El acoso escolar: del patio del colegio a las redes sociales

Los casos de ciberacoso escolar suelen darse en grupos de WhatsApp de la clase y redes sociales

Tanto el acoso escolar como el ciberbullying es un tema difícil de tratar entre padres e hijos. Generalmente preferiríamos no tener que hablar de un asunto asípPero, para no tener que enfrentarnos a ese problema o para reaccionar de forma adecuada si se produce, lo mejor es informarse bien y hablarlo con ellos, señalando los puntos indispensables. Así los niños, en el caso de sufrir algún conflicto, serán más receptivos a hablar con los padres o profesores.

Y es que, aunque los casos de acoso escolar se han dado siempre pese a los esfuerzos por erradicarlos, los últimos tiempos nos han dejado alarmantes casos de acoso en redes sociales o lo que se conoce como ciberbullying. De hecho, actualmente el acoso escolar ha pasado del patio del colegio a las redes sociales, aumentando dramáticamente los casos de niños víctimas de acoso a través de chats o perfiles sociales.

Qué es el acoso escolar y el ciberbullying

acoso escolar y ciberbullying

Lo más conveniente es estar bien informados sobre un tema antes de tratarlo con nuestros hijos. No todo conflicto entre niños es acoso escolar y, actualmente, puede suceder tanto en el patio del colegio como en las redes sociales, un problema que se acrecenta día a día. Por lo tanto, es fundamental que los padres contemos con información precisa a la hora de afrontar este problema.

Es importante diferenciar la agresión (física o psicológica) que puntualmente un alumno puede sufrir o ejercer en un determinado momento, de una conducta repetida y agravada en el tiempo, que es lo que conocemos con acoso o bullying. 

El acoso escolar suele implicar burlas, agresiones, aislamiento, insultos, intimidaciones, etc. Es un hecho que suele repetirse de forma prolongada en el tiempo y, el acosador suele estar apoyado por un grupo. Todos ellos actúan contra la víctima indefensa. La pasividad de los demás que presencian o son conscientes del hecho, agrava la stuación de acoso. 

¿Qué es el ciberbullying?

El ciberbullying, también conocido como ciberacoso, supone un ataque a un niño utilizando medios de comunicación (digitales) , como teléfonos móviles o Internet. Esto significa que los niños son repetidamente humillados y/o atacados verbalmente a través de grupos de chat o en las redes sociales.

¿Cómo se manifiesta el acoso escolar?

Si bien tiempo atrás la situación se daba presencial y los problemas ocurrían en el patio del colegio, actualmente se está dando cada vez una situación de acoso en redes sociales, es lo que se conoce como ciberacoso.

Un estudio de Save the Children puso en evidencia que las consecuencias de la violencia digital actualmente supera al bullying tradicional. Según este informe, casi 530.000 jóvenes de entre 18 y 20 años reconoce haber sufrido este tipo de violencia a través de las redes. De hecho, de vez en cuando, somos testigos a través de las propias redes sociales del acoso al que se ven sometidos algunos niños. 

Es posible que recuerdes el caso del niño que se quedó solo en su fiesta de cumpleaños ya que todos los compañeros se han puesto de acuerdo en no ir o el niño al que le cantaban el cumpleaños feliz mientras recibía insultos y burlas. Estos y otros vídeos han dado la vuelta al mundo, en algunas ocasiones, han sido publicados por familiares a modo de denuncia, mientras que en otras, son los propios acosadores quienes publican el acoso, vanagloriándose así de tan lamentable acción.

En la mayoría de los casos, los niños más vulnerables, los que muestran alguna diferencia apreciable o que tienen más problemas para hacer amigos, son aquellos que son objeto del acoso de los demás, bien sea en el patio del colegio o en redes sociales.

Cómo saber si mi hijo está siendo acosado 

¿Nuestro hijo tiene más probabilidades que otros de sufrir acoso escolar? Observadle y estudiad su temperamento. Cuanto más nervioso, inhibido, influenciable e inseguro es un niño, más riesgo corre de ser sometido a presión, de que lo engatuse otro niño manipulador y líder de una pandilla.

En relación al ciberacoso escolar que sucede en los grupos de WhatsApp formados en el aula, los comentarios insultantes llegan incluso los fines de semana o, a menudo, durante toda la tarde y la noche. A menudo se excluye a las personas o se forman grupos con el único propósito de humillar o ridiculizar a alguien, por lo tanto, conviene estar en contacto con otros padres para conocer si existen o no estos grupos.

Cómo saber si mi hijo está acosando a otro niño

¿Está mi hijo acosando a otro niño? Ya que las redes sociales son hoy en día un lugar donde parece que todo vale. Es fundamental estar pendientes del uso que nuestros hijos hacen de las nuevas tecnologías. 

Educar a nuestros hijos no es darles un móvil y unas recomendaciones, es trabajar día a día y enseñarle qué es la tolerancia, cómo usar un móvil, qué conductas son adecuadas y cuáles son reprobables. Y, además, debemos estar pendientes de cuánto tiempo pasa con el móvil, qué aplicaciones usa, cómo se comunica con los demás, qué mensajes envía... Solo así podremos detectar a tiempo si nuestro hijo está realizando ciberbullying a otro niño.

