Infertilidad masculina por baja producción de esperma

Problemas de fertilidad en el hombre para conseguir un embarazo

Los factores que pueden causar infertilidad en el hombre son trastornos en la eyaculación o problemas de salud y relacionados con el estilo de vida o factores ambientales. Todos estos problemas de fertilidad pueden suponer una dificultad a la hora de conseguir el embarazo, por lo que se deben conocer sus causas, síntomas y tratamiento. Lo más importante es saber cuándo debemos acudir al médico para que nos ayude con tratamientos de fertilidad.

Problemas de fertilidad masculina

Infertilidad masculina

Los problemas en la producción de esperma son una de las causas de la infertilidad en el hombre y se puede producir por:

Bajo recuento de espermatozoides

Se considera normal una concentración de espermatozoides de 20 millones por ml de semen o mayor. Mayor de 40 millones/ml indica fertilidad aumentada. Un recuento de 10 millones o menos indica subfertilidad. La incapacidad total de los testículos para producir esperma es rara, y afecta a muy pocos hombres.

Varicocele

Es una vena varicosa en el escroto que provoca deficiencia circulatoria y aumento de la temperatura escrotal y testicular. Ese aumento de temperatura se refleja en un menor recuento y movilidad de los espermatozoides.

Testículo no descendido

Los testículos del feto se desarrollan en la cavidad abdominal y normalmente descienden hasta el escroto antes del parto. Cuando uno o ambos testículos no descienden, se les denomina testículos no descendidos. Como están expuestos a la temperatura corporal interna (más alta que la del escroto), la calidad del esperma puede verse afectada.

Déficit de testosterona (hipogonadismo masculino)

Puede ser consecuencia de trastornos testiculares o de anomalías en el funcionamiento del hipotálamo o de la glándula pituitaria. Cualquier enfermedad que implique a los testículos, el hipotálamo o la pituitaria puede tener como consecuencia un déficit de testosterona. De hecho, es una de las principales causas de esterilidad.

Defectos genéticos

En el llamado síndrome de Klinefelter, el varón tiene dos cromosoma X y un cromosoma Y (en vez de un solo cromosoma X y un cromosoma Y). Esa anomalía genética impide el desarrollo normal de los testículos y tiene como consecuencia poca o ninguna producción de esperma y, a menudo, bajos niveles de testosterona.

Infecciones

Pueden afectar temporalmente a la movilidad del esperma. Episodios repetidos de enfermedades de transmisión sexual (ETS), como gonorrea o infecciones por clamidias, pueden generar tejido cicatrizal y producir bloqueos en los conductos espermáticos. Si un varón padece paperas (parotiditis) tras la pubertad, la inflamación de los testículos que conlleva esta enfermedad vírica puede repercutir en la calidad del esperma.

La inflamación de la próstata, la uretra o el epidídimo (conducto largo situado en el escroto) pueden a su vez alterar la movilidad espermática. A veces no se encuentra la causa de la baja producción de esperma. Si la concentración es de menos de 5 millones/ml, el problema puede ser genético. Pruebas específicas pueden revelar anomalías sutiles en el cromosoma Y.

Suscríbete al Club Conmishijos

Herramientas de Embarazo

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!