La importancia del teatro en la educación de los niños

Cómo puede beneficiar el teatro a los niños

Una de las actividades más enriquecedora para los niños y niñas es, sin duda, el teatro. Sin embargo, no muchos educadores lo utilizan como herramienta en las aulas, a pesar de ser una actividad completa, formativa y dinámica para los más pequeños. Con ella, se puede ayudar en la perfección del lenguaje, en el fomento de hábitos, o para que los pequeños pierdan la vergüenza a la hora de actuar.

Al contrario de lo que se puede pensar del teatro como representación pública de un texto, este en realidad va más allá, convirtiéndose en el complemento perfecto para formar, motivar y crear estímulos nuevos y más cercanos para ellos.

El teatro como herramienta en la educación de los niños

Beneficios del teatro para niños

Al igual que los cuentos, que las fábulas cortas con moraleja, o las historias que leen los niños, las obras cortas de teatro son también una herramienta que se puede utilizar en la educación para formar a los más pequeños.

De hecho, en muchos colegios se convierte en una asignatura más en la que tratan problemas cotidianos de los niños de forma que no sienten que están "aprendiendo", sino que "interiorizan" ese conocimiento. Para los expertos, hablamos de una educación activa e indirecta que repercute más positivamente en los niños que el aprendizaje normal.

Por eso, cada vez más colegios y profesores se decantan por el uso del teatro para enseñar. Valores, empatía, historia... son muchos los frentes que pueden acometerse con las obras de teatro, y teniendo en cuenta que existe un gran número de obras y de autores, es fácil encontrar la idónea según el tema que se quiera tratar.

Los beneficios del teatro en la educación infantil

Pero aun así, muchos no le ven tantas posibilidades al teatro en la educación infantil (o incluso juvenil y de adultos). Por eso, conviene conocer cuáles son los beneficios que se pueden alcanzar con este tipo de actividad.

Y es que, con el teatro, podrás:

Acercar la literatura al público desde un modo lúdico

Leer un libro puede resultar aburrido para los niños cuando ese hábito no se ha fomentado. En cambio, participar en una obra de teatro, ya sea como un personaje, o visionándola, puede acercar la historia de un libro a ese público.

Para ellos, será como si vieran una serie o una película, lo que permite que estén atentos a lo que pasa sin darse cuenta que, de manera indirecta, están conociendo la historia de un libro.

Desarrollar la expresividad de los niños

Expresas ira, enfado, alegría, miedo, tristeza... no es fácil para los niños. De hecho, al principio pueden verse agobiados en el sentido de experimentar sentimientos que no saben por qué tienen ni cómo hacer frente a ellos.

En cambio, con las obras de teatro se consigue que los niños sean más expresivos y que puedan canalizar y entender sus sentimientos.

Perfeccionar el lenguaje

En una obra de teatro, el diálogo es una parte fundamental. Y todos han de entender lo que cada uno dice o hace para poder realizar una obra continua y sabiendo cuándo actuar y cuándo terminar. Por eso, el uso del teatro en la educación de los niños ayuda a que estos vocalicen y se expresen correctamente.

Aún más, también el lenguaje corporal se beneficia de esta herramienta, ya que pueden expresar con su cuerpo aquello que no dicen con las palabras.

Fomentar la memoria, concentración y atención

El teatro tiene un guión y cada uno de los "actores" ha de memorizar los diálogos de su personaje. Por tanto, con ello se ayuda a que los niños sean capaces de recordar frases (los más pequeños pocas y con pocas palabras), y concentrarse durante la obra para saber cuándo les toca actuar.

Mejorar la socialización y empatía

Este es, quizás, uno de los beneficios más importantes del teatro en la educación de los niños. Y es que una obra de teatro no solo mejora la socialización y empatía, sino que se pone a una persona (niño, adolescente o adulto) en el papel de alguien que puede no pensar igual que él o ella, sino ser todo lo contrario.

Con ello, se le hace reflexionar acerca de los motivos por los que se comporta de ese modo. O puede ver y sentir en sus propias carnes lo que ese personaje al enfrentarse a distintas situaciones.

Promover la reflexión en los niños

Relacionado con lo anterior, ya que permite que valoren otros puntos de vista diferentes al suyo y entiendan, en mayor o menor medida, a otros.

Estimular la creatividad e imaginación y combinar la fantasía con la realidad

Son poderosas herramientas que ayudan a los niños en su día a día.

En el caso de la combinación de fantasía y realidad, esta puede ayudar a los niños a ir preparándose para los diferentes retos del día a día: ir al colegio, enfrentarse al bullying, socializar con niños "diferentes", etc.

Obras de teatro para montar con niños

Encontrar obras de teatro enfocadas a un público infantil no es fácil. Sin embargo, existen sitios especializados en este contenido como es el caso de www.obrasdeteatrocortas.net, sitio donde se publican guiones originales y creativos. Te recomiendo que lo visites.

Asimismo, prácticamente todos los cuentos infantiles, historias e incluso libros infantiles, juveniles o de adulto se pueden transformar en obras de teatro para ser representadas. Para ello, hay que escoger solo lo más importante de la historia y enfocarla en el tipo de actores y/o público que va a tenerse. Por ejemplo, el cuento de Caperucita Roja puede guionizarse para una obra de teatro y adaptarse a la edad, bien de los que harán los papeles protagonistas, bien a los niños, adolescentes o adultos que la verán.

A su vez, las obras de teatro no tienen por qué limitarse a necesitar "actores", sino que también pueden llevarse a cabo con marionetas o títeres, con sombras, etc.

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!