Fábula de La cigarra y la hormiga. Guión de teatro para niños

Adaptación de la fábula de Jean de la Fontaine

En el teatro las historias cobran vida ante nuestros ojos y nos enseñan valiosas lecciones. En esta obra de teatro adaptada para niños, nos adentraremos en una de las fábulas más conocidas de todos los tiempos: "La Cigarra y la Hormiga"de Jean de la Fontaine.

Acompañemos a estos personajes en su emocionante aventura llena de enseñanzas y diversión con una moraleja final.

Guión de teatro de la fábula La cigarra y la hormiga

Obra de teatro La Cigarra y la hormiga

Escena 1: En el jardín

(El telón se abre revelando un hermoso jardín lleno de flores y vegetación. En el centro, una pequeña colina donde se encuentra la casa de la hormiga. La cigarra está sentada en una flor cantando alegremente mientras la hormiga trabaja diligentemente.)

  • Narrador: En un jardín muy lejano, vivían una cigarra y una hormiga. Mientras la cigarra disfrutaba cantando y bailando bajo el sol, la hormiga trabajaba sin descanso, preparándose para el invierno que se aproximaba.
  • Cigarra: (Cantando) La-la-la, que hermoso día, cantar y bailar es mi alegría.
  • Hormiga: (Trabajando) No tengo tiempo para cantar y bailar, tengo que recolectar comida para el invierno.

Escena 2: El invierno se acerca

(Las luces se atenúan, el ambiente se vuelve más frío y oscuro. La cigarra está temblando de frío mientras la hormiga se prepara para el invierno.)

  • Narrador: Con el paso del tiempo, el invierno se acercaba y las cosas empezaron a cambiar en el jardín. La cigarra, que había pasado el verano cantando y jugando, ahora se encontraba en apuros.
  • Cigarra: (Temblando) ¡Qué frío hace! No sé qué hacer, no tengo comida ni abrigo.
  • Hormiga: (Ofreciendo ayuda) Amiga cigarra, ven conmigo. En mi casa hay comida y calor para compartir.

Escena 3: Lecciones aprendidas

(La cigarra y la hormiga entran juntas en la casa de la hormiga. La hoguera arde mientras comparten comida y conversación.)

  • Narrador: La cigarra aprendió una importante lección aquella noche. Descubrió que mientras ella había pasado el verano cantando y jugando, la hormiga había trabajado duro para prepararse para el invierno. Pero lo más importante, aprendió sobre la generosidad y la amistad.
  • Cigarra: (Agradecida) Gracias, amiga hormiga, por tu bondad y generosidad. Prometo que trabajaré duro y me prepararé para el próximo invierno.
  • Hormiga: (Sonriendo) No hay de qué preocuparse, amiga cigarra. Juntas superaremos cualquier dificultad que se presente.

Escena 4: Final feliz

(Las luces se iluminan, el jardín vuelve a cobrar vida. La cigarra y la hormiga salen de la casa juntas, listas para enfrentar el futuro.)


  • Narrador: Y así, la cigarra y la hormiga vivieron felices el resto de sus días. Trabajaron juntas, compartieron momentos de alegría y superaron juntas cualquier desafío que se les presentara.
  • Cigarra: (Cantando) La-la-la, ahora trabajo y canto, gracias a mi amiga, no temo al quebranto.
  • Hormiga: (Sonriendo) Con esfuerzo y amistad, todo es posible. Juntas, siempre podemos enfrentar cualquier adversidad.

Cierre:

(Las luces se atenúan lentamente mientras la música suave llena el teatro.)

  • Narrador: Y así concluye nuestra historia, donde aprendimos sobre la importancia del trabajo duro, la previsión y la amistad. Que esta fábula nos recuerde siempre que juntos, podemos superar cualquier desafío que se nos presente en la vida.

 

Valores que aportan las fábulas a los niños

Las fábulas como "La Cigarra y la Hormiga" transmiten importantes valores a los niños. En esta historia, aprendemos sobre la importancia del trabajo duro, la responsabilidad y la solidaridad. Nos enseña que es importante prepararnos para el futuro y ayudar a los demás en tiempos de necesidad. Además, nos muestra las consecuencias de la pereza y la falta de previsión. A través de estas enseñanzas, los niños comprenden la importancia de tomar decisiones responsables y de ser bondadosos con los demás.

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!