El ruiseñor y la rosa. Cuento infantil de Oscar Wilde sobre el amor y el sacrificio

Cuento para que los niños conozcan las obras de los autores clásicos

El ruiseñor y la rosa es un cuento infantil de Oscar Wilde que se publicó por primera vez en 1888 como parte de la colección de cuentos El príncipe feliz y otros cuentos. En conmishijos.com podrás leer una versión corta de esta historia.

En ella, el ruiseñor representa la bondad, la virtud y el sacrificio, mientras que la rosa representa el verdadero amor. Un bello cuento para que los niños y adolescentes conozcan a los autores clásicos.

Cuento de Oscar Wilde para niños: El ruiseñor y la rosa

El ruiseñor y la rosa, cuento infantil de Oscar Wilde

- Ella dijo dijo que bailaría conmigo si le llevo una rosa roja, dijo el joven estudiante, pero en todo mi jardín no hay ninguna.

De pronto, el pequeño ruiseñor que estaba posado sobre su nido en lo alto delr roble, escuchó lo que decía y presenció cómo sus ojos se llenaban de lágrimas. 

- El príncipe dará un baile mañana y allí estará mi amor, pero no bailará conmigo porque no tengo ninguan rosa roja, siguió llorando el estudiante. 

- ¿Por qué llora ese muchacho?, preguntó un lagarto verde que pasaba junto al nido del ruiseñor.

- Por una rosa roja, respondió el ruiseñor.

- Vaya ridiculez, rió el lagarto.

Pero el ruiseñor entendió el secreto de la tristeza del estudiante y voló en busca de una rosa roja para el muchacho. Extendió sus alas y llegó hasta un claro donde pidió una rosa a un rosal.

- Mis rosas son blancas, pero ve junto a mi hermano que crece junto al viejo reloj, quizás él pueda darte alguna, dijo el rosal.

- Mis rosas son amarillas, pero ve junto a a quel que crece bajo la ventana del estudiante, tal vez pueda ayudarte, dijo el otro rosal.

- Mis rosas son rojas, respondió el rosal, tan rojas como los pies de la paloma, y ??más rojas que los grandes abanicos de coral que ondean y el océano. Pero el invierno me ha enfriado las venas, la helada ha cortó mis capullos, y la tormenta ha roto mis ramas, y no tendré rosas en todo este año.

Tan solo quiero una rosa roja, se lamentó el ruiseñor, yo daré a cambio la más dulce canción.

El rosal se apiadó del ruiseñor y le dijo que había una forma de conseguir una rosa roja, pero era realmente peligroso. 

- Debes construirla con música luz de luna y teñirla con sangre de tu propio corazón. Debes cantarme con tu pecho contra una espina durante toda la noche. Es un precio muy alto a pagar por una rosa roja.

El ruiseñor pensó en aquellas palabras y, aunque el precio era alto, el amor es más grande que la propia vida y, en definitiva, qué es el corazón de un ruiseñor en comparación con el de un hombre, se dijo para sí mismo.

El ruiseñor voló junto al estudiante y le dijo que le conseguiría su rosa roja, pero le hizo una petición: 

- Habrás de ser un verdadero amante, porque el amor sabio y poderoso.

El estudiante miró al pájaro pero no comprendió bien lo que decía, porque solo comprendía lo que estaba escrito en los libros. Se marchó a su casa y durmió pensando en su amor.

El pájaro, voló hasta el rosal, apoyó su pecho en una espina y cantó a la luz de la luna mientras caían gotas de sangre de su corazón. De pronto, en lo alto del rosal, brotó una rosa pero era pálida. El rosal pidió al ruiseñor que apoyara más su pecho contra el rosal y hundiera la espina antes de que llegara el día para que la rosa pudiera tornarse en roja. El ruiseñor hundió la espina en su pecho, y la rosa se volvió rojo carmesí. Y allí mismo, cayó el ruiseñor al suelo con la espina clavada en su corazón

Aquella mañana pasó el estudiante por allí y vio la rosa, emocionado la tomó y corrió a casa de su amada.

- Dijiste que bailarías conmigo si te trajera una rosa roja, dijo el estudiante. Aquí está la rosa más roja del mundo. 

Pero la joven frunció el ceño.

- Me temo que no irá con mi vestido, respondió, y, además, el sobrino del chambelán me ha enviado algunas joyas de verdad, y todo el mundo sabe que las joyas cuestan mucho más que las flores.

El Estudiante enojado se marchó y arrojó la rosa a la calle, donde cayó a la cuneta, y una rueda de carro la aplastó.

"Qué tontería es el amor", pensó el estudiante mientras se alejaba. "No es ni la mitad de útil que la lógica, ya que no prueba nada, y siempre dice algo que no va a suceder y hace que uno crea cosas que no son ciertas. De hecho, es bastante poco práctico, y, como en esta época ser práctico lo es todo, volveré a la Filosofía y estudiaré Metafísica ".

Fin

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!