Qué hacer para que los niños obedezcan sin gritarles

¿Es posible educar a los niños sin gritar y repetirlo mil veces? Sí. Lo es.

Mi experiencia profesional como asesora educativa me ha enseñado que una de las dificultades más frecuentes de los padres es conseguir que los niños obedezcan sus órdenes sin tener que repetirlas mil veces: «guarda tus cosas», «pon la mesa», «haz los deberes»... A nadie le gusta tener que gritar pero a veces parece inevitable.

¿Por qué es tan complicado hacer cumplir las órdenes? Una de las razones es que a nadie le gusta que le digan lo que debe hacer, y tam­­poco a los niños. Por eso, que cumplan ciertas órdenes es un reto. Agotador, ¿verdad? Muchos de los padres que asisten a mis talleres Educar sin gritar me preguntan: «¿Cómo podemos conse­­­­guirlo sin tener que enfadarnos?». 

Algunas estrategias nos pueden ayudar

La primera consiste en utilizar un tono de voz y un lenguaje corporal adecuados para que com­­prendan que el mensaje es importante. Tenemos que agacharnos hasta la altura del niño, fijar la mirada en sus ojos y hablar usando frases breves con voz serena y baja. Cuanto más tranquilo y bajo sea el tono de voz, más eficaz resultará. Tener confianza en nuestra autoridad es im­­por­­tante para hacerlo bien.

Nunca debemos dar órdenes sin estar seguros de que podremos lograr que se cumplan: nada nos desautoriza tanto como dar una orden, que no se cumpla y no poder hacer nada al respecto. Por tanto, si no tenemos claro cómo lo conse­­guiremos, mejor hablar de forma no imperativa.

Una manera, muy eficaz y de gran valor edu­­cativo, consiste en dejar elegir a los niños en­­tre hacer lo que les decimos o no hacerlo, anunciándoles saber cuáles van a ser las consecuen­­cias.

Imaginemos, por ejemplo, que nuestro hijo no quiere venir a cenar. Podemos decirle: «Puedes elegir entre venir ahora o bien más tarde, pero ten en cuenta que, si vienes más allá de las ocho, no nos va a dar tiempo a contar un cuento antes de ir a la cama». Si el niño viene más tarde, deberá asumir las consecuencias de la elección que ha hecho. No hará falta que nos enfademos en ningún momento: senci­­lla­­mente deberemos cumplir lo que hayamos anun­­­­ciado que sucedería. Es importante que estas consecuencias sean lógicas, es decir,que haya una  relación entre el hecho y su consecuencia,que ayude al niño a ver el sentido de aquello que hay que hacer. La mejor forma de perca­­tarse de dicho sentido consiste en experimentar el resultado, lo cual es más efectivo y educativo que la presión y las amenazas. Hay que escoger bien las consecuencias y gestionar adecuada­­mente los berrinches que muchas veces llegan cuando a los niños no les gusta lo que sucede.

Dar instrucciones en afirmativo es otra táctica que da buenos resultados. En lugar de «no chi­­lles», por ejemplo, es mejor decir «habla más bajo».

También funciona muy bien dar mensajes de ánimo y positivos. Mejor decir «Si piensas en llevarte todo lo que necesitas, tu misión será un éxito» que «Si no te acuerdas de llevarte todo lo necesario, fracasarás».

La precisión y los mensajes claros también ayu­­dan a conseguir que los niños nos obedez­­can.

Conviene evitar la expresión «pórtate bien», pues­­to que es imprecisa (no todo el mun­­do entiende lo mismo por portarse bien). Si de­­sea­­mos que nues­­tro hijo se comporte en la farma­­cia, por ejemplo, en vez de decirle «Cuando entremos en la far­­macia, pórtate bien» vale la pena precisar más: «En la farmacia, saluda y no toques nada mien­­tras me atienden». Y si hay que recriminarle una conducta inadecuada, di­­gá­­mosle exacta­mente qué fue lo que nos pa­­reció incorrecto y animémosle a hacerlo mejor la próxima vez.

Evitar las órdenes innecesarias, celebrar lo que está bien para reforzarlo, ser comprensivos con las situaciones y ser asertivos al ordenar son otros recursos efectivos para evitar tener que repetir las cosas demasiadas veces y para lograr el objetivo de que nuestros hijos nos obedezcan. Es posible: con paciencia y con constancia.

Texto: Alba Castellví para Caracola 317, septiembre 2017. www.albacastellvi.cat

DESCUBRE LA REVISTA CARACOLA PARA NIÑOS DE 4 A 6 AÑOS

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Las rabietas de los niños

    Las rabietas de los niños

  • Niños y niñas desobedientes

    Niños y niñas desobedientes

  • Bebe dormir solo

    Cómo hacer que el bebé duerma solo

  • Cómo enseñar a los niños a tener paciencia. Educar en valores

    Cómo enseñar a los niños a tener paciencia. Educar en valores

  • Educar a los niños en la solidaridad. Valores para niños

    Educar a los niños en la solidaridad. Valores para niños

  • Cómo educar a niños responsables

    Cómo educar a niños responsables

  • Cómo educar al niño para que sea independiente

    Cómo educar al niño para que sea independiente

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!