Los padres podemos sentirnos muy impotentes al enterarnos de que nuestro hijo ha chantajeado a otros. El niño que acosa, es un niño que no se siente a gusto consigo mismo. Es un síntoma de problemas relacionales y, a veces, de un rechazo a las normas de autoridad. También él necesita ayuda.

No hay que temer a las palabras en un caso de acoso escolar

En el acoso escolar es fundamental poner nombre a los comportamientos y a las emociones en juego: miedo, vergüenza, víctima, justicia. Hay que decir claramente a los niños que, a menudo, la vergüenza y el miedo impiden hablar. Aún siendo víctima, el niño chantajeado se siente culpable de no haber tenido fuerza para defenderse y haber cedido a la presión.

Pero cuando un niño ha sido chantajeado, es una víctima y tiene que haber una reparación. Los niños son sensibles a la noción de justicia. Hay que recordarles que la ley no permite el acoso y que deben pedir ayuda a los adultos que están ahí para que se respeten las reglas.

Qué señales nos alertan del acoso escolar en el patio o en redes sociales

¿Qué hacer y qué decir el día en que sospechamos que nuestro hijo es víctima de un chantaje o que chantajea a sus compañeros? ¿Cómo no intervenir cuando observamos determinadas señales?

Cuando un niño sufre acoso, es probable que sienta miedo y vergüenza, por lo tanto, suele callar lo que le está ocurriendo, más aun a su familia.En un niño que no cuenta nada, se pueden observar ciertos síntomas: repliegue sobre sí mismo, rechazo escolar tajante, crisis de llanto o falta de apetito. Otros niños, a veces, hablan con medias palabras o a través de un amigo imaginario al que le ha ocurrido una cosa rara. Son como piedrecitas que el niño atemorizado deja en el camino y que merecen toda nuestra atención.

¿Y en un niño acosador? La acumulación de objetos nuevos en casa (y casi siempre hay un amigo con una historia que lo explica todo), puede ponernos sobre aviso. En todo caso, hay que llevar mucho cuidado para no precipitarnos con las señales externas y verificar bien los hechos.

Debemos estar atentos a las señales de acoso

Sea cual sea la posición del niño, acosador o acosado, es preferible evitar bombardearle a preguntas y actuar demasiado rápido. Es mejor dedicar un tiempo a devolver la confianza al niño, asegurándole que no lo van a juzgar por lo que ha pasado, por ejemplo. Solo la confianza puede empujarlo a hablar.

Si estamos atentos, podrá expresar todo lo que siente. De hecho, es el momento de dejar nuestras propias emociones de lado para comprender hasta qué punto el niño se ha sentido conmocionado por esa experiencia. Así, luego podremos reaccionar adaptándonos a su percepción subjetiva.

Qué hacer si detectamos un caso de bullying o ciberbullying

Cuando sentimos que nuestro hijo está amenazado, lo más difícil es resistir a la tentación de sobreprotegerlo. Sin embargo, la mejor manera de apoyarlo es precisamente ayudándole a afirmarse, enseñándole a decir no. Es muy importante que el niño no se encierre en el papel de víctima.

En la vida cotidiana, podemos ayudarle a salir de su encierro confiándole responsabilidades en casa, animándole a que dé su opinión en la mesa o a resistir a la presión de un hermano o una hermana mayor. Puede que también necesite adquirir seguridad física (los más frágiles suelen ser víctimas propiciatorias). Si le apetece, podéis apuntarlo a un gimnasio, a judo o a taekwondo.


Pero además, si detectamos un caso de bullying o ciberbullying escolar, es conveniente identificar a los niños acosadores, la mayor parte de ellos provienen del entorno de las víctimas. Además, debemos ponernos en contacto con el colegio y con los padres de los niños para poner sobre la mesa la situación y poder encontrar una solución.

Conviene también analizar si el niño acosado necesita de tratamiento psicológico y ayuda para poder afrontar todas las emociones que lleva dentro. Debemos tener en cuenta que esta problemática no solo causa al niño un profundo dolor, sino que puede poner en peligro su vida. El suicidio infantil está íntimamente relacionado con los casos de acoso escolar.

En los casos más graves, se debe poner una denuncia ante las autoridades competentes. 

Artículos relacionados

Comentarios (3)

19 nov 2016 13:53 Liliana Sanchez B.

El tema del acoso escolar excelente.

13 oct 2016 20:22 Epuita

Gracias por el reportaje... lo malo del chantajismo es cuando los padres del chantajista no aceptan o creen lo que sus hijos les hacen a las victimas... primero habria que hacerle entender a estos padres/madres.

13 oct 2016 14:39 Miguel

No dicen nada de cómo ayudar al niño si es el que acosa. Mi hijo de seis años a parte de jugar con un compañero, a veces lo "manipula" (el resto de la clase no se deja) y le "hace" hacer cosas que están mal, si no las hace le dice que no va a ser mas su amigo. Nosotros le hemos dicho que eso está fatal y que no lo haga mas, que intente ponerse en el sitio de su compañero y si le gustaría que otro amiguito se lo hiciera a él... De momento no hemos conseguido nada y no sabemos si podríamos hacer algo mas.