La esfinge sin secreto. Cuento de Oscar Wilde para adolescentes

Cuento corto de Oscar Wilde para estudiantes de secundaria

La esfinge sin secreto es un magnífico relato de Oscar Wilde ideal para introducir a los adolescentes en la lectura de los escritores clásicos. Un bello e interesante relato sobre un hombre enamorado de una misteriosa mujer. Su amada se envuelve a sí misma en un velo de misterio, pidiéndole citas secretas, enviándole cartas misteriosas y citándole en habitaciones alquiladas. Un relato en el que nada parece real y deja al final una pregunta abierta que invita a la reflexión.

Ver + : El modelo millonario, cuento de Oscar Wilde

Relato de Oscar Wilde para adolescentes: La esfinge sin secreto 

esfinge sin secreto

Una tarde estaba sentado fuera del Café de la Paix, contemplando el esplendor de la vida parisina cuando vi a lord Murchison. No nos habíamos visto desde que estábamos juntos en la universidad, casi diez años antes, así que estaba encantado de encontrarme con él de nuevo. Lo encontré bastante cambiado. Parecía ansioso y perplejo y parecía tener dudas sobre algo y pensé que podía ser por una mujer.  

- No entiendo lo suficiente a las mujeres,- respondió cuando le pregunté si estaba casado.

- Me da la sensación de que tienes un misterio en tu vida, Gerald, exclamé, ¿Qué ocultas, cuál es tu misterio?

Sacó del bolsillo un pequeño estuche marroquí con cierre de plata y me lo entregó. Lo abrí. Dentro estaba la fotografía de una mujer. Era alta y delgada, y extrañamente pintoresca con sus grandes ojos vagos y cabello suelto. Estaba envuelta en pieles ricas.

- ¿Qué opinas de esa cara? él dijo; ¿Es real?

La examiné con atención. Me pareció el rostro de alguien que tenía un secreto, pero no sabría decir si ese secreto era bueno o malo. Su belleza era una belleza moldeada a partir de muchos misterios.

- Bueno -exclamó con impaciencia-, ¿qué dices?

- Ella parece la Gioconda envuelta en pieles, respondí. Cuéntame todo sobre ella.

"Una noche -dijo-, caminaba por Bond Street a eso de las cinco. Hubo una tremenda aglomeración de vagones y el tráfico casi se detuvo. Cerca de la acera había una pequeña berlina amarilla que, por una razón u otra, me llamó la atención. Al pasar, se asomó a la cara que te he mostrado. Me fascinó de inmediato. Toda esa noche estuve pensando en ella. Al día siguiente miré en cada carruaje esperando ver de nuevo aquel rostro, pero no pude encontrarla y empecé a pensar que era simplemente un sueño. 

Aproximadamente una semana después estaba cenando en la casa de Madame de Rastail. El criado abrió la puerta y anunció a Lady Alroy. Era la mujer que estaba buscando. Entró muy lentamente, con el aspecto de un rayo de luna con encaje gris y, para mi intenso deleite, me pidieron que la llevara a cenar. 

Después de que nos sentamos, comenté con bastante inocencia: "Creo que la vi en Bond Street hace algún tiempo, Lady Alroy". Se puso muy pálida y me dijo en voz baja: "Te ruego que no hables tan alto; es posible que te escuchen". 

Me sentí miserable por haber tenido un comienzo tan malo, y me sumergí imprudentemente en el tema de las obras francesas. Hablaba muy poco siempre con la misma voz baja y musical, y parecía como si tuviera miedo de que alguien la escuchara. 

Me enamoré apasionada y estúpidamente, y la indefinible atmósfera de misterio que la rodeaba despertó mi más ardiente curiosidad. Cuando se iba, le pregunté si podía llamarla para verla. Dudó un momento, miró a su alrededor para ver si había alguien cerca de nosotros y luego dijo: "Sí; mañana a las cinco menos cuarto". 

Al día siguiente llegué a Park Lane puntual al momento, pero el mayordomo me dijo que Lady Alroy acababa de salir. Me marché al club bastante descontento y después de una larga reflexión le escribí una carta preguntándole si podía probar mi oportunidad otra tarde. No tuve respuesta durante varios días, pero por fin recibí una pequeña nota que decía que estaría en casa el domingo a las cuatro, y con esta extraordinaria posdata: "Por favor, no me vuelvas a escribir aquí, te lo explicaré cuando te vea".

El domingo me recibió y estuvo perfectamente encantadora; pero cuando me iba, me rogó que, si alguna vez tenía ocasión de escribirle de nuevo, dirigiera mi carta a "la señora Knox, a cargo de la biblioteca de Whittaker, Green Street". "Hay razones", dijo"

Durante toda la temporada la vi mucho y la atmósfera de misterio nunca la abandonó. Ella era como uno de esos extraños cristales que se ven en los museos, que en un momento son claros y en otro nublados. Por fin decidí pedirle que fuera mi esposa: estaba enfermo y cansado del incesante secretismo que imponía a todas mis visitas y a las pocas cartas que le enviaba. 

Le escribí a la biblioteca para preguntarle si podía verme el lunes siguiente a las seis. Ella respondió que sí. Estaba encaprichado con ella. El misterio me inquietaba, me enloquecía. ¿Por qué el azar me puso en su camino?"

- ¿Lo descubrió, entonces? le pregunté a mi amigo.

- Eso me temo, respondió. 

Fui a verla a su casa, estaba tumbada en un sofá, con un camisón de tejido plateado enrollado por unas extrañas piedras lunares que siempre llevaba. Ella se veía bastante hermosa. 

- Dejaste esto en Cumnor Street esta tarde, Lady Alroy, dije con mucha calma. 

- ¿Qué estabas haciendo allí?, ¿Qué derecho tienes a espiarme? respondió.

- El derecho de un hombre que te ama, le respondí. Vine aquí para pedirte que fueras mi esposa. Se ocultó la cara entre las manos y rompió a llorar.

- Lord Murchison, no hay nada que decirle. No fui a encontrarme con nadie, respondió.

- ¿No puedes decir la verdad? exclamé. Estaba loco, frenético; No sé lo que dije, pero le dije cosas terribles. Finalmente salí corriendo de la casa. 

Al día siguiente partí hacia Noruega. Al cabo de un mes volví y lo primero que vi en el Morning Post fue la muerte de Lady Alroy. Había cogido un resfriado en la Ópera y había muerto a los cinco días de congestión de los pulmones. Me callé y no vi a nadie. La había amado tanto, la había amado con tanta locura. ¡Cuánto había amado a esa mujer!

Quise investigar un poco más y fui a la casa donde me encontraba con ella. Llamé a la puerta y pregunté por Lady Alroy.

- Ella era mi mejor huésped. Me pagaba tres guineas a la semana simplemente para sentarse en mis salones de vez en cuando, dijo la casera.

- ¿Conoció a alguien aquí?, pregunté.

La mujer me aseguró que no era así, que siempre venía sola y no veía a nadie. Sencillamente se sentaba en el salón, a leer libros ya veces tomaba té.

- Entonces, ¿por qué ins allí lady Alroy?, pregunté a mi amigo.

- Mi querido Gerald -respondí-, Lady Alroy era simplemente una mujer con una manía por el misterio. Tomó estas habitaciones por el placer de ir con el velo bajado e imaginarse que era una heroína. Tenía una pasión por el secreto, pero ella misma era simplemente una Esfinge sin secreto.

- ¿De verdad piensas eso?

- Estoy seguro, respondí.

Sacó el estuche de Marruecos, lo abrió y miró la fotografía.

-¿Me lo pregunto?, dijo al fin

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!