Primeros pasos del bebé: 5 consejos prácticos

Sigue estos trucos para animar con seguridad a que tu bebé aprenda a andar.

Puedes ofrecer a tu pequeño un entorno favorable, pero lo ideal es dejarle que practique tranquilamente, a su ritmo. Laurence Vaivre-Douret, neuropsicóloga y especialista en psicomotricidad te da algunas pautas.

1. Deja que se mueva libremente

Cuanto más se arrastra y gatea por el suelo un bebé, más fácilmente aprende a caminar. Cuando llega la hora de dar el primer paso, se siente más seguro de sí mismo, porque confía en sus capacidades. Ya ha aprendido a calcular las distancias, a evitar un obstáculo y a descubrir los diferentes materiales, como la moqueta, el parqué o las baldosas.

También ha tenido tiempo de familiarizarse con el funcionamiento de su cuerpo en acción: el gateo es un medio de locomoción asimétrico en el que se alterna el desplazamiento de las extremidades. Esa práctica lo prepara para aprender a caminar.

2. Anímalo a que se yerga sin forzarlo

Cuando se pone en pie, agarrado a un mueble o a un soporte, tu hijo experimenta y trabaja su equilibrio. Nunca lo hagas tú por él: hay que esperar a que tu bebé adopte esta postura por sí mismo, cuando le apetezca. Si intervienes, puedes cortocircuitar el proceso de aprendizaje y forzar a tu hijo a quemar etapas. De ese modo, no tendrá tiempo de establecer unas bases sólidas.

Se nota cuando un niño no ha disfrutado de suficiente autonomía para aprender a andar: conserva mucho tiempo un paso precario, con las piernas muy separadas y suele mostrarse torpe y a disgusto con su cuerpo.

Sin embargo, puedes facilitarle la labor procurando que los espacios por los que se mueve tengan soportes estables, a su altura: un sofá, un sillón, los barrotes del parque, etc. También puedes colocar juguetes atractivos a una cierta altura para animarlo a erguirse. Pero nada más.

3. No le hagas dar pasos demasiado pronto

Cuando un bebé se desplaza a lo largo de un soporte, no hay nada más tentador que cogerlo por los brazos para que dé sus primeros pasos. Claro, todo el mundo está contento: los padres porque ven al niño cerca del objetivo y el bebé porque ve que sus papás están orgullosos. Pero no es lo adecuado, eso es ir demasiado rápido.

Si tu bebé todavía no se suelta, es porque no está listo: su cerebro todavía no consigue controlar el equilibrio o sus músculos no son suficientemente fuertes para soportar su peso. Es mejor que siga haciendo algunos "ejercicios" él solo. Además, hay algunos niños que no tienen prisa por caminar.

Cuando empiece a soltar una mano con frecuencia, puedes ayudarle a dar unos pasos. Pero no le levantes los brazos al aire, lo desequilibrarías. Es mejor que lo sujetes suavemente por debajo de las axilas. Pero no es ninguna obligación y no vais a ser unos padres indignos por no dejaros la piel en el intento, ¡al contrario!

Evidentemente, el famoso tacataca no está aconsejado, por lo menos como herramienta de aprendizaje: proporciona al bebé unas informaciones sensoriales totalmente falsas. No se camina con las piernas dobladas, colgado y proyectado.

4. No lo calces demasiado pronto

¡Son tan monos los zapatitos de bebé! Pero es mejor no comprárselos todavía y dejar que vaya descalzo. Necesita notar bien el apoyo en el suelo: el contacto directo de su bóveda plantar sobre la moqueta de su habitación le informa de modo mucho más preciso y le permite ajustar bien su equilibrio.

Cuando camine mejor y se anime a hacerlo en la calle, habrá que calzarlo, claro. Entonces escoge unos zapatos ligeros, de suela gruesa, reforzados por detrás y sobre todo por los lados, para evitar que sus delicados tobillos se tuerzan.

5. En la variedad está el gusto

Cuando ya se haya lanzado, procura que no le falte iniciativa. Hazle caminar por la arena, sobre un colchón neumático inflado, sobre la hierba, etc.

Al experimentar las diferentes superficies, su cerebro tendrá que resetear constantemente los mecanismos del equilibrio. Poco a poco, esos ajustes se harán automáticos. Entonces tu bebé se habrá convertido en un experto caminante.

Isabelle Gravillon
© Enfant Magazine

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

  • tacataca

    Consejos para elegir un andador para el bebé

  • Los reflejos del bebe

    7 proezas sorprendentes de los bebés

  • El gateo de los bebés

    El gateo de los bebés

  • bebe de pie

    Mi bebé se ha puesto de pie por primera vez

Comentarios (1)

15 jul 2021 23:35 Mami

La información sobre el calzado está mal…
Debe de ser de suela fina, dura pero flexible, muy flexible, sobre todo en la zona de los metatarsianos. No debe haber contrafuerte de refuerzo ni atrás no a los lados.
Como bien explicas en el resto del articulo, no se les debe ayudar ni dar una falsa estabilidad, y tidas esas características de calzado que has dicho les impiden recolectar la información necesaria del entorno y desarrollar su musculatura y capacidad motora.
Es como ponerles un collarín con 1 mes para que sujeten bien el cuello….