Los niños con sobrepeso son víctimas de exclusión y discriminación

Un estudio sociológico revela el sufrimiento de los niños y adolescentes obesos

"Es difícil ir a la piscina porque la gente me mira de forma extraña. Dejé de luchar con mi peso ... Yo mismo le temo a los ojos de los demás ", afirma un adolescente de 16 años.

"La obesidad es el infierno (...) Me da vergüenza, me duele, la obesidad me engorda y me destruye", testifica otro de la misma edad.

"Me han insultado, denigrado, juzgado tan mal ...", añade un tercer joven de 18 años, que pesa cerca de 150 kg.

Estos testimonios están extraídos de un estudio sociológico sobre la estigmatización de la obesidad realizado por Jean-Pierre Poulain, sociólogo de la Universidad de Mirail en Toulouse, y el profesor Arnaud Basdevant, nutricionista del hospital del Hôtel-Dieu, en París. Este estudio revela cómo los niños y adolescentes con sobrepeso son víctimas de exclusión y discriminación.

Leer +: 5 reglas para regular la publicidad alimentaria para niños

Los niños con sobre peso se sienten discriminados

Los niños con obesidad son discriminados

Una encuesta inquietante que revela el peso de la exclusión que golpea hoy a las personas con sobrepeso. "La obesidad, en las sociedades occidentales, puede ser considerada una verdadera desventaja social (...) Lo más grave es que determinadas formas de discriminación pueden afectar significativamente las trayectorias sociales de los sujetos obesos", señalan los autores de esta encuesta que deben presentarse durante las jornadas "Redondez y Bienestar", que se celebrarán del 19 al 21 de septiembre en Brides-les-Bains.

Como parte de este trabajo, los autores revisaron primero toda la literatura científica internacional publicada sobre el tema. Pero también analizaron los testimonios de 127 adolescentes recogidos en el foro de discusión del sitio de Internet "obesite.com".

Como preámbulo, el estudio señala en primer lugar que la visión de la sociedad sobre la obesidad ha cambiado considerablemente con el tiempo. "El sobrepeso disfruta desde hace mucho tiempo de cierto prestigio social. Fue en la segunda parte del siglo XX cuando se devaluó la complexión pesada y la obesidad. Primero planteada como un problema moral, la obesidad gradualmente se medicalizó hasta convertirse en un verdadero problema "social": de glotón asocial, el "gordo" se ha enfermado, hoy víctima de la discriminación social y la enfermedad. "Exclusión", subraya el estudio.

Discriminación muy mal vivida en la adolescencia

Según los autores, esta exclusión puede ocurrir a diario, en particular en el ámbito profesional. "En la vida cotidiana, las personas obesas son devaluadas, marginadas, excluidas de la sociedad. Sufren una discriminación que afecta a sus trayectorias profesionales: menor tasa de acceso a la educación superior que los no obesos; dificultades para encontrar trabajo; nivel de sueño más bajo; la promoción profesional se ralentizó ", señala el estudio.

Para Jean-Pierre Poulain, esta estigmatización la ejercen los que él llama los "guardianes del sistema social", es decir, los jefes de departamento de la empresa, los reclutadores, los profesores e incluso los médicos ... Un estigma a veces inconsciente.

"Di una conferencia frente a los directores de los observatorios regionales de salud. Al final, uno de estos gerentes vino a verme para decirme que de repente se dio cuenta de que, durante una reciente sesión de contratación, había dado sistemáticamente las peores calificaciones a las personas más corpulentas", dice el sociólogo, y agrega que las personas obesas también pueden ser objeto de una especie de condena moral. "Para algunos, el "grande" es el que no se puede controlar. Si es gordo es porque tiene algo que ver con eso... ".

Esta discriminación puede afectar a personas obesas de todas las edades. Pero a menudo se experimenta de manera mucho más dramática en la adolescencia. "Al analizar los testimonios de estos adolescentes, descubrimos una inmensa soledad y un sufrimiento muy profundo. La cara oculta de este modelo de estética de la delgadez promulgada por las revistas, que es insoportable vivir cuando no se tiene la posibilidad biológica de poder encajar con facilidad ", analiza Jean-Pierre Poulain. ¿Qué están diciendo estos adolescentes? En primer lugar, la vergüenza, el retraimiento en uno mismo, la burla, las molestias, los insultos." A través de estas palabras, nos damos cuenta del impacto muy fuerte del insulto, que duele, que duele. Los niños se estigmatizan unos a otros con mucha violencia y frente a nuestros ojos. Hoy, entre los jóvenes, especialmente los niños, el modelo del nuevo héroe es el deportista de alto nivel. Resultado, el "grande" es necesariamente el "tejón", el que hace el ridículo en la clase de gimnasia, que llega último a la piscina ", subraya el sociólogo.

Una vida social muy difícil para los niños con sobrepeso

La vida de estos adolescentes se trastorna: socialización difícil, aislamiento, retraimiento en uno mismo, incluso recurso a lógicas de evitación y exclusión. "Inicialmente, puede ser simplemente el adolescente el que se derrumbará e irá a ver a un médico para obtener un certificado que lo exima del gimnasio o la piscina, explica Jean-Pierre Poulain. Pero puede ir mucho más allá e incluso dañar la trayectoria social de algunos niños, presos de un fuerte sentimiento de inutilidad personal.

En algunos también encontramos episodios depresivos profundos con una charla muy frecuente sobre el suicidio. Afortunadamente, los pasajes al acto siguen siendo muy raros ". Et le sociologue d'ajouter : « Ce que montre cette étude, c'est à quel point le racisme « anti-gros » a pris dans nos sociétés des proportions intolérables, qu'on n'accepterait absolument pas pour d'autres catégories de gente".

Pierre Bienvault, La Croix © Bayard Presse, 12 septiembre 2013

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!