La Madre del Árbol Anciano. Un cuento dentro de otro cuento

Cuentos para niños de Hans Christian Andersen

La Madre del Árbol Anciano es un cuento de hadas escrito por Hans Christian Andersen en 1845. Un cuento dentro de un cuento que recoge una antigua mitología escandinava, la de la Madre Anciana. Guardiana de los árboles ancianos, dicen que viene a por ti si talas un árbol mayor. 

Un cuento infantil que cuenta la historia de un niño que mientras está enfermo escucha la historia que le cuenta un anciano y ésta historia, parece volverse real.

Ver también: cuentos sobre abuelos y abuelas

Cuentos de hadas para niños: La madre del árbol anciano

La madre del árbol anciano

Érase una vez un niño que se resfrió después de mojarse los pies. Nadie podía entender cómo había sucedido, porque el clima estaba muy seco pero su madre lo desnudó, lo acostó y le llevó una taza de té caliente para que se recuperara.

Estaban en la casa cuando entró un anciano que vivía solo en el último piso de la casa. No tenía esposa ni hijos propios, pero le encantaba estar con los niños y conocía tantas historias y cuentos maravillosos que a ellos les gustaba escucharlo.

- ¿Me contarás un cuento de hadas? insistió el niño.

- Claro, pero debo saber antes cómo te mojaste los pies... ¿Puedes decirme cuánto es de profunda la canaleta que hay en la calle por la que caminas a la escuela?

Entonces fue cuando el niño confesó que metía los pies en ella por diversión y el anciano, ahora que sabía la verdad, accedió a contarle una historia. Sin embargo, no sabía ninguna nueva y debía inventarla. 

- Las verdaderas historias vienen solas. Vienen a tocarme la frente y dicen: "¡Aquí estoy!" 

¡Cuéntame una historia! ¡Cuéntame una historia!, repetía el niño.

- Lo haría si la historia surgiera por sí misma. Pero ese tipo de cosas son muy especiales, solo llegan cuando se las siente. ¡Espera!,- dijo de repente -, ¡Hay una! ¡Mira! ¡Hay una en la tetera ahora!

Y el niño miró hacia la tetera. Vio que la tapa se levantaba lentamente y que de ella salían frescas flores blancas de saúco. Dispararon ramas largas y se extendieron en todas las direcciones, y crecieron más y más hasta que nació  el saúco más glorioso que había visto, ¡era realmente un gran árbol! 

Las ramas incluso se estiraron hasta la cama del niño y apartaron las cortinas, ¡qué fragantes eran sus flores! Y justo en el medio del árbol estaba sentada una anciana de aspecto dulce con un vestido muy extraño. Era verde, tan verde como las hojas del árbol, y estaba adornado con grandes flores blancas de saúco. 

- ¿Cómo se llama esta mujer?,- preguntó el niño pequeño.

- Los romanos y los griegos,- dijo el anciano -, solían llamarla 'Dryad pero aquí la llamamos la Madre del Árbol Anciano y hay que escucharla muy atentamente. Escucha...

"Un gran árbol floreciente exactamente como este se encuentra en New Town. Crece en la esquina de un pequeño y pobre patio; y debajo de ese árbol, dos personas mayores se sentaron una tarde bajo sol brillante. Era un viejo marinero y su esposa muy anciana. Tenían bisnietos y pronto iban a celebrar su aniversario de bodas de oro, pero no estaban muy seguros de la fecha.

La Madre del Árbol Anciano se acercó y comentó 'yo sé cuando es el día de las bodas de oro", pero no lo escucharon porque estaban hablando de tiempos pasados. Hablaron de cuando eran pequeños y corrían y jugaban en ese mismo patio. De cuando tomaron unas ramitas las plantaron y se convirtió en el gran árbol en el que estaban sentados. 

Comenzaron a recordar historias sobre cuando iban a la escuela, cuando navegaban sobre las aguas de Copenhague, cuando crecieron y él hubo de navegar por tierras lejanas durante mucho tiempo, cuando se casaron, cuando tuvieron a su hijo pequeño y luego Niels, y Peter, y Hans Christian...

- Y nuestros hijos han tenido pequeños a su vez,  dijo el viejo marinero.

- Sí, son nuestros bisnietos, si no me equivoco, fue en este mismo momento de la año en que nos casamos.

- Sí ¡Este es el día de tu aniversario de bodas de oro!,- dijo la Madre del Árbol Anciano, estirando la cabeza hacia abajo entre las dos personas mayores. Ellos pensaron que era una vecina que les saludaba con la cabeza, se miraron y se tomaron de las manos."

