El anciano y su nieto. Cuentos sobre abuelos para niños

Cuentos con moraleja sobre abuelos

Este cuento con moraleja forma parte de los cuentos populares ingleses que se han transmitido por tradición oral y se titula El anciano y su nieto. 

Cuenta la historia de un buen hombre que cuida a su hijo con esmero y amor pero, al crecer, el hijo influenciado por su mujer, comienza a ignorarle y a evitar que juegue con su nietecito. Será el pequeño quien les dé una gran lección sobre la importancia de los abuelos en la familia.

Ver también: cuentos sobre abuelos y abuelas

Cuento sobre los abuelos: El anciano y su nieto 

El anciano y su nieto, cuentos para niños

Hace mucho tiempo en un pequeño pueblo vivía un padre soltero llamado Jack, al que todos conocían como Jack el alegre porque siempre estaba de buen humor. Trataba con amabilidad a todos sus vecinos y nunca salía una mala palabra de su boca. 

Jack el alegre tenía un hijo llamado Hansel, era su única familiay le cuidaba con cariño y esmero. Jack no quería que su hijo sintiera la ausencia de su madre, así que le alimentaba, vestía, dormía y estaba presente en todos los momentos importantes de Hansel.

Pasó el tiempo y Hansel creció para convertirse en un apuesto hombre al que llamaban en el pueblo "Hansel el de la mirada hermosa". Todas las doncellas del pueblo se ruborizaban al verle. Para aquel entonces, Jack había envejecido y comenzaron a llamarle "Jack el anciano". Estaba mayor y débil y, poco a poco, tenía menos energía. Su alegría se estaba desvaneciendo pero Hansel se aseguró de que siempre estuviera bien atendido y siempre que lo necesitaba, acudía en su ayuda.

Hansel se enamoró de una chica llamada Elsie y se casó con ella. Jack estaba muy feliz, pero poco a poco Elsie comenzó a mostrar su verdadera cara. Solo quería alejar al padre y al hijo y se ocupó de que todo el amor y respeto que le profesaba, cambiara hacia indiferencia. 

Elsie controlaba a Hansel, quien se pasaba el día cumpliendo los caprichos y fantasías de su esposa, abandonando casi por completo a su padre. Lo quería para ella sola, y lo había logrado. Jack se sentía solo, su única familia, su hijo, ya no estaba con él.

Con el tiempo, Hansel y Elsie tuvieron un hijo al que llamaron Harry y en Jack nació una nueva ilusión, ya que podría cuidar como abuelode Harry como lo había hecho como padre de Hansel. Iba a ser un estupendo abuelo. 

Sin embargo, Elsie no quería que Jack pasara el tiempo con su nieto y convenció a Hansel para enviarle lejos, a un hogar de ancianos. 

- Tu padre está mayor, y no puede cuidar de un niño tan pequeño, seguro que es peligroso para nuestro hijo. Sus ojos ya no ven bien, sus manos tiemblan, su cuerpo es débil... repetía la malvada Elsie. 

Tampoco ayudó que a Jack se le cayera un cuenco de barro mientras comía. 

- Era mi plato más preciado, herencia de mi familia,- gritó Elsie -, ¿ves lo que te digo?, está mayor, y no puede hacerse cargo ni de sí mismo.

A partir de entonces, le relegaron a comer en un rincón, lejos del resto de la familia. Jack estaba profundamente herido por el comportamiento de su hijo y su nuera y Harry observaba todo aquello sin decir nada. 

Un día, Elsie y Hansel observaron bomo su hijo Harry recogía pedazos de madera del exterior y pensaban que jugaba a construir una casa.

- Hijo, ¿qué estás haciendo?, ¿construyes una casita para nosotros?, preguntó Elsie

- No mamá, voy a construir cuencos de madera, para que cuando seas anciana como el abuelo, no los rompas y tengas que vivir en u na esquina de la casa. 

El comentario de Harry impactó en los corazones de Elsie y Hansel quienes se dieron cuenta de su enorme error. 

- Oh, que crueles hemos sido con el abuelo Jack, ha sido nuestro pequeño, un niño, el que nos abriera los ojos, comentaron Elsie y Jack,

A partir de entonces, Jack prometió cuidar siempre de su padre, tal y como había hecho él cuando era pequeño y Harry pudo disfrutar y aprender de su abuelo. Todos se dieron cuenta de que uno debe cuidar a sus padres cuando son mayores, porque ellos cuidaron de nosotros cuando éramos niños. 

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!