Actividades para mejorar la pronunciación en inglés de los niños: recursos y juegos

Ideas divertidas para que los niños mejoren su pronunciación en inglés

Una de las mayores dificultades a la hora de aprender inglés es la pronunciación. Tampoco es que aspiremos a hablar inglés como un nativo, pero es verdad que nuestra pronunciación deja bastante que desear en general. Cuando los niños aprenden inglés desde bien pequeños esta dificultad se reduce. Sin embargo, en el inglés curricular puede que no se le ponga el énfasis necesario a la pronunciación.

Así que estamos buscando actividades para mejorar la pronunciación en inglés de los niños, actividades de refuerzo que podemos hacer en familia a lo largo del día y con las que podamos complementar sus clases de inglés. Pero nos gustaría recordar la importancia de plantear estas actividades en inglés como algo divertido y que pueda formar parte de su tiempo de ocio y no como una obligación académica más.

Ver +: Recursos para que los niños aprendan inglés de forma divertida

Qué hacer para que los niños mejoren la pronunciación en inglés

Actividades para mejorar la pronunciación en inglés de los niños: recursos y juegos

Igual que para aprender a escribir en inglés hay que leer mucho, para hablar en inglés hay que escuchar mucho. La suerte de aprender un segundo idioma desde bien pequeños es que pierden esa vergüenza que se convierte en resistencia a hablar. Y una vez que pierdes la vergüenza y que hablar inglés te resulta un acto natural, la pronunciación se convierte en un aprendizaje más que no implica mayores dificultades.

Para que los niños mejoren la pronunciación en inglés hay que practicar, no basta con lo que hacen en el colegio. Y es entonces cuando podemos recurrir a todo tipo de herramientas de refuerzo, desde apuntar a los niños a inglés como extraescolar hasta contratar a un profesor nativo particular pasando por implicarnos nosotros mismos en las actividades en inglés. Ahora bien, lo más probable es que nosotros no tengamos la pronunciación deseada, así que nuestra función será la de guías en esas actividades.

Revistas para que los niños aprendan inglés

Juegos para que los niños mejoren la pronunciación en inglés

Como no queremos olvidarnos del aspecto lúdico en el día a día de los niños, vamos a jugar para mejorar la pronunciación en inglés. ¿A qué jugamos?

Trabalenguas. Igual que en la lengua materna, los trabalenguas son ejercicios perfectos para practicar los diferentes sonidos. Conviene traducir antes los trabalenguas para que los niños sepan lo que están diciendo, pero es una actividad de lo más divertida si la compartís en familia.

Adivinanzas. Este juego no se trata de las clásicas adivinanzas. Hemos venido a mejorar la pronunciación y lo vamos a conseguir haciendo un círculo con los niños. El profesor nativo tendrá que decir una palabra sin emitir ningún sonido y los niños tendrán que adivinar cuál es esa palabra. De esta forma se aprende también a imitar la posición de los labios y de la lengua que se necesita para cada sonido.

Personajes. Es uno de los juegos más utilizados en las clases extraescolares de inglés. Hay que inventar un personaje al que se le pone un nombre. Y a partir de su nombre mencionar las características y gustos de ese personaje que tengan los mismos sonidos que el nombre. Al final puede llegar a ser un trabalenguas.

El teléfono escacharrado. Seguro que has jugado alguna vez a este juego en el que las risas están garantizadas. Le susurras algo al oído de la persona que tienes al lado y esa persona se lo repite a la siguiente. No siempre coincide la frase inicial con la final, pero eso no importa. Y ahora el más difícil todavía...porque tenemos que hacer lo mismo ¡pero en inglés!

Muecas. Los sonidos en inglés son diferentes y también los movimientos bucales que se necesitan para emitir el sonido correcto. Con el juego de las muecas se ejercitan los músculos necesarios, se pierde la vergüenza al hablar y resulta una actividad a medio camino entre el aprendizaje del inglés y el taller de risoterapia. Se sonríe, se mueven los labios de un lado a otro, se chasquea la lengua contra el paladar, se llenan los cachetes de aire...¿Y si lo hacen delante del espejo? Las risas están aseguradas.

Recursos para que los niños mejoren la pronunciación en inglés

Podemos sacar a pasear nuestra imaginación e inventarnos juegos y actividades para que los niños mejoren la pronunciación en inglés. Pero si andamos escasos de creatividad, en Internet encontramos infinidad de recursos para practicar inglés en familia.

- Canciones. Uno de los recursos más utilizados en la enseñanza de otro idioma son las canciones. Con las canciones en inglés los niños aprenden vocabulario, escuchan y hasta pueden practicar la escritura copiando las letras, pero lo que más se aprende con las canciones es a pronunciar en inglés.

- Escuchar inglés todos los días. El progreso en el aprendizaje se basa en la práctica diaria y por eso es fundamental escuchar algo en inglés todos los días. Los cuentos en inglés pueden ser una gran opción, pero también las fábulas o una secuencia de rimas en inglés. Escuchar y repetir. Si además los niños se decantan por ver dibujos en inglés en su tiempo de televisión, mucho mejor.

- Nuevas tecnologías. Los niños ya saben que las nuevas tecnologías no son únicamente un excelente recurso para el ocio, también para el aprendizaje. Ahora solo falta que los adultos descubramos todas las posibilidades de las diferentes aplicaciones para practicar los sonidos en inglés.

- Lectura en voz alta. No nos olvidamos de fomentar la lectura entre los más pequeños, sea en el idioma que sea. Por eso uno de los recursos que más nos gustan para que los niños mejoren la pronunciación es la lectura en voz alta. Aprovechando que para aprender inglés también hay que leer mucho, la novela de aventuras que están leyendo en clase se puede leer en voz alta al menos durante un rato.

Hay muchas posibilidades y recursos para practicar la pronunciación en inglés. Lo más importante es perder el miedo a hacerlo mal y en eso los niños juegan con ventaja. También hay que tener en cuenta que para conseguir que practiquen todos los días, es necesario incluir el juego, las risas y la diversión. Y si todo esto lo hacemos en familia, es una verdadera oportunidad de compartir con nuestros hijos tiempo de calidad.

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!