Cómo educar a los niños en la no violencia

30 de enero se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz

Muchos días escuchamos noticias que cuentan historias sobre niños y chicos que cometen actos de violencia y acoso, la violencia está muy presente en nuestra sociedad. Cuando las actitudes violentas forman parte del carácter de un niño o de un adolescente probablemente su futuro estará cargado de conflictos... Aquellos que ejercen la violencia se perjudican, provocan con su actitud destructiva a todos los que están a su alrededor y dañan la sociedad en la que viven. Si reflexionamos un momento nos daremos cuenta de que la violencia es un reflejo de la sociedad y de los valores que se transmiten a niñ@s y adolescentes, por tanto se hace necesario crear un modelo que condene los actos violentos de manera activa, un activismo impulsado por las familias lejos del alarmismo pasivo que a veces practicamos cuando conocemos por medio de la televisión los casos que se van produciendo.

Nuestra responsabilidad como adultos en la violencia desde la infancia

Solemos preguntarnos: ¿Es la violencia un problema derivado de la sociedad actual?, ¿por qué algunos niños o niñas se muestran violentos?, ¿por qué utilizan la violencia en ocasiones como “modus operandi”?

Es fundamental que, desde las primeras etapas de la infancia, los niños reciban una enseñanza que les ayude a entender los beneficios del diálogo y la negociación para resolver las diferencias, que comprendan lo que es la violencia y los factores que la provocan, es decir, es necesaria UNA EDUCACIÓN PARA LA NO VIOLENCIA.

Las conductas violentas o agresivas suelen aprenderse a una edad temprana; los padres, familiares y profesores desempeñan un papel fundamental en estas etapas para que los niños se enfrenten y vivan sus emociones sin usar la violencia construyendo aulas y hogares seguros en la expresión de los afectos.

Actualmente los conflictos de los niños se extienden más allá del patio de recreo y su fin es hacer daño y alzarse con mayor poder. Un modelo de sumisión que además parece divertir al grupo que está participando junto al agresor… ¿este tipo de actos refleja una crisis social de valores?, cuando el agresor o agresora actúa de esta forma… ¿asocia el poder con el éxito social?

¡Cuidado!

En muchas ocasiones los niños están acostumbrados a ver de manera cotidiana pequeñas faltas de respeto, bromas pesadas o actos violentos que incluso les parecen graciosos.

  • Seremos prudentes en la utilización de la ironía o el sentido del humor delante de los niños, ellos aún no han llegado a desarrollar su sentido crítico y podemos confundirlos, no siempre comprenden las situaciones.

  • Cuidado con la utilización de “etiquetas”, emplear adjetivos relacionados con las diferencias puede condicionar el comportamiento de los niños con los iguales y su aceptación.


Os dejamos algunas pautas y sugerencias que pueden resultar útiles en el seno familiar:

  1. Constancia en el cariño y en la atención desde las primeras etapas. Una relación familiar sólida y un sentimiento de confianza reducen las probabilidades que se desarrollen problemas de conducta y delincuencia.

  2. Protección y apoyo a medida que aprenden a pensar por sí mismos. Los niños dependen de sus padres, necesitan recibir protección y orientación sobre cómo responder de manera adecuada frente a otros que recurren a insultos o amenazas.

  3. Valores familiares de gran influencia en los niños. . Cuando elogiamos las conductas de nuestros hijos de forma constructiva y sin recurrir a la violencia potenciamos sus fortalezas. Los valores de respeto, nobleza, honestidad y orgullo de la familia son pilares defensivos importantes para los niños cuando se enfrentan a las presiones negativas de otros.

  4. Expectativas claras de la propia conducta. Cuando formulemos normas explicaremos a los niños qué esperamos y cuáles son las consecuencias de no seguir las reglas.

  5. Control de la violencia que aparece en los medios de comunicación. Limitaremos el tiempo diario para ver la televisión, supervisaremos qué programas ven, qué dibujos infantiles y a qué videojuegos están más aficionados a jugar. Comentaremos con ellos las escenas de violencia o agresividad que aparecen en estos medios y las consecuencias que tendrían si sucedieran en la vida real, buscando otras alternativas para solucionar los conflictos.

  6. Palabras firmes y calmadas frente a la actitud violenta. Les ayudaremos a entender que usar palabras violentas o aceptar en silencio una conducta violenta nos puede hacer mucho daño.

Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
https://roaeducacion.wordpress.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!