Entrevista a María Algueró

Experta en crianza, atención temprana y disciplina positiva.

"Nosotros somos su mejor ejemplo, si nos ven leer los niños también querrán hacerlo." 

María siempre ha tenido claro que su pasión eran los bebés, desde muy pequeñita, claramente su ilusión era trabajar con bebés y niños y sin duda era muy vocacional. Se ha formado en varios campos de la primera infancia como: porteo ergonómico, auxiliar de pediatría, comunicación gestual, psicomotricidad, lactancia materna, atención temprana, Disciplina Positiva, psicología infantil, masaje infantil…

En 20011 creó Atención y Cuidados del Bebé, desde donde forma a familias y a profesionales sobre primera infancia. Además, realiza asesorías sobre productos de puericultura y prueba todo tipo de gadgets y habla de ellos en #testeandonuevosproductosacb

Escribe artículos sobre crianza y educación para varias revistas online e impresas desde el 2011.

Te describes como una apasionada en la infancia, ¿cuál consideras que es tu misión o rol dentro de este ámbito?

Siempre ha sido mi pasión, los bebés y niños pequeños. Mi misión en este ámbito creo que es concienciar y formar a las familias de la importancia de la primera infancia. Los niños no son adultos pequeñitos, son personas en desarrollo, forjando su personalidad y cargándose de vivencias y experiencias para llegar a ser unos niños felices.

Me encanta dar cursos para familias con bebés y niños, hay muchos matrimonios que me llaman desde que se enteran que están esperando un bebé para que les ayude con la llegada, ¡eso me encanta!.

Considero que hoy en día hay mucha información y debemos poseer las herramientas necesarias para hacer las cosas de la mejor manera posible. Mi misión es empoderar a las familias y proporcionarles los recursos que necesiten en esta complicada tarea de educar.

Cuentas con una amplia formación en educación infantil, nos podrías contar alguna experiencia enriquecedora que hayas vivido dentro de este ámbito. 

Me encanta estar al día en mi campo, disfruto leyendo, investigando y estudiando, primero para crecer personalmente y segundo porque considero que para poder ayudar y formar a otras personas siempre debes contar con todos los conocimientos posibles. Si enseñas tienes que saber que vas a estar estudiando toda la vida.

Me he formado en muchos campos de la maternidad y la primera infancia, pero sin duda hay una formación que me ha enriquecido mucho como persona, es la Disciplina Positiva. Me formé en enero en Disciplina Positiva para las familias (certificación internacional), mi objetivo era poder impartir cursos a familias y enseñar esta filosofía de vida que me ha cautivado. Más tarde decidí que para formar a las familias tenía que primero vivirlo yo y seguir estudiando el tema, entonces elegí formarme en Disciplina Positiva para la primera infancia (certificación internacional). Esta formación ya me llegó de manera muy especial. Sin duda me enamoró. A día de hoy, sigo leyendo y estudiando este tema.

Ahora que en breve aumentamos la familia y después de que mi marido viera lo mucho que me gustaba este tema, me pidió que quería vivirlo él en un taller y eso hicimos, fuimos los dos a un taller intensivo para poder vivir juntos esta experiencia que sin duda recomiendo a todas las familias, ya no por los hijos, si no por uno mismo y por la pareja.

Como maestra infantil, ¿en qué medida consideras que es importante la lectura en el desarrollo de los niños? ¿Desde qué edad se puede dar el primer contacto entre los niños y la lectura?

Los cuentos son una de mis pasiones con los niños, hace tiempo empecé a dar cursos online sobre cuentos para los niños, en ese curso daba recursos para aprender a sacar partido a los cuentos y cómo contarlos en función de las distintas edades.

El primer contacto con los cuentos puede ser desde el embarazo, ya puedes leer cuentos y tocar la barriga con tu bebé para empezar a establecer un vínculo.

Cuando el bebé nace puedes seguir esa rutina de contarle un cuento, puede ser un libro o imágenes en blanco y negro para que vea los contrastes, contarle el cuento con voces diferentes, emisiones de sonidos… eso hará captar su atención.

Cuando el bebé ya es más mayor y se sienta solo podemos dejarle a su alcance cuentos de cartón o de plástico para que los manipule, hoy en día hay muchos tipos de cuentos, ¡hasta para el baño! Mientras los manipula podemos contarle una historia, hablar de las imágenes o trabajar el vocabulario que veamos.

Cuando son más mayores (en torno al año y medio ó dos años) ya podemos escoger cuentos cortos en los que involucremos a los niños y les hagamos participes buscando ellos personajes en los dibujos o haciendo preguntas sobre el cuento.

El aprendizaje de la lectura llegará cuando el niño/a esté preparado para ello. No debemos forzar este ritmo, simplemente jugar con ellos a buscar letras ya es una motivación para que les guste.

Sobre todo nosotros somos su mejor ejemplo, si nos ven leer ellos también querrán hacerlo.

Según tu trayectoria y formación, ¿cuán importante es que los padres se involucren en el aprendizaje de sus hijos?

Tras más de diez años en las aulas trabajando con niños, me parece muy importante que las familias se involucren en el aprendizaje de sus hijos, sobre todo en las edades en las que trabajo (0-3 años). Me parece fundamental que la familia y el cole/escuela vayan a la par para que haya continuidad tanto en casa como en la escuela. Los niños son esponjas y el aprendizaje en los primeros años es una pasada, podemos sacar mucho más partido si se trabaja a la vez.

¿Qué consejos les ofrecerías a las familias para impulsar la afición por la lectura desde el hogar?

Sin duda, recomendaría buscar un rato al día para contar un cuento desde pequeños. Esto les crea un hábito que hará que los niños se acerquen a la lectura y a la vez destinemos un tiempo único de dedicación exclusiva para estar con los niños y disfrutar de un hobbie juntos. Ellos necesitan tiempo de calidad y siempre podemos sacar un ratito al día.

Otro consejo que yo les daría es crear un rincón donde estén los cuentos a su alcance y donde tengan un sitio para poder sentarse a verlos.

Ir a comprar cuentos o libros con ellos y que elijan los que más les gusten hará que vayan tomando decisiones y que tengan interés en los cuentos que haya en casa. 

María Algueró Pérez de Villaamil
Especialista en primera infancia
www.atencionycuidadosdelbebe.com

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

  • Judith Franch

    Entrevista a Judith Franch

  • Miriam Prat

    Entrevista a Míriam Prat

  • Entrevista Eva Millet

    Entrevista a Eva Millet

  • Javier ruescas

    Entrevista a Javier Ruescas

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!