¿Realmente ha aumentado la obesidad infantil?

¿Los niños sufren de mayor sobrepeso o son más altos y grandes que hace unas décadas?

¿Ha aumentado realmente la obesidad infantil? Según una encuesta publicada por la Liga Contra la Obesidad, el 34% de los niños de 2 a 7 años y el 21% de los de 8 a 17 años tienen sobrepeso o son obesos. Cifras que la propia asociación invita a poner en perspectiva.

La obesidad infantil ha aumentado tanto en los últimos años

¿Realmente hay tantos casos de obesidad infantil?

¿El sobrepeso y la obesidad están ganando terreno entre los más jóvenes? A primera vista, eso es lo que parece indicar la encuesta publicada el miércoles 30 de junio de 2021 por la Liga Contra la Obesidad.

Según este estudio, el 34% de los niños de 2 a 7 años y el 21% de los de 8 a 17 años se vieron afectados en 2020 por sobrepeso. ¿Tenemos de qué alarmarnos? No necesariamente, porque según la propia asociación, estos números están sobreestimados.

"Los umbrales utilizados para concluir sobrepeso u obesidad son siempre los del International Obesity Task Force (IOTF) y se remontan al 2000. Sin embargo, sabemos que con el paso de los años, los niños tienden a ser más altos y más grandes es un desarrollo normal", asegura. Mélanie Delozé, secretaria general de la Liga.

"Todos los estudios de países industrializados muestran que la obesidad infantil no ha aumentado desde el cambio de siglo, y más bien fluctúa entre el 15 y el 20%", afirma el profesor Patrick Tounian, director científico de la asociación. Para los padres preocupados por la salud de sus hijos, el jefe del departamento de nutrición pediátrica del Hospital Trousseau de París siempre les da un discurso tranquilizador. "Muchos niños con sobrepeso antes de los 5 años experimentarán un resultado espontáneo favorable. Y aunque no bajen de peso más allá de esta edad, la mayoría de las veces, esto no tendrá consecuencias en su salud inmediata o incluso posterior", dice el médico, para quien el daño es ante todo el orden psicosocial. "El estigma que enfrentan estos niños y sus familias es terrible. Seguimos imaginándolos bebiendo gaseosas y comiendo cualquier cosa frente al televisor", lamenta, pidiendo un cambio en la ideología de las autoridades.

"Durante veinte años, las políticas de salud pública se han centrado en la alimentación y la actividad física. Esto no solo no tiene un impacto notable en la obesidad, sino que alimenta la discriminación, juzga Mélanie Delozé. "Come más, muévete más", funciona para la población en general. Pero la obesidad en un niño de 6 años no es solo el resultado de su dieta o falta de actividad. Las causas son mucho más complejas. "Independientemente de la voluntad", insiste el profesor Tounian. "Los niños obesos no son de ninguna manera responsables de su peso, es una predisposición genética", insiste. ¡Dejemos de culparlos a ellos y a sus familias!"

"Por supuesto, la obesidad y el sobrepeso afectan primero a las personas que tienen una predisposición genética, pero eso no impide que los jóvenes se han de sensibilidad frente a la necesidad de comer de forma saludable y no sedentarios", dice la Dra. Fabienne Kochert. En Orleans, donde ejerce, esta pediatra encuentra que el confinamiento ha llevado a un aumento de peso en varios pacientes jóvenes. "No es estigmatizante o hacerlos sentir culpables decirles que necesitan hacer más ejercicio", dice. "Y además, esto se aplica a todos los niños."

Jeanne Ferney, La Croix © Bayard Presse, 30 junio 2021

Anatol Lapifia

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!