- Pero eso no era un cuento de hadas, dijo el niño, que había estado escuchando la historia.

- Sí, lo era, si pudieras entenderlo, dijo el anciano. Pero preguntémosle a la Madre del Árbol Anciano.

- No, dijo la Madre del Árbol Anciano, eso no era un cuento, pero ahora viene la historia. Porque los cuentos de hadas más extraños provienen de la vida real; de lo contrario, mi hermoso saúco no podría haber brotado de la tetera.

Entonces ella sacó al niño de su cama y lo puso contra su pecho, y las ramas florecientes se cerraron alrededor de ellos, ¡como si estuvieran sentados en un grueso cenador, y este cenador voló con ellos por el aire! ¡Qué maravilloso fue! 

La Madre del Árbol Anciano de repente se convirtió en una hermosa niña, pero el vestido aún era verde con aquellas flores blancas que lo adornaban. En su seno tenía una flor de saúco real, y una corona de flores estaba sobre su cabello. Sus ojos eran grandes y azules, y ¡oh, era tan hermosa! Ella y el niño eran de la misma edad se besaron.

La niña comenzó a decir: "Mira, podemos elevarnos, volamos sobre el césped, giramos sobre los campos y granjas", y mientras el niño sentía la magia del vuelo. 

En realidad, solo estaban dando vueltas y vueltas alrededor de la hierba, sin embargo, el niño parecía ver todo lo que la pequeña niña mencionaba.

Después ella se quitó la flor de saúco de su cabello y la plantó, y creció igual que las que los ancianos habían plantado cuando eran pequeños. Caminaban de la mano, de la misma manera que lo hicieron los viejos en su infancia.

Y la primavera se convirtió en verano, y fue otoño y se convirtió en invierno, y había miles de imágenes en la mente y el corazón del niño, mientras la niña le cantaba: "Nunca olvidarás esto".

Y el niño se convirtió en un hombre joven, y él también tuvo que navegar lejos a países más cálidos, donde crece el café. Pero antes de marcharse, la niña tomó la flor de saúco su pecho y se lo dio como recuerdo. 

Pasaron muchos años, y ahora era un hombre viejo, sentado con su esposa debajo de un árbol floreciente; estaban tomados de la mano, tal como lo habían hecho antes el bisabuelo y la bisabuela. Y al igual que ellos, hablaron de tiempos antiguos y de su aniversario de bodas de oro.

Ahora la pequeña niña con los ojos azules se sentó en el árbol y dijo:

- ¡Hoy es su aniversario de bodas de oro! Luego, de su cabello, tomó dos flores y las besó para que brillaran. Y las puso sobre las cabezas de la pareja de ancianos. Y él le contó a su vieja esposa la historia de la Madre del Árbol Anciano, tal como se le había contado cuando era niño. Ambos pensaron que gran parte de la historia se parecía a la suya, y esa parte les gustaba más.

- Así son las cosas, dijo la niña en el árbol. Algunas personas me llaman la madre del árbol anciano y otras me llaman Dryad, pero mi verdadero nombre es Memoria. Soy yo quien se sienta en el árbol que crece y sigue, y puedo recordar y puedo contar historias.

Y las dos personas mayores con las coronas doradas se sentaron en el crepúsculo rojo, y cerraron los ojos suavemente y ese fue el final de la historia ...

El niño estaba acostado en su cama y no sabía si había estado soñando o había escuchado una historiaLa tetera estaba de pie junto a él en la mesa, pero no había un saúco que creciera y el anciano acababa de salir por la puerta.

- Ha sido realmente hermoso, dijo el niño pequeño.

- Sí, creo que sí, dijo su madre. Si uno bebe dos tazas de té caliente de saúco, se siente mucho mejor. Tuviste una buena siesta mientras discutías con el anciano sobre si era una historia o un cuento de hadas.

- ¿Y dónde está la Madre del Árbol Anciano?, preguntó el chico.

- Ella está en la tetera, dijo la madre y allí puede quedarse. 

Fin

¿Has comprendido el cuento?

El niño, que está enfermo, toma un té de saúco y, mientras entra en calor de nuevo, escucha el cuento que le narra su anciano vecino. Este cuento tiene varias interpretaciones, puede que el niño se durmiera escuchando la historia del anciano y soñara; puede que el té de saúco le provocara este estado de ensoñación, en la que, aun estando despierto, imaginara todo aquello; puede que el folclore escandinavo se base en la realidad y la Madre del Árbol Anciano sea la guardiana de la memoria de los abuelos. 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!