Cómo afecta la clamidia al embarazo

Las infecciones pueden afectar a la fertilidad femenina

La clamidia es una infección bacteriana que se transmite mediante relaciones sexuales genitales, orales y anales. Las infecciones de este tipo pueden pasar desapercibidas para la mujer o no suponer apenas síntomas, pero tener efectos sobre la fertilidad. A pesar de que si se contrae durante el embarazo no es grave para el feto, conviene conocer los síntomas y las causas de la clamidia para prevenir la enfermedad o paliar sus consecuencias.

Qué es la Clamidia

Clamidia y embarazo

Es una infección bacteriana que se transmite mediante relaciones sexuales genitales, orales y anales. Es una de las enfermedades de transmisión sexual más común, todos los años se producen aproximadamente 3 millones de casos nuevos en hombres y mujeres. Los índices más altos se encuentran en mujeres sexualmente activas menores de 25 años

Síntomas de la Clamidia

Alrededor del 75 por ciento de las mujeres infectadas no tienen síntomas. Si tienes síntomas, probablemente aparecerán entre una y tres semanas después de que hayas estado expuesta a la infección. Estos síntomas pueden incluir ardor o molestias cuando orinas, inflamación del cuello del útero o cérvix y un incremento o del flujo vaginal o incluso algunas pérdidas de sangre, secreción por la uretra, y dolor durante la relación sexual.

Tratamiento de la Clamidia

Es importante su detección precoz y administrar el tratamiento adecuado cuanto antes para evitar que la Clamidia se desplace por el cuello uterino e infecte el útero o las trompas de Falopio, causando la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EPI). De hecho, hasta un 40 por ciento de las mujeres con infecciones de Clamidia que no han sido tratadas, y que no están embarazadas, desarrollan la enfermedad pélvica inflamatoria (es posible tener esta enfermedad durante el embarazo, pero es raro).

Los síntomas de la enfermedad pélvica inflamatoria incluyen dolor en la parte baja del abdomen o en la espalda, dolor durante las relaciones sexuales, sangrado vaginal, fiebre y náuseas. La enfermedad pélvica inflamatoria puede ocasionar daños permanentes en las trompas de Falopio y hacer que esto cree dolor crónico pélvico e infertilidad, así como un aumento del riesgo de tener un embarazo extrauterino si te quedas embarazada.

Suscríbete al Club Conmishijos

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!