Micromachismos que deberíamos evitar en la educación de nuestros hijos

Las expresiones diarias que desfavorecen la igual entre niños y niñas.

En muchas ocasiones y sin ser demasiado conscientes, los padres ofrecemos a nuestros hijos el modelo educativo del que venimos, por lo que se hace necesario un trabajo de introspección para reconocer mensajes que se asemejan a los micromachismos.  Ante los constantes cambios es normal que tengamos dudas de cómo educar a nuestros hijos; los niños aprenden comportamientos, actitudes y expectativas ligados a los roles de género, no obstante la forma de pensar ha evolucionado y esto nos motiva a enseñar de manera distinta. En la actualidad, buscamos educar seres humanos con pensamientos libres e independientes y que encuentren su propósito de vida por lo que es interesante analizar comportamientos que tenemos en nuestro día a día y de qué manera afectan a nuestros hijos.

Cuando hablamos de estereotipo, nos referimos a  una creencia que atribuye características específicas a los miembros de un grupo. Los estereotipos de género hacen referencia a aquellas creencias arraigadas fuertemente en la sociedad acerca de cómo son, o como deben ser, las mujeres y los hombres. Son creencias que dictan los roles que los hombres y mujeres han de desempeñar en la sociedad a la que pertenecen. Por ejemplo: 

"Llorar es de niñas" "No llores que te pones fea"

Las expresiones que establecen diferencias por razones de género solo consiguen dejar en un segundo plano a las emociones. Con frases como esta no permitimos a los niños tener emociones como la tristeza, la rabia o el miedo, que suelen estar detrás del llanto.  Por otra parte, asociar el llanto a una menor belleza o a feminidad, primar la apariencia sobre las emociones se traduce en que también las mujeres relegamos las emociones a la esfera de lo privado. Tenemos que ser princesas, comedidas, dar lo que se espera de nosotras… este tipo de frases también están "fuera de lugar", especialmente cuando socialmente lo que se está trabajando es la igualdad. 

¿Qué son los micromachismos?

“Los micromachismos son comportamientos diarios que tanto hombres como mujeres tenemos completamente asumidos y que, aunque son sutiles y de apariencia inofensiva, ponen en evidencia una desigualdad cultural entre géneros que maneja de una manera implícita las actitudes que uno y otro deben adoptar” (Fuente psicoactiva.com)

Por ejemplo: Elección del color. Tradicionalmente se ha asociado el color rosa con las niñas y el color azul con los niños. Los adultos, por nuestra parte, podemos contribuir a no marcar con colores el género de niños y niñas en la ropa, la decoración de sus habitaciones o en sus complementos. 

Micromachismos que más se utilizan: 

  • Tareas del hogar: en muchos hogares todavía es normal que los niños vean a la mamá haciendo algunas actividades que papá no hace. Todos debemos involucrarnos y participar en el cuidado del hogar, ya que es responsabilidad de todos…

  • Profesiones: debemos quitarnos estigmas… Podemos animar a niños y niñas a que puedan desear ser lo que quieran, a que sueñen con aquello que les fascina o admiran, desde niñas científicas, futbolistas o astronautas; hasta niños cocineros, enfermeros o modistos.

  • Deporte: Las niñas pueden ser tan buenas jugadoras en los deportes como los niños, solo hay que darles la oportunidad de desarrollar sus habilidades; por ejemplo, cada vez hay más niñas que juegan al fútbol.

  • Juguetes:  Se trata de romper con la idea de asociar a las niñas solo con juguetes que tienen que ver con la belleza o el cuidado y a los niños con la acción, las construcciones y los deportes… los juguetes no deberían ser exclusivos de un género y no deberían limitar la creatividad y el desarrollo de las capacidades.

"Eres una Princesa, la más bonita y guapa…"

Aunque es lógico que a veces "se nos escapen este tipo de cosas", hay que ser cuidadosos y que los elogios deben hacerse a la totalidad de la persona y a las acciones más que al físico.  No obstante, el problema no radica tanto en elogiar a las niñas por su aspecto físico, sino en hacerlo de forma diferenciada con respecto a los niños. Es importante destacar otro tipo de cualidades como la forma de ser o de actuar, que son las que más aportan a la persona y las que ayudan a los niños a construir su propia imagen personal.  Este tipo de expresiones contribuyen a "encasillar" a las niñas en ciertos comportamientos frente a otros "clásicamente asociados a los hombres", lo que puede condicionar en un futuro elecciones como los deportes o incluso la profesión.

Estereotipos más comunes asignados a cada género

Estereotipos de género masculinos:

  • Estabilidad emocional
  • Agresividad 
  • Objetividad y racionalidad
  • Dinamismo
  • Carácter dominante
  • Valentía
  • Aptitudes intelectuales y deportivas
  • Fortaleza
  • Franqueza
  • Eficacia
  • Tendencia al riesgo y a la aventura
  • Aptitud para las ciencias 

Estereotipos femeninos más utilizados serían:

  • Inestabilidad emocional
  • Intuición
  • Falta de control sobre sí mismas y sus estados emocionales
  • Frivolidad
  • Pasividad
  • Irracionalidad
  • Ternura
  • Sumisión, dependencia, debilidad 
  • Aptitud para las letras y las actividades manuales 

 Ana Roa, pedagoga y psicopedagoga
www.roaeducacion.com
roaeducacion.wordpress.com

 

Conoce las revistas para niños de Bayard

Artículos relacionados

Comentarios

¡Sé el primero en comentar!