Lámpara de lava casera. Ciencia para niños

Experimentos divertidos de ciencia para niños

Seguro que has visto alguna vez una lámpara de lava. Es hipnótica con sus burbujas moviéndose dentro, dan una sensación de calma que es necesaria en muchas ocasiones. Pues bien, si no tienes una en casa y no quieres gastarte el dinero en comprarla, te enseñamos a realizar un experimento de ciencia para niños muy divertido. Consiste en crear una lámpara de lava casera que divertirá mucho a los niños y les enseñará algunos principios de la ciencia.

Ver +: 7 experimentos supergeniales de ciencia para niños

Lámpara de lava casera. Ciencia para niños

Materiales:

  • Un frasco de cristal
  • Aceite vegetal
  • Agua
  • Colorante alimenticio
  • Pastilla efervescente

Así es como puedes construir la lámpara de lava casera

- Llena el frasco de cristal hasta la mitad con aceite vegetal. 

Artículo recomendado

- Ahora termina de lenarlo con agua. Aquí viene la primera sorpresa, los niños podrán ver como el agua se desliza debajo del aceite.

- A continuación, añade unas gotas de colorante para alimentos. También veréis como se hunden lentamente a través del aceite y se mezclan con el agua. Pero todavía no hemos llegado a la mejor parte, un poco de paciencia. 

Lámpara de lava casera. Ciencia para niños

- Ahora llega lo mejor, davía tenemos la pastilla efervescente: rompe la pastilla en dos mitades y deja que la primera parte se hunda en el aceite.

- Tan pronto como llegue al fondo de la capa de agua coloreada, comienza a burbujear. Ahora tu lámpara de lava comenzará a lanzar burbujas de colores hacia arriba. Una vez en la cima, regresarán lentamente hacia el fondo. 

- Cuando la primera mitad haya dejado de tener efecto, añade la segunda. 

Consejo: puedes realizar varias lámparas de lava usando colorantes alimentarios de distinto color. Apaga la luz, enfoca con una linterna los frascos y... ¡espectacular! Las burbujas suben y bajan como si tuvieran luz propia.

¿Cómo es posible? Ciencia para niños

La grasa o el aceite y el agua no se pueden mezclar para formar un líquido homogéneo. La clave está en la polaridad de los líquidos y en su diferente densidad, por lo tanto, se forman dos capas diferentes en el frasco.

El aceite tiene una baja densidad y por lo tanto es mucho más ligero que el agua, así, el aceite sigue luchando para salir del agua, sin importar lo fuerte que agites los líquidos para mezclarlos.  Con el agua es exactamente lo contrario: tiene una alta densidad y por lo tanto es pesada y se hunde a través de la capa de aceite hasta el fondo del vaso.

Las pastillas efervescentes lanzan burbujas cuando se mezclan con agua y esto, ayuda a nuestra lámpara de lava casera. En el camino hacia arriba, las burbujas de la pastilla encierran el agua coloreada y la llevan a la superficie con ellas. La burbuja estalla en la superficie de la lámpara de lava y el gas se escapa. El agua vuelve a hundirse a través de la capa de aceite en el suelo de cristal de la lámpara de lava, donde ya está esperando la próxima burbuja de gas.

 

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!