en conjunto y sin inquietudes para que el niño no se aproveche.
  2. La vida del niño debe tener unos horarios, unas normas y unas rutinas para que sepa qué es lo que se espera de él o e ella en  cada momento.
  3. Podemos ayudar a nuestro hijo a elegir la mejor conducta, pensando y hablando con calma antes de tomar la decisión. No se trata de prohibir continuamente, las amenazas sólo transmiten inseguridad al niño.
  4. Si nuestro hijo grita o da patadas debemos respirar y contenernos, no podemos hacer lo mismo que él.
  5. En lugar de discutir o intentar negociar le recordaremos  las reglas de respeto que hay en el hogar. El niño tirano se caracteriza por la falta de empatía y no es eficaz justificar cada acción que emprendamos.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Educar con limites

    ¿Pones los límites necesarios a tus hijos?

  • Padres modelo

    ¿Eres un buen modelo de conducta para tus hijos?

  • Padres helicoptero

    ¿Sabes si sois unos 'padres helicóptero'?

  • Niños consentidos

    ¿Consientes demasiado a tus hijos?

  • Consejos para tratar el carácter de los niños

    Consejos para tratar el carácter de los niños

  • Niños rebeldes y respondones

    Niños rebeldes y respondones

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!