Cómo enseñar a tu hijo a enfrentar las dificultades de la vida

Resilencia desde el núcleo familiar.

Desde nuestro rol como padres podemos desarrollar la resilencia y apoyar a nuestros hijos para que la desarrollen; la resiliencia es la capacidad que tiene el ser humano para afrontar a las dificultades, los problemas y las adversidades de la vida, superarlas y transformarlas. Según el Observatorio Faros “los padres a menudo se preguntan cómo han de actuar con sus hijos para protegerlos de los contratiempos de la vida. En primer lugar hay que remarcar que no es posible proteger a los niños de los altibajos propios de la vida; no obstante, sí es posible criar niños con capacidad de resiliencia, entendiéndola como la capacidad de hacer frente a las adversidades, superarlas y ser transformado positivamente por ellas. La resiliencia le proporcionará a un niño las herramientas necesarias para responder a los retos de la adolescencia y del inicio de la etapa adulta y así vivir de manera satisfactoria y plena a lo largo de la vida adulta.” 

La fábula de la recompensa del esfuerzo

La sobreprotección no es aliada de la resiliencia. En ocasiones los niños viven en una burbuja y el desarrollo de la autonomía apenas existe. La siguiente fábula nos describe los efectos de proteger y facilitar la vida demasiado.

Javier Urra nos habla de la importancia de cultivar la voluntad de los niños y huir de la tendencia actual de la sociedad basada en la sobreprotección de los padres hacia los hijos. Enseñar a los niños el valor del esfuerzo y la perseverancia es la clave para formar adultos responsables. 

“Un hombre encontró un capullo de una mariposa y lo llevó a su casa para observar a la mariposa cuando saliera del capullo.

Un día notó un pequeño orificio en el capullo, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir. El hombre la vio que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía como que se había atascado.

Entonces el hombre, sintiendo lástima, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera corto al lado del agujero para hacerlo más grande, y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo.

Sin embargo, al salir la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante, las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Jamás logró volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro, no entendió fue que la restricción de la apertura del capullo y el esfuerzo de la mariposa por salir por el diminuto agujero, eran parte natural del proceso que forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que alcanzasen el tamaño y fortaleza requeridos para volar. Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privado su desarrollo normal.

Moraleja: Si se nos permitiese progresar en todo sin obstáculos, nos convertiríamos en inválidos. No podríamos crecer y ser tan fuertes como podríamos haberlo sido a través del esfuerzo y la constancia.

Cuántas veces hemos querido tomar el camino fácil para salir de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para encontrarnos al final un resultado insatisfactorio, y a veces desastroso.

¡Sí, luchemos y esforcémonos por alcanzar metas!” 

Consejos para desarrollar la resilencia dentro de la familia

Siguiendo las pautas de la Asociación Americana de Psicología, la resiliencia en el ámbito familiar implica:

  • Establecer relaciones: Enseñaremos a nuestros hijos cómo hacer amigos, la capacidad de sentir empatía, o de sentir el dolor del otro. Desarrollaremos una red familiar fuerte para respaldar a nuestros hijos ante las desilusiones y heridas inevitables.

  • Ayudar a los hijos inculcando que ayuden a otros: Les animaremos a realizar trabajos voluntarios apropiados para su edad, o les pediremos ayuda con alguna tarea que ellos puedan realizar.

  • Mantener una rutina diaria: Respetar una rutina puede ser reconfortante para los niños. Animaremos a que desarrollen sus propias rutinas.

  • Tomarse un descanso: Preocuparse incesantemente puede resultar contraproducente. Enseñaremos a los niños cómo concentrarse en algo distinto a lo que les preocupa.

  • Enseñar a cuidar de sí mismo: La importancia de darse tiempo para comer como es debido, hacer ejercicios y descansar…

  • Avanzar hacia sus metas: Enseñar a nuestros hijos  metas razonables y luego a avanzar dando un solo paso a la vez para lograr alcanzarlas.

  • Alimentar una autoestima positiva: Los desafíos pasados ayudan a desarrollar la fortaleza para manejar desafíos futuros. Enseñaremos a nuestros hijos a tomar la vida con humor y la capacidad de reírse de sí mismos.

  • Mantener las cosas en perspectiva y una actitud positiva: Una actitud optimista y positiva permite darse cuenta de las cosas buenas de la vida y seguir adelante incluso en los momentos más difíciles.

  • Buscar oportunidades para el autodescubrimiento: Los momentos difíciles suelen ser los momentos en los que los niños aprenden más sobre sí mismos.

  • Aceptar que el cambio es parte de la vida:  Ayudar a los hijos a ver que el cambio forma parte de la vida y que se puede reemplazar con nuevas metas las que puedan haberse convertido en inalcanzables.

Ana Roa, pedagoga y  psicopedagoga
www.roaeducacion.com
https://roaeducacion.wordpress.com/ 